Informe especial

¿Cómo sería el básquet si Curry no hubiese llegado a la NBA?

19:20 05/01/2021 | ¿Se imaginan qué pasaría si no conseguía ser seleccionado en el Draft? ¿Existirían los triples en transición? ¿Habría posiciones? Un escenario paralelo.

Curry lo cambió todo (Foto: Boxden)

5.3 segundos para el final. Empate en 118. Recepción antes de llegar al costado ofensivo. Tres piques. Atrape del balón con ambas manos. Mirada al aro. Triple y anotación heroica del número 30. "Ohhh, qué tiro de Curry, con seis décimas de segundo restantes", exclama el relator. Golpe en el pecho y dedicatoria a Dios. 

El involucrado es Stephen y unos años antes ese tiro recordado era algo impensado. Su dedo señalado al cielo es para el señor, pero allá en lo más alto tal vez ni Él hubiese pensado que el básquet evolucionaría de esa forma. Hoy todos lanzan de tres en transición, los pivotes suben la pelota y las posiciones se disipan paulatinamente. 

Pero, ¿cómo sería el básquet si Stephen Curry no llegaba a la NBA? Cuando el guardia de los Warriors llegó a la liga en 2009, un equipo promedio en el certamen intentaba 18 triples por juego y esa media se mantuvo al menos hasta la temporada 2012/13. 

Esa campaña fue épica porque el asesino con cara de bebé estableció el récord histórico en tiros de tres (una marca que quebraría en numerosas ocasiones en los próximos años) y el resto de las franquicias pasó a tomar 20 triples en promedio por encuentro. Y en la 2018/19 ese guarismo escaló hasta los 32 por choque. 

Las distancias también se estiraron y en la actualidad hasta se habla de una línea de cuatro puntos completamente de vanguardia por causa de Curry, quien normalizó los lanzamientos de nueve o más metros a base de exhaustivas prácticas y talento innato. Lo siguieron talentos de la estirpe de Damian Lillard y Trae Young, entre otros, pero él fue el pionero.

¿Se imaginan qué pasaría si Curry no conseguía ser seleccionado por algún equipo? ¿Vislumbran lo que pudo ocurrir si las lesiones lo marginaban para siempre en caso de arribar al torneo? En un escenario paralelo los pivotes hubieran continuado jugando de espaldas, los bases siendo meros armadores y los basquetbolistas de rol no tendrían que poseer al menos un respetable tiro de tres. 

En ese inverosímil relato los Warriors no ganarían los campeonatos y San Antonio quizás hubiese continuado su dominio, logrando un par de anillos más en el proceso. DeMar DeRozan tal vez nunca se movería de los Raptors y la media distancia le permitiría ser una de las estrellas de la liga, compitiendo por el título y derrocando a los Cavaliers de LeBron.

Jahill Okafor se convertiría también en un jugador franquicia, Ben Simmons y Joel Embiid reinarían en el Este y Carmelo Anthony nunca se quedaría afuera de la competencia. Eventualmente llegarían los Lakers de LeBron y Anthony Davis y la media distancia les otorgaría la posibilidad de reinar. 

Klay Thompson sería la figura de los Warriors, los armadores pequeños como VanVleet no tendrían mucho lugar por sus irregulares actuaciones defensivas y las posiciones se mantendrían sin alterarse. Lanzar de tres en transición continuaría siendo una locura y el tall-ball, el 5-out y el small-ball de los Rockets, que en la actualidad se replica en todos los esquemas de la NBA, no existirían como tal.

Afortunadamente nada de eso sucedió y la NBA está teniendo una de las épocas más productivas de su historia. Todos tienen que saber hacer de todo, las posiciones ya no son tales y los talentos crecen a caudales. Táctica por un día, técnica para toda la vida dijo alguna vez un sabio. Stephen Curry para toda la vida, esbozaría el básquet si hablara.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X