NBA 2020/21

La reinvención definitiva de los hombres grandes

17:11 06/01/2021 | Se creía que con el básquet moderno los pivotes iban a extinguirse. Nada de eso. Se actualizaron y hoy en día están mejor que nunca.

Gobert, Embiid y Jokic (Foto: Basketball Forever)

En una noche Nikola Jokic captura el rebote, da un solo pique y asiste a su compañero que se encontraba en el costado ofensivo para definir sin oposición. En otra jornada Domantas Sabonis recibe en la esquina derecha, mira el aro y toma un tiro de tres para estirar la ventaja de Indiana. En Philadelphia sale jugando Embiid tras una marca a un exterior y define tras un excelente giro. 

Tres internos, tres acciones que en el pasado eran impensadas. También tres situaciones que revalorizan el juego interior, el repertorio de esos pivotes que todos pensaban que eventualmente se iban a extinguir en este básquet moderno de triples y especialistas en todas las versiones posibles. 

Como las cucarachas, los hombres grandes sobrevivieron a la Teoría del Big Bang del básquet actual y encontraron la forma de ambientarse para no desaparecer. Al igual que los exteriores, los interiores tienen que saber hacer un poco de todo, siendo capaces de lanzar el balón, defender en las cinco posiciones sin sufrir, asistir desde el poste bajo/medio/alto o ser atléticos, siempre con el afán de mejorar a sus equipos.

Lo apasionante es que no hay una sola forma de lograrlo y las versiones son completamente heterogéneas. El mejor ejemplo de esta cuestión es el índice que lanza temporada a temporada el portal Basketball Reference, en el cual se exponen partido a partido los potenciales candidatos a MVP. 

En esta campaña cuatro de los cinco principales contendientes son internos y solo uno de ellos es un portador de balón. Del quinto al primer puesto la lista empieza con Nikola Vucevic (Orlando Magic), continúa con Domantas Sabonis (Indiana Pacers) y James Harden (Houston Rockets), a la vez que completan el podio Nikola Jokic (Denver Nuggets) y Joel Embiid (Philadelphia Sixers).

A excepción del número 13, los cuatros pivotes que se metieron en el Top-5 son diferentes en cuanto a lo que aportan a cada uno de sus equipos. Además, otro dato relevante es que ninguno de ellos es nacido en Estados Unidos. 

Embiid y Vucevic no son grandes pasadores, pero pueden lastimar de espaldas al aro y no dudan a la hora de tomar lanzamiento de media y larga distancia, ya que el primero posee un 33.3% en tiros de tres hasta el momento y el segundo un 47.4%. 

En un escalón medio se posiciona Sabonis, alguien que paulatinamente va explotando y encontrando distintas facetas. Creció en tiro exterior, promedia 52.9% en triples, está convirtiéndose en un excelente pasador de frente en el eje y de espaldas en el poste bajo (6.7 asistencias por partido) y defensivamente es uno de los mejores internos frenando a portadores de balón, alas y centros. 

El último, Jokic, no es tan bueno como Embiid y Sabonis atrás, pero adelante no hay nadie más creativo que él. Pies de Arvydas Sabonis y manos de Dirk Nowitzki, es la combinación de todos los europeos grandes que lo precedieron. Es el armador natural de Denver (lidera la NBA en asistencias con 11.9), puede lastimar de tres (47.1% esta temporada) y domina todas las facetas ofensivas, tanto de frente como de espaldas. 

La revolución no se terminó y dentro del movimiento hubo un desacato. Los pivotes no quisieron desvanecerse como los dinosaurios y se actualizaron en el intento. Esto recién empieza. Abran paso para la verdadera naturaleza.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X