NBA

La temporada en la que Ginóbili casi se fue de San Antonio Spurs

16:59 23/02/2020 | Philadelphia Sixers y Brett Brown intentaron contratarlo con una generosa oferta. El argentino finalmente terminó quedándose en Spurs.

Ginóbili promedió casi 10 puntos ese año (Foto: NBA)

Emanuel Ginóbili y San Antonio Spurs tenían un hilo rojo y estaba destinados a mantenerse juntos para siempre. Pero ese amor se puso en duda en 2016, luego de 14 temporadas vistiendo el uniforme negro y blanco de los texanos. ¿La razón? Una tentación en forma de entrenador, que le ofreció al argentino una manzana prohibida de 16 millones de dólares para que deje a Greg Popovich y a los suyos.

El director técnico en cuestión era Brett Brown, quien en el pasado había sido asistente de Pop en Spurs y que en ese entonces (todavía lo está) estaba al mando de Philadelphia Sixers. El equipo de la Conferencia Este venía sumando activos y creando el proceso con talentos de la calidad de Joel Embiid, Ben Simmons y Dario Saric, y necesitaba un líder de experiencia, algo que Ginóbili podía brindar con creces. 

Por otro lado, las cosas en Spurs venían complicadas. Era el último año de contrato para Ginóbili, Tim Duncan se había retirado al finalizar la 2015/16 y San Antonio estaba comenzando a desarrollar algunos jugadores que podrían salir de la banca como Simmons, Bertans y compañía. A su vez, según informó Shams Charania, Popovich no estaba seguro de renovar al argentino. 

Con las cartas sobre la mesa, Philadelphia Sixers lo tentó con un contrato garantizado por dos años, en el que ganaría aproximadamente 16 millones de dólares. San Antonio Spurs, por su parte, pensó la situación y finalmente terminó ofreciéndole un acuerdo por un año y 14 millones de dólares. 

Pero como todo amor verdadero, Ginóbili y San Antonio superaron la situación y el zurdo eligió la segunda opción, que le permitió quedarse en San Antonio Spurs hasta el final de su carrera. Parece una acción normal, pero el argentino volvió a demostrar al mundo que es especial y que las cosas también pueden ser eternas. Crecieron, ganaron, sufrieron, perdieron y festejaron juntos. Un matrimonio único e infinito, de esos que parecen dignos de un cuento. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X