Análisis

Similitudes y diferencias en los arribos de Campazzo y Ginóbili a la NBA

12:11 08/01/2021 | El comienzo del cordobés en Denver está siendo con obstáculos, ¿qué experiencias puede tomar de lo ocurrido hace 18 años con Manu?

Manu Ginóbili y Facu Campazzo, dos inicios distintos pero con algunas similitudes

Si uno reacciona inmediatamente a la pregunta, es muy probable que la respuesta sea No. La pregunta sería: ¿ve usted similitudes en el comienzo de la carrera en la NBA de Facu Campazzo con la de Manu Ginóbili? Sin embargo, si uno se toma el tiempo suficiente, hay varias cuestiones que tienen puntos en común.

LAS SIMILITUDES

1. Ambos llegaron a la NBA siendo referentes top del básquetbol en Europa, tras ganarlo todo. Manu lo hizo en el 2002, luego de un título y un subcampeonato de Euroliga, dos ligas italianas, un MVP de finales de Euroliga, y tras ser sucampeón del mundo. Era considerado Top 3 (quizá el 1), de Europa en ese momento. Facu llega con dos títulos de Euroliga (el primero, testimonial), 4 Supercopas (ídem), 3 ligas acb (ídem) y 2 Copas del Rey (ídem), más el subcampeonato mundial con Argentina. Bastante similar. 

2. A pesar de ser considerados muy top en Europa, en la NBA eran casi desconocidos. Uno podría pensar que Manu no lo era, pero no es cierto. De hecho, llegó con un poco más de chapa por ser líder del triunfo de Argentina sobre Estados Unidos (primera derrota en la historia de un Dream Team), dos meses antes de debutar con los Spurs. Pero sus compañeros no sabían quién era, y menos los rivales y la prensa. Con Facu pasa algo similar, cosa que no ocurrió con otros argentinos, como Nocioni o Scola, que ya traían el oro olímpico encima, que es otra cosa, y que además vivieron el camino abierto por Ginóbili años antes. 

3. Ni Manu ni Facu eran piezas sumadas para tapar algún agujero concreto en el equipo. No fueron para ser titulares ni para concentrar juego. Eran piezas de rol, que debían ganarse un espacio en equipos ya armados. Tanto San Antonio en el 2002 como Denver ahora, tenían su estructura armada, con los jugadores centrales bien claros (Duncan, Robinson, Parker, Jackson, Bowen, Rose en SA; Jokic, Murray, Millsap, Porter, Barton, Harris, Morris en DN). No sobraban ni sobran los espacios libres. Hay que ganárselos. 

4. De ambos se dudaba si defensivamente iban a dar el piné. Y lo demostraron rápido. Ginóbili se terminó conviertiendo en uno de los grandes robadores de balón de la NBA y Campazzo demostró que su tamaño no es un impedimento para defender a rivales más fuertes y, sobre todo, más altos. 

5. La confianza de los compañeros. Aunque terminó siendo parte del tridente más exitoso de la historia de la NBA, ganarse el respeto de sus propios compañeros no fue un paso de un día para el otro para Manu. Como Facu, no dominaba muy bien el inglés, tenía un estilo arriesgado, que le costó más de un reto de Popovich, y tenía varios jugadores en su puesto que querían sus mismos minutos (Bowen, Smith, Jackson, Kerr), pero los convenció, básicamente, por su tremenda voracidad por ganar. Cuando todos se dieron cuenta que ese flaco narigón los ayudaba a ganar, le dieron su espacio. El resto es historia conocida. Campazzo todavía no completó la tarea, pero no es muy difícil descubrir que en los dos triunfos ante Minnesota, su actitud y voluntad fueron un factor clave para ganar. Y, oh casualidad, ante Dallas no entra un minuto y pierden. No fue por él, eso está claro. Pero si su presencia se empieza a asociar con ganar, los compañeros tendrán que empezar a aceptarlo definitivamente. 

LAS DIFERENCIAS

1. Hay una que es clave, y es la edad. Aunque los tiempos cambiaron, Ginóbili llegó con 25 años a la Liga y todo el tiempo del mundo por delante. Con menos historia que Facu en Europa, y un sueño por desarrollar. Facu empieza con casi 30 años, dos de contrato, y cierta necesidad de responder rápido, para merecer un acuerdo mucho mejor a la hora de renovar. Si Campazzo no siente urgencias, le va a ser más sencillo cumplirsus deseos. 

2. El físico. Aunque juegan en posiciones distintas, a Manu lo favorecía un cuerpo esculpido para este deporte. Atlético, veloz, alto para su puesto, ese aspecto nunca fue un déficit, más allá de que quizá se pensaba que era poco fuerte, cosa que rápidamente quedó demostrado que no. A Facu su talla lo perjudica un poco, en una Liga con bases muy altos, pero defensiva y físicamente está plenamente probado. 

3. Este es un tema quizá polémico, pero parece haber una importante diferencia de IQ en el plantel de cada uno. Si algo caracterizaba a los Spurs del 2002, es que era un equipo con una altísima inteligencia para jugar, empezando por sus dos internos (Duncan/Robinson), pero siguiendo por Bowen, Kerr y el resto. Quizá el menos capaz en ese rubro era Parker, pero con 20 años y un talento descomunal, se llevaba puesto al mundo entero. Además, Popovich siempre privilegió el juego de conjunto y amó al básquet FIBA. En Denver, salvo Jokic, hay muy poco jugador pensante. Lo peor es que en el perímetro no hay un solo generador de juego. Ni Murray, ni Barton (el que menos), ni Morris ni Harris tienen el menor sentido del juego de pases. Es absolutamente todo uno contra uno. Insertarse en un esquema tan distinto al que uno pregona, es el principal obstáculo de Campazzo. 

4. Ginóbili tuvo un debut contra los Lakers en Los Ángeles que le permitió conseguir rápido la confianza de compañeros y entrenador. De hecho, jugó casi 30 minutos en su segundo partido y, de los primeros 20 juegos, solo en 3 no llegó a los 10 minutos en cancha. La ventaja de Manu fue, además, que tuvo una pretemporada completa, pudiendo hacer todo el proceso previo normal, no como Campazzo, que jugó 3 meses con el Real Madrid una competencia totalmente distinta, hizo dos semanas de pretemporada y empezó el torneo oficial. Todavía se está acomodando a un juego distinto, a una liga distinta y a un sistema distinto. 

Obviamente, hay muchos más factores que encajan parecido en ambos comienzos, o que se diferencian. Lo mejor de todo es que ambos pasaron situaciones complejas, que el carácter, la personalidad y la mentalidad, le permitieron superar. La NBA es el lugar donde debía estar Ginóbili en el 2002 y donde debe estar Campazzo hoy. Si de aquella experiencia, algo le vale para usar ahora, bienvenido sea. Y los problemas nuevos, tendrá que solucionarlos a su manera. No le queda otra. 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



X