Estados Unidos

La noche en la que Bird destrozó a Seattle por culpa de Kemp

16:45 02/12/2020 | El de los Sonics venía de romper todos los récords del 33 en el estado de Indiana. Larry lo tenía entre ceja y ceja y lo puso en su lugar.

Kemp y Bird (Foto: Basketball Network)

Michael Jordan, Gary Payton, Kevin Garnett o, incluso, el propio Kobe Bryant. Quizás todos esos nombres vengan a la mente cuando escuchen las palabras trash-talk. Seres verborrágicos, temerosos y completamente irritantes que destrozaban a sus oponentes a base de parla y una astucia única para ofenderlos con cual cosa tuvieran a disposición. No importaban padres, esposas, hijos o lo que fuera... Punto bajo que detectaban, punto bajo que utilizaban. 

Pero antes de Mike, Gary o Kevin estuvo otro destacado en la materia, quizás quien les enseñó a todos los que vinieron después de él de qué se trataba el tema. Su cara distaba del resto y por fuera parecía un típico granjero de Indiana que se limitaba a cumplir su rol sin meterse en problemas en el rectángulo. Nada de eso. Cuando estaba en la cancha era un asesino de las palabras y liquidaba a todos con su talento y, por supuesto, con su habla, volviendo locos a sus rivales.

Uno de los mejores ejemplos de su capacidad innata para el trash-talk lo padeció Shawn Kemp en uno de sus primeros partidos en la NBA. Contextualizando, el interno, nacido en Indiana, al igual que Bird, venía de quebrar todas las marcas del 33 en el estado anteriormente mencionado y el veterano quería mostrarle su malestar. Por si eso fuera poco, también había una cuestión personal...

"Estábamos jugando contra los Celtics, así que allí estaba el gran Larry Bird. Soy de Indiana como él. Sabía sobre su historia, pero no me di cuenta de cómo realmente se deprimió ... Larry me dio 50 puntos en tres cuartos. Y me habló durante todo el juego. En el salto directamente me preguntó: ´Sos vos el que rompió todos mis récords en la escuela secundaria, ¿verdad?' y comenté: 'Sí, ese soy yo'", contó el exjugador en el podcast The Knuckleheads.

Si bien, según Basketball Reference, fueron 40 los puntos que anotó Bird aquella noche, quedó reflejado el poder que todavía tenía el rubio, quien la temporada anterior había disputado apenas seis partidos por una lesión en el tendón de Aquiles y, más adelante, recurrentes problemas en su espalda.

Tal fue su motivación ante el rookie que había quebrado sus récords que ese total de tantos fue el cuarto más alto de aquella campaña para Larry. Pero eso no fue todo, también tenía detrás un motor: "Vos sos el que solía volcársela a mi hermano también, ¿verdad?". A Kemp, como le pasó con todas las preguntas anteriores, no le quedó otra que decirle que sí y la respuesta de Larry fue la pala que cavó su propia tumba. 

"Tengo algo para vos esta noche".  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X