Liga Argentina

Liga Argentina: ganaron Rivadavia, Norte, Viedma, Parque Sur y Racing

08:29 08/02/2019 | En una noche cargada de la Liga Argentina, Rivadavia bajó al líder del Sur, Platense, con un triple agónico. Además, Depo Viedma también le descontó puntos, tras ganarle a Rocamora.

Triple agónico de Llaver para Rivadavia (Foto: La Liga Contenidos)

Rivadavia (Mendoza) 71-70 Platense (Vicente López, Buenos Aires)

(Prensa Rivadavia)

 

Rivadavia Básquet venció de manera agónica al líder de la Conferencia Sur, Platense, por 71 a 70 con un triple en el final de Andrés Llaver, cuando los esteños perdían por dos. Un final no apto para cardiacos.

Un cierre que quedará grabado en la retina de todos los presentes. Cuando parecía que Platense volvía a cantar victoria, Rivadavia se apoyó en Andrés Llaver, primero para provocarle una falta en ataque a Blossom y luego para dar vuelta el marcador con un triple, en el momento más caliente.

Fue sin dudas el mejor partido de Rivadavia. Jugó a un gran básquet, movió bien la pelota, encontró los espacios y castigó desde el perímetro. Desde el arranque, los Naranjas tuvieron más eficacia que en los últimos partidos en tiros de campo, sobresaliendo el juego de Lazcano, mientras que Platense mostró sus armas en la pintura y se quedó con el cuarto (20-23).

Se encendió Grenni desde 6,75 metros con tres bombas de manera consecutiva y los Naranjas pasaban al frente, sacando una pequeña ventaja. El Calamar no estaba cómodo y el trámite se volvió muy friccionado, con muchas faltas que rozaban lo antideportivo (38-33).

Ya en el complemento, un par de decisiones arbitrales convirtieron al Brozovix en una caldera. Todos gritaban, todos pedían, todos protestaban. Ese pasaje del partido se vio envuelto en polémicas, Rivadavia por momentos se salió del juego y Platense aprovechó para descontar con su jerarquía.

Final para el infarto. Parecía que los Naranjas podrían cerrar el juego a su favor, más después de ir ganando 67-58 en 6´53´´. Sin embargo, Platense ajustó la defensa de una manera que la hizo impenetrable. Los de Vázquez con mucha paciencia, entendían que el partido se podía ganar.

A falta de 10´´, con ventaja de dos puntos para la visita y pelota a su favor para el cierre, Llaver le sacó una falta a Blossom en ataque y los mendocinos tendrían la última. El mismo Llaver sacó desde la mitad de la cancha, la jugada se ensució entre Grenni y Lazcano y con algo de fortuna, la bola cayó en poder del base rivadaviense, que no dudó en probar desde el perímetro. Su lanzamiento entró limpió y los Naranjas le ganaban al mejor de la Conferencia Sur.

Rivadvia logró lo que parecía imposible. Le ganó al Calamar, quedó tercero y ahora tendrá el fin de semana de descanso, empezando a pensar en la próxima gira de tres juegos que tendrá por Buenos Aires.

 

Deportivo Norte (Armstrong, Santa Fe) 98-81 Ameghino (Villa María, Córdoba)

(Prensa AdC)

 

Deportivo Norte logró una necesitada recuperación, en su fortaleza del Jorge Ferrero y deteniendo la buena racha que venía levantando Ameghino de Villa María. Fue victoria por 98-81, en un partido donde los dirigidos por Alejandro Cupulutti fueron sacando poco a poco una diferencia que con el correr del juego resultó contundente para inclinar la historia a su favor.

Norte tuvo a seis jugadores en doble dígito de puntuación, donde lo más destacado pasó por su gran estandarte: Rodrigo Gallegos. El base está teniendo una temporada intratable, con estadísticas brillantes pero también con un peso dentro del equipo que resulta ser determinante en cada presentación. Terminó con 19 puntos (goleador), más 7 rebotes, 14 asistencias y 5 recuperos.

