CABB

El balance de la gestión de Federico Susbielles en la CABB

22:02 13/12/2019 | Llegó en medio de una de las crisis más agudas de la CABB en 2014 y se va ahora con sabor a poco. Sin embargo, el balance es muy positivo.

Cuando la relación entre el presidente entrante y el saliente era algo más fluida

A comienzos de 2014, la relación entre los integrantes de la selección argentina de básquetbol y el presidente de la CABB, Germán Vaccaro, estaba absolutamente rota. No solo eso, sino a punto de explotar. La amenaza del grupo líder (Scola, Ginóbili, Nocioni, Prigioni y Delfino) de no jugar el Mundial de España ni volver a ponerse más la camiseta, hizo que el Secretario de Deportes de entonces, Camau Espínola, intimara a Vaccaro a renunciar a su cargo. Eso ocurrió en abril. 

Ricardo Siri quedó al mando por poco tiempo, no logró seducir a los jugadores y entonces convocó a una Asamblea extraordinaria para elegir presidente, con él como uno de los candidatos. Estábamos en julio de 2014. Fabián Borro (FEBAMBA) y Raúl Foradori (Santa Fe), impulsaron la candidatura de Daniel Zanni (Santiago), quien ganó esa elección 12-10. Los jugadores saltaron inmediatamente para voltearlo por algunas actitudes poco claras y Zanni debió renunciar, tras resistirse, 20 días después de asumir. 

Fue entonces que Espínola, del lado de los jugadores, obviamente, decidió que la Confederación debía ser intervenida judicialmente. cosa que el Ministerio de Justicia hizo formalmente una semana después, el 6 de agosto de 2014, eligiendo a Federico Susbielles, exjugador de la Liga, y exadministrador del PAMI. Cuando asumió, la deuda de la CABB ascendía a 33.390.302 pesos. 

La gestión de Susbielles el primer año, seguida de cerca por los jugadores que lo apoyaron decididamente, se podría tildar de impecable: hizo la auditoría con una empresa fiable y publicó todo el manejo económico un año después de asumir, tras haber negociado quitas y revisado deudas, consiguiendo apoyo del Estado y regularizando salarios y demás irregularidades. La deuda, en diciembre de 2015, había bajado a 3.305.639,90 pesos. Y se inició el juicio a Germán Vaccaro. 

Los problemas comenzaron cuando llegó noviembre y la decisión de Federico Susbielles fue presentarse a las elecciones del mes siguiente. Los que estaban esperando que terminara la intervención para intentar el desembarco (otra vez con Borro, pero esta vez a la cabeza), pusieron el grito en el cielo, sosteniendo que no era legal que el interventor fuera candidato, por estatuto. Después de idas y vueltas, Susbielles fue habilitado y la oposición no pudo presentar lista, por no tener la cantidad de delegados mínimos necesarios. 

De ahí en más, Susbielles cambió un poco el esquema de trabajo, ya que ahora tenía 4 años por delante, ya para hacer cambios más profundos. En este tiempo, siempre su posición hacia afuera fue la de mostras transparencia en lo económico, buscar expandir los torneos organizados por la CABB, especialmente argentinos masculinos y femeninos, pero también internacionales (Americup masculina y femenina, FIBA U16, Mundial U17, Sudamericano U21, etc) armar un plan de trabajo deportivo (Método CABB), para unificar en todo el país la forma de enseñar, lanzar un Plan nacional formativo, hacer varios acuerdos con distintos sectores (NBA, Poder Ciudadano, Universidades, etc) y ampliar el Torneo Federal, hasta llevarlo a 70 equipos. Esto, como ejemplo. No fue lo único. 

Si tuviéramos que hablar de la gestión 2015-2018, seguramente podríamos decir que no pintaba para tener problemas serios si la idea de Susbielles era la reelección este año. Pero en el último año, las cosas no fueron iguales. Más allá de quejas de algunas federaciones grandes, como Buenos Aires (su presidente Miguel Chami dice que nunca se la convocó para participar y que solo la llamaron 15 días antes del armado de listas), está claro que algo no funcionó bien si 14 federaciones decidieron ir con Fabián Borro. 

Susbielles decidió ir por la intendencia de Bahía Blanca y durante el 2019 no estuvo en el día a día de la CABB. Esto es aceptado incluso dentro del oficialismo. La CABB se siguió administrando por gente del equipo de Susbielles, pero con poca participación del bahiense, que además quedó muy cerca en las PASO de agosto, cuando hace un año se pensaba que ni siquiera podría competir. Eso estiró su campaña política hasta octubre pasado, cuando finalmente perdió la intendencia a manos de Héctor Gay. 

En estos 45 días desde las elecciones del 28 de octubre, Susbielles intentó dar vuelta una historia que se le había puesto muy cuesta arriba por la topadora que todos reconocen es Fabián Borro. Mientras Susbielles dedicó la mayor parte del año a su campaña, Borro hizo lo propio, pero para la de la CABB, y fue convenciendo de a una a las federaciones. En octubre de 2018, la primera vez que se juntó con este objetivo, eran solo 5: FEBAMBA, Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y Mendoza. La semana pasada presentó su lista con 14. 

Podría hacerse algún mínimo paralelismo con lo que ocurrió políticamente en el país. Cuando la idea generalizada era de un gobierno que repetiría por una gestión buena, la realidad le dio un cachetazo. Encima Susbielles, a diferencia de Macri, no tuvo una crisis económica en su entidad. Pero está claro que descuidó a las federaciones o no supo seducirlas de nuevo. Y en el ambiente federativo, un sitio al que Borro debería darle la mayor importancia para modernizarlo y sacarlo de su obsolescencia, eso se paga. 

Como conclusión, es indudable que la administración Susbielles en la CABB desde 2014 es altamente positiva. Al menos hasta hoy, no ha habido cuestionamientos a la gestión económica, sino más bien a la distribución política del manejo de la entidad. Si la medimos con la de Germán Vaccaro (2008-2014), es muy superior, incluso en resultados deportivos, donde la selección siguió obteniendo logros, como el reciente subcampeonato del Mundo. Por primera vez, habrá misma línea política en CABB y AdC, lo cual implica un enorme poder manejando a todo el básquet argentino. La responsabilidad de controlar, exigir y observar lo que hagan (incluyendo sobre todo la continuidad y el seguimiento del juicio a Vaccaro) será una obligación de toda la familia del básquetbol argentino. 

Fabián García / fabianga[email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

 



X