Juegos Olímpicos Atenas 2004

La promesa de los habanos de Sconochini a la Generación Dorada

17:38 06/05/2020 | Antes de viajar a Grecia el seleccionado nacional estaba en Barajas. El veterano compró una caja de habanos. "Si ganamos los fumamos", prometió.

La selección Argentina con la de oro (Foto: Página 12)

Una promesa es un ofrecimiento solemne, un acuerdo o un contrato que hacen las personas con la firmeza de cumplir con determinado deber. En ella hay condiciones y patrones para llevar a cabo las obligaciones y están motivadas por un objetivo, ya sea individual o conjunto. Ir a un lugar, cortarse el cabello o evitar ciertos vicios son algunos de los prometidos más frecuentes. En el caso de Hugo Sconochini y la Generación Dorada fue una caja de habanos. Sí, no es joda. Una caja de habanos. 

Los del seleccionado nacional estaban en Barajas, Madrid, esperando por el vuelo que los lleve a Grecia para disputar los Juegos Olímpicos de 2004 y en la dulce dilación Hugo Sconochini tuvo una idea. Vio un kiosco que vendía habanos e inmediatamente se dirigió a el para comprar una caja. "Bueno, vamos, compramos una caja y, si ganamos la medalla, los fumamos... y si no ganamos los fumamos también", fue todo lo que el veterano necesitó decir para confirmar el pacto, el convenio de un equipo que iba por todo, con prisa y sin mirar atrás. 

Paulatinamente fueron cayendo los rivales y aquel grupo de argentinos pudo derrotar en la final a Italia, coronándose campeón de los Juegos Olímpicos tras vencer previamente también al Dream Team, a Serbia y a Grecia, uno de los favoritos por ser local. En medio del festejo Alejandro Montecchia estaba agachado y no comprendía todavía lo que había conseguido, Rubén Magnano corría como si lo estuvieran buscando para cobrarle un alquiler y el resto del plantel se abrazaba a más no poder. 

¿Y Sconochini? Iba por la cancha repartiendo la caja de habanos que les había prometido a los jugadores y al cuerpo técnico. "Si ganamos la medalla los fumamos", les había dicho a todos en España. ¿Se acuerdan? Convicción mediante la motivación. Disfrutaron, gustaron y ganaron. Era la Generación Dorada más pura, la que finalmente pudo colgarse la medalla de oro en el pecho, en el pecho de todos los argentinos. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X