Sus compañeros también estuvieron en una gran sintonía, donde se destacaron actuaciones como las de Jonatan Torresi (17 puntos, 6 rebotes y 2 recuperos), Marco Luchi (17 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias), Josh Simmons (11 puntos, 10 rebotes y 2 asistencias), Lautaro Fraga (17 puntos y 6 asistencias) y Laureano Zalio (13 unidades), este último ingresando desde los suplentes.

En Ameghino, que no pudo seguir por la buena senda (había ganado los anteriores dos juegos antes de presentarse esta noche en Armstrong), los máximos destacados fueron Abel Aristimuño (15 puntos y 6 asistencias), Juan Abeiro (18 puntos) y Donovan Marshall (12 puntos y 7 rebotes).

 

Deportivo Viedma (Viedma, Río Negro) 80-66 Rocamora (Concepción del Uruguay, Entre Ríos)

(Prensa Deportivo Viedma)

 

Deportivo Viedma le ganó 80-66 a Rocamora y se quedó con un duelo clave en la lucha por el liderazgo de la Zona Sur. Ahora, se viene el clásico con Atenas.

Con una buena tarea global, los de Viedma lograron un triunfo muy necesario para mantenerse bien arriba en la tabla. La mala noticia fue la lesión de Sebastián Mignani, que sufrió un fuerte golpe en la rodilla apenas empezó el juego.

Cinco jugadores de Viedma terminaron con doble dígito de tantos. En un partido con varios puntos altos, los destacados fueron Lucas González (15 puntos y 11 rebotes), CJ Rodríguez (14 puntos con 3/6 en triples y 6 rebotes) y Ayan Carvalho (9 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 2 recuperos). Dominique Shaw (goleador del juego con 20) y Manuel Olocco (17) y Mauro Araujo (15) fueron los mejores de la visita.

Rocamora arrancó mejor el duelo. Con buen efectividad, repartiendo goleo en Shaw, Araujo y Olocco, llegó a sacar 10 de luz (13-23) en el primer periodo.

Bombas de Joaquín Sánchez y Pedro Franco en el inicio del segundo cuarto pusieron a los locales a tiro. Viedma se venía con todo y Juan Manuel Varas se vio obligado a pedir tiempo muerto, pero no dio resultado. Dos triples de Rodríguez, otro de Carvalho y la buena tarea de Jones en la pintura pusieron a Viedma a 11 (40-29).

Recién ahí llegó la respuesta de Rocamora: un parcial de 8-0 puso las cosas 40-37, casi sobre el final de la primera parte.

Pero tras el descanso, Viedma entró decidido a liquidarlo. Administró bien cada ataque, con Franco organizando el juego. Y le sumó una defensa intensa que secó al rival. Un volcadón de Carvalho y triples de González y Franco pusieron el partido 59-51

Rocamora no aflojaba. Peleaba con Araujo y Shaw como estandartes. Pero no podía hacerle frente al gran momento de González, que clavó 8 al hilo para sostener la distancia: 67-58.

Encima, la visita perdió juego interno con la salida de Helman y Olocco por cinco faltas. Jones y Tabieres aprovecharon el momento para sacar diferencia y encaminar al Depo Viedma a una victoria clara y contundente.

Ahora, la cabeza está puesta en el juego con Atenas de Patagones el próximo sábado 9, para luego emprender una mini gira por Neuquén.

 

Depo Viedma (80): CJ Rodríguez 14, Matías Eidintas 3, Sebastián Mignani 0, Maxi Tabieres 10 y Kenneth Jones 11 (FI); Joaquín Sánchez 5, Pedro Franco 10, Lucas González 15, Mateo Wajsglus 0, Ayan Carvalho 9, Joaquín Poggi 0 y Ramiro Méndez. DT: José Luis Pisani.

