NBA 2017/18

Wade-LeBron, el camino vuelve a juntar a una dupla dorada

18:29 27/09/2017 | James y Wade vuelven a juntarse en Cleveland, luego de ganar dos anillos, un oro olímpico y jugar cuatro finales NBA. Su historia.

James y Wade, campeones en Miami

Luego de un paso fallido por los Chicago Bulls y de que ambas partes tuvieran objetivos muy diferentes para el corto plazo, Dwyane Wade decidió firmar en los Cleveland Cavaliers para la 2017/18. Allí tendrá la oportunidad de reencontrarse con su amigo LeBron James, con quien ya jugó durante cuatro campañas en el Miami Heat, ganando dos anillos.

Está claro que la amistad entre ambos fue una de las razones principales por las cuales James decidió dejar Cleveland por primera vez y que también ha jugado un papel fundamental en el actual rumbo de Wade. Sin embargo, no solo se trata de lo personal. La realidad es que ambos han demostrado entenderse a la perfección dentro del campo de juego y siempre han peleado en lo más alto, cada vez que compartieron un plantel.

El primer paso de la historia se dio en la campaña 2010/11, la primera del Heat con el tridente de estrellas (los protagonistas de nuestro artículo, además de Bosh). Aquel año, lejos de quedar opacado por los nombres fuertes que se sumaron a su equipo, Wade fue la principal opción de Miami durante buena parte de la competencia. Su promedio de puntos apenas bajó (de 26,6 a 25,5), mientras que James fue el que más ajustes debió realizar (de 29,7 puntos y 8,6 asistencias a 26,7 y 7). La química todavía no era la mejor y aunque llegaron a la final de la liga en base a su talento, terminaron cayendo ante un Dallas mucho mejor ensamblado.

Lo mejor del Heat empezó a verse a partir de la 2011/12, con una situación muy clara: Wade dio un paso atrás y le permitió a LeBron hacerse realmente cargo del equipo. Los números del nacido en Akron subieron (27,1 unidades), mientras que los del escolta tuvieron un bajón considerable: pasó a promediar 22,1 tantos y 4,6 asistencias, sus cifras más bajas desde que era un rookie. El sacrificio pagó sus frutos: Miami regresó a la final, pero esta vez tuvo final feliz, venciendo al Thunder de Durant, Westbrook y Harden.

Quizá la temporada más destacada de la dupla y del Heat en general, se haya visto en la 2012/13. Los números de James se mantuvieron, mientras que los de Wade continuaron con un declibe (21,2) que no le impidió a los de Spoelstra jugar parte del mejor básquet que la franquicia haya visto por esos años. Miami llegó a la final por tercer año consecutivo y consiguió el bicampeonato tras vencer a los Spurs en una memorable serie, al mejor de siete partidos.

La última experiencia entre Wade y James se dio en la 2013/14. El nacido en Chicago tuvo un torneo difícil con las lesiones (solo jugó 54 partidos), mientras que promedió 19 puntos (por tercer año seguido, lo más bajo desde su debut en la NBA). A pesar de los contratiempos, el Heat llegó a su cuarta final en fila, donde recibirían una verdadera lección de parte de San Antonio, venciéndolos en cinco juegos. 

Desde ahí, el resto es historia: James sorprendió con su decisión de volver a Cleveland (donde sumó su tercer anillo), mientras que Wade jugó dos campañas más en la Florida, antes de marcharse a Chicago. Ahora, la 2017/18 vuelve a encontrar a los dos astros en el mismo plantel, tratando de repetir lo que por  ahora ha sido una dupla por demás exitosas: cuatro temporadas, cuatro finales, dos títulos; 16 series de playoffs jugadas, 14 ganadas (San Antonio y Dallas, las únicas caídas). Y eso por no contar a la selección de Estados Unidos, donde juntos ganaron 16 de 17 partidos oficiales (solo los superó Grecia en el Mundial 2006), incluyendo un oro olímpico en Beijing 2008. ¿Podrán mantener esa eficacia infernal una vez más?

 

En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90
 

Compartir