Liga Nacional

El incidente con un hincha que moldeó a Peñarol en la 2009/10

16:22 21/07/2020 | Leiva intercambió palabras con un hincha de Gimnasia y lo expulsaron. Hernández lo retó y después lo echaron por putearse con la misma persona.

Gutierrez fue el líder del equipo (Foto: Prensa Peñarol)

Todo empezó en 2009, luego de renovar contrato con Sergio Hernández y conseguir la firma de una de las figuras de la Liga Nacional, Leonardo Gutiérrez. También llegaron Sebastián Rodríguez, Martín Leiva y Raymundo Legaria, entre otros. El equipo estaba plagado de figuras, pero la unión se fue dando de manera gradual, a medida que todos se iban amoldando a sus papeles.  

El año comenzó siendo uno más, ya que quedaron a mitad de camino en el cuadrangular final de la Copa Argentina. Tras ello, los de Mar del Plata empezaron a engranar: terminaron la primera fase punteros, ganaron el Super 8 y levantaron cabeza para afrontar la segunda mitad de temporada. 

En medio de todo eso hubo un partido que diferenció el pasado del presente y del futuro y lo recordó Legaria en una entrevista con Los Martines. "En Comodoro es la cancha que más te putean en la Liga. Desde la entrada en calor hasta el final del partido. Una vez lo expulsaron a (Martín) Leiva por putearse con un hincha. Oveja (Sergio Hernández) lo retó en el entretiempo. Después lo echaron a él por putearse con el mismo hincha", confesó el base.  

"Después de ese día hicimos un clic y ganamos todo. El Súper 8, Liga de las Américas, Interligas y la Liga Nacional, que era lo que realmente queríamos", siguió el exjugador. Así fue que los marplatenses se quedaron con la Liga de las Américas, en la cual se clasificaron al Final Four invictos, la Copa Desafío, en donde se impusieron ante Quimsa en el Islas Malvinas, la InterLigas ante Universo de Brasil y, finalmente, lo más lindo, la final de la Liga Nacional de Básquet.  

En la final esperaba Atenas, que no presentaría mucha oposición. La relevancia de Gutiérrez, los puntos de Lamonte, el control de sus bases y la pizarra de Hernández serían suficientes. Peñarol se llevaría la serie un 25 de mayo de 2010, liquidando la cosa por un global de 4-1 que les permitió conseguir el quinto título de los milrayitas en la temporada. "La verdad fue un año brillante. Se dio todo, ganamos torneos nacionales e internacionales", reconoció el entrenador en ese entonces. 

Aquella disputa, en teoría, fue el aleteo de la mariposa que sirvió de efecto para el resto de la temporada. Un evento desafortunado que finiquitó en un festejo descontrolado. Peñarol en su máxima expresión, fiel ganador.  

 

Compartir

 



X