Rocamora (66): Facundo Gago 9, Mauro Araujo 15, Justo Catalín 2, Galo Impini, Dominique Shaw 22 y Manuel Olocco 17 (FI); Exequiel Gaido 0, Galo Impini 3, Marcos Helman 0, Tomás Turri 0 y Francisco Pag 0. DT: Juan Manuel Varas.

Parciales: 16-23, 25-14, 18-14 y 21-15
Árbitros: Matías Sotelo, Cristian Díaz y Mariano Slusar
Estadio: Ángel Cayetano Arias (Viedma, Río Negro)

 

Parque Sur (Concepción del Uruguay, Entre Ríos) 80-76 La Unión (Colón, Santa Fe)

(Prensa Parque Sur)

 

Parque Sur le ganó anoche a La Unión de Colón el clásico disputado en el Gigante por 80 a 76. Young fue el goleador y el mejor de la noche con 23 puntos. Agustín Richard fue determinante y decisivo en el cierre, terminando como el máximo anotador de su equipo con 19 tantos. Gastón Sieiro lo siguió con 18 puntos y se subió al podio de los mejores del clásico. Parque Sur mantuvo la localía en un partido muy difícil; ahora tendrá tres en cinco días a partir del próximo lunes en una gira por el sur.

Parque Sur ganó los primeros diez minutos del partido claramente: 28-16. Defendió bien en la pintura y encontró buenos tiros en ataque para establecer una diferencia que marcó desde el juego. Repartió su goleo y encontró lanzamientos de tres en varios jugadores. De hecho, ninguno superaba los 5 puntos en el primer cuarto para casi los 30 puntos de un buen parcial.

Con Young -goleador del primer tiempo con 12 puntos- y Silva -11-, La Unión encontró el camino para anotar y no irse del partido. Sumaron 23 puntos de los 33 del equipo en 20 minutos. El parejo segundo cuarto que ganaron los colonenses por tres (14-17) mostraron a un Parque Sur manteniendo la distancia pero ya sin la comodidad para convertir como en el período anterior. Se fueron, en un lindo juego y mucho calor, al descanso largo: 42 a 33. Los Sureños no destacan un goleador pero tenían tres con 7 puntos: Martínez, Richard y Sieiro.

Promediando el tercer cuarto La Unión se puso a tres: 48-45. Basados en los mismos argumentos básicamente: Young y Silva y manejando bien la bola con varios jóvenes. Parque no la pasaba bien porque estaba en su peor momento de la noche, con dudas en defensa, perdiendo los rebotes y no encontrando goles del otro lado. Una ráfaga de Gori Martínez sobre el canasto estiró el tablero a 8 y fue encontrar un soplo de aire fresco. Duró poco porque Young seguía encendido y lo empató. El extranjero era el goleador de la noche con los mismos puntos que cantidad de rebotes: 16. El tercero se fue 58-56, dejando en claro que se venía un partidazo.

Parque Sur intentó con Sieiro y Alderete y sumó puntos en la zona pintada. La Unión encontró un momento estelar de Gómez Etchechurre y Tambucci lo siguió: dos triples en fila para pasar al frente por 3. Se jugaba a muerte y palo por palo. Y llegaron igualados en un cierre infartante a los últimos dos minutos, donde la línea de libres se volvió determinante. Así la visita sacó 4 de distancia. Parque no estuvo fino en ese lugar.

Pero cuando ya no quedaba margen apareció el capitán del barco: Agustín Richard clavó un bombazo para ponerse a uno. Se defendió la siguiente y Sieiro en la línea no erró sus dos tiros libres. Parque 74 – La Unión 73, con un minuto en el reloj. Hay que dársela a Young, lo mejor del partido. Fue doble. Otra vez Richard del otro lado, inventando una falta y dos libres adentro: 76-75. Se repitió de nuevo pero esta vez Young falló y fue Richard quien ganó el rebote. En los momentos que la bola quema estos jugadores la ponen en el freezer. Nuevamente cambió un foul por dos libres convertidos. Y leyó todo lo que seguía con inteligencia, tranquilidad y el corazón. Se sucedieron errores de los dos lados. Y Agustín Richard metió dos libres más. Parque Sur lo ganó 80 a 76. El capitán se fue en andas, lo abrazó el estadio y se ganó la tapa. Una vez el enorme Ringo Bonavena inmortalizó una frase para siempre: "La experiencia es un peine que te dan cuando te quedaste pelado". Agustín Richard enseñó esta noche que tiene el peine en el bolsillo.

