SuperLiga Femenia

Peñarol abrió el telón de la SuperLiga venciendo a Tokio

00:30 30/04/2015 | El Milrayitas inauguró el primer partido de la SuperLiga venciendo a Tokio 75-70 en un tremendo cierre. Gastaminza fue la gran figura del ganador.

Peñarol se quedó con el primer duelo de la SuperLiga venciendo a Tokio en un final muy reñido.

Finalmente arrancó la SuperLiga Femenina y lo hizo con el debut ganador de Peñarol. El equipo marplatense se llevó el partido apertura del innovador torneo de la CABB después de superar una dura parada en Misiones al vencer a Tokio Posadas por 75-70. Fue un partido vibrante, con muchos errores en el inicio pero que fue aumentando emociones con el correr de los minutos hasta llegar a un cierre infartante donde el Milrayitas terminó imponiéndose.

 

La española Amaya Gastaminza terminó siendo la figura del partido tras contabilizar 21 puntos y 7 rebotes. La oriunda de Pamplona fue vital en los primeros minutos para impulsar a Peñarol a sacar una buena diferencia, mientras que en la agonía del juego también tuvo gran relevancia para terminar de sellar la historia a favor de Peñarol. Detrás de la alero, los otros puntos altos de la visita estuvieron en la otra española Vega Gimeno (16 unidades y 5 rebotes) y la base Muriel Sauán, intratable desde los triples (6/9 en el rubro) y totalizando 20 tantos.

 

La goleadora de la noche estuvo en la vereda local, porque la brasileña Tatiana Conceicao fue uno de los grandes motores de Tokio. La pivote contabilizó 24 puntos, se volvió determinante en el cierre del partido a pesar de que su equipo no pudo ganar pero prácticamente ella sola puso contra las cuerdas a un Peñarol cargado de faltas. El tridente artillero de las misioneras se completó con Vanesa Abreo (16 puntos) y Daniela Gómez Sara (12 unidades).

 

Peñarol arrancó mucho más acertado. Amaya Gastaminza anotó los primeros puntos del partidos y los primeros puntos de la historia en este torneo, provocando que Peñarol tome la ventaja del marcador y empiece a sacar grandes réditos en el score. La española de 24 años empezó a adquirir un peso importante en el partido, se encargó de destrabar el inicio del partido y aunque Tokio se mantuvo al acecho (puntos de Tatiana Conceicao y Daniela Gómez Sara) con el correr de los minutos el desequilibrio del Milrayitas se hizo sentir (10-4).

 

Lo cierto es que las locales se apresuraron demasiado en sus ofensivas y Peñarol supo aprovechar las pérdidas rivales. Una Celeste Selent muy oportuna y enérgica fue clave para ese despegue de la visita. La capitana marplatense empujó a su equipo, y en combinación con Gastaminza (10 puntos en el primer parcial), la diferencia se escapó a una máxima de nueve unidades: 15-6. Un pequeño pasaje fructífero de Tokio limó la brecha a cinco unidades, con puntos de Gómez Sara y Vanesa Abreo, pero el cierre volvió a ser favorable a Peñarol, cerrando el primer capítulo arriba por 19-11.

 

La diferencia se amplió en el segundo episodio. Si bien Tokio logró serenarse un poco, en el balance Peñarol no cesó en su buena embestida y siguió manteniendo a Selent como un punto importante para la inflexión del juego. El trámite pasó a ser más vistoso en estos nuevos diez minutos, pero la brecha de puntos entre ambos elencos siguió haciéndose más grande gracias a los puntos de Vega Gimeno. La extranjera de Peñarol levantó su nivel con respecto a lo expuesto en el primer capítulo, clavó una bomba desde el perímetro y la distancia se incrementó a un pico de quince unidades (32-17), también gracias al impuso de Muriel Sauán y sus triples.

 

Atravesando el meridiano del parcial, Tokio ganó una mayor revolución pero con cierto orden. Hasta el momento las dirigidas por Juan José Dieguez se mostraron aceleradas, pero con muy poco orden y mucho menos efectividad. La mejora de las misioneras ocasionó un recorte de puntos y Tokio se puso a siete unidades (34-27), volviendo decididamente al partido y atravesando su mejor pasaje de la noche. Pero el cierre del local no fue bueno, y Peñarol aprovechó para irse al descanso largo con el score 39-38 a su favor.

 

A pesar de la muy buena primera mitad de Peñarol, el principal problema de la visita recayó en la acumulación de faltas, sobre todo en lo que respectó puntualmente a los casos de las españolas Gastaminza (3) y Gimeno (4). Las ibéricas fueron vitales en los primeros veinte minutos, pero de todas formas el equipo de Martín Furfuro supo mantenerse al frente gracias a la gran productividad de Sauán. La base estuvo intratable desde los triples (4/5 en el rubro al promediar el tercer cuarto), y con su efectividad las visitantes supieron aguantar le arremetida rival.

 

Tokio encontró respiro en los libres y su efectividad cercana al 80%. La brecha disminuyó su desventaja de catorce (45-31) a sólo siete tantos (45-38), y justamente esa merma en la diferencia encontró réditos con los aportes desde la línea de Amber Vandiver, Conceicao, Abreo y Marianela Pedrozo. Las infracciones siguieron siendo un serio dolor de cabeza para Peñarol, lo que generó un nerviosismo y poca oposición en la defensa marplatense para luego ser explotado por Tokio. Las misioneras se respaldaron en un rival condicionado, y con un triple de Abreo llegó a ponerse abajo por la mínima (47-46).

 

Abreo fue clave para la levantada de Tokio y junto con Conceicao fueron el motor de la remontada local. Después de tanta presión, las orientales llegaron a dar vuelta la historia (51-49), mantuvieron la ventaja a su favor hasta los segundos finales del cuarto y llegaron a ganar por tres tantos (53-50), pero una bomba de la inspirada Sauán le devolvió el liderazgo del marcador a Peñarol: 55-53 y promesa de unos últimos diez minutos frenéticos.

 

En el inicio del capítulo definitorio, Peñarol encontró algo de respiro con otro triplazo de Sauán, la diferencia pasó a ser de 61-57 en combinación con Gimeno pero Tokio no bajó su empuje y volvió a complicar a las marplatenses. Conceicao fue vital en la nueva arremetida de Tokio, el elenco local llegó a empatar en 64 pero los arrestos de Valeria De Cabo dificultaron la empresa de las misioneras. Para ese entonces ambos conjuntos se complicaron por acumulación de faltas, con Peñarol ya sin Selent y con Tokio sin Abreo, lo que fue provocando un final mucho más emotivo donde el equipo que menos errores cometiese se iba a terminar llevando el juego.

 

El cierre del encuentro tomó un tinte dramático, los dos conjuntos se pusieron 70 iguales a falta de 1m18s y entonces llegó el momento de inflexión. Gastaminza se hizo fundamental en la agonía del partido gracias a su gran efectividad en los libres, Tokio volvió a cometer muchos errores (a la hora de atacar y defender) y la española de Peñarol terminó sentenciando el duelo desde la línea. Fue final por 75-70, con el libre de María Pía Cavallo dándole forma en el resultado para que Peñarol arranque la SuperLiga Femenina con una victoria sufrida pero clave.

 

 

Planilla del partido.

 

 

Lucas Leiva / [email protected]

En Twitter: @lucassleiva

En Twitter: @basquetplus

 

 

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.