 

Del Progreso (General Roca, Río Negro) 86-89 Racing (Chivilcoy, Buenos Aires)

(Prensa Del Progreso)

 

Racing, con mejor cierre, se llevó un triunfo gigante. Los locales estuvieron torcidos desde la línea de simples (en los 3' finales 0-6) y Racing lo aprovechó para alzarse con la victoria 89- 86. Paredes (15) metió los últimos 3 puntos para el ganador.

En General Roca, Del Progreso y Racing (Chivilcoy) animaron un cotejo que fue ganando en emociones con el pasar de los minutos. La baja efectividad en los libres del equipo de Daniel Jaule y desaciertos en pasajes claves del juego le posibilitó al visitante ir con chances al aro contrario, donde el buen trabajo de sus internos (Morris 15 puntos, Ojeda 10 y O' Garro JR 12) y las apariciones productivas de De Pietro (17) y Paredes (15) condujeron al triunfo 89 (46) a 86 (45).

En la última del juego Progreso, con 12 segundos no pudo sacar el tiro de tres para llevar el juego a la prórroga.

Ambos equipos salieron con marcas individuales y se prestaron el dominio en el tablero. Lo mejor del equipo de Jaule empezó con los puntos de Brizuela y los cortes al cesto con aciertos de Marangello y Ledesma (5-2 a los 3' y 8-4 a los 5'). El visitante encontró en la movilidad, con las corridas de De Pietro y compañía, llegar al aro rival con soltura (12 a 13 a los 7'). Con el juego equilibrado el primer cuarto finalizó 25-26.

En el segundo tramo creció la labor de los internos de Racing, sobre todo con las intervenciones de Morris y O' Garro JR, quienes además de anotar, rebotearon bien para alzarse con segundas opciones; a Progreso ya le costaba entrar en la pintura rival. El partido siguió sin despegues en el tablero principal, fueron doble a doble hasta llegar al cierre del segundo capítulo (parcial: 45-46).

En el tercer episodio empezaron a aflorar los roces productos de marcas más intensas, entonces el partido fue tomando otro matiz; a los 5' del 3C un triple de Maranguello adelantó a Progreso 58-55. Pero el envión de los locales duró poquito. Esa levantada (ahora 65 a 58) se secó después del intento fracasado de 3 de Maretto (19 puntos). La visita respondió con un parcial de 10-3 y a la banca 68 a 68.

En el cuarto periodo, Racing volvió a jugar en equipo, con muchos pases de mano en las ofensivas estacionadas fue sacando puntos una y otra vez, y la contra también hizo hacer diferencias; De Pietro le dio gol con sus penetraciones y la dupla de extranjeros volvió a dar pelea en los rebotes.

Sin embargo, fue palo y palo porque un par de triples del local no permitieron la escapada (77-77 y 84-84 con 2' por jugar. Brizuela (17) ya se había ido por acumular dos intencionales, y el local buscaba la falta para ir a la línea porque ya estaba en bonus.

Desde la línea de libres se definió todo: Progreso malogró 6 libres seguidos y Racing acertó 3 de 4 con Paredes (26 sobre 33 para el visitante). Jaule pidió minuto para armar la última ofensiva con 12 segundos, pero el local, bien marcado por un rival que batalló una y otra vez en rodeo ajeno. El equipo de Dambrosio se llevó lo que buscó con mucha entrega grupal, la victoria.

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.