Playoffs LNB 2014/15

Con Aguerre en llamas, Gimnasia venció a Quilmes

23:21 18/06/2015 | Derecho. Así comenzó Gimnasia Indalo las finales del Sur, dominando a Quilmes por un amplio 87-69. Aguerre, de lo mejor, la rompió con 36 puntos.

Partidazo de Aguerre, autor de 36 puntos y gran partícipe del éxito comodorense. (foto: Diario Patagónico).

LIGA NACIONAL

- POSICIONES
- RESULTADOS
-
 ESTADISTICAS
-
 CALENDARIO

 

GIMNASIA (1) vs. QUILMES (0)

. Juego 1: Gimnasia 87 - Quilmes 69. (1-0)

 

Gimnasia consiguió adueñarse del primer punto de las finales del Sur y venció a un Quilmes mermado por 87-69. El equipo comodorense realizó un gran encuentro, dominó desde el cierre del primer cuarto y supo jugar con el desgaste de su rival. Los dirigidos por Gonzalo García controlaron no sólo en base a una gran defensa, sino que también supieron sacar importantes réditos en ataque y tuvieron a un fantástico baluarte como Federico Aguerre, goleador de la noche con 36 puntos.

 

Desde la previa Quilmes tuvo algunos contrastes marcados. Si bien consiguió recuperar a Federico Marín (se había perdido los últimos juegos por un desgarro), el equipo se tuvo que privar de dos fichas importantes como Walter Baxley y Luca Vildoza, ambos con problemas estomacales que los marginaron del partido. Además, el desgaste de jugar una serie infartante ante Obras el último lunes también fue un contratiempo que se notó.

 

Con un plantel reducido, Quilmes buscó un juego de posesiones prolongadas pero de cualquier forma le tomó bastante tiempo convertir. En ese interin, Gimnasia impuso un pequeño inicio de 5-0 que lo empezó a distanciar. Sam Clancy y Federico Aguerre fueron los valores más importantes que tuvo el local dentro de la ofensiva, pero los comodorenses también rindieron en el sector defensivo y Diego Cavaco tuvo un aporte interesante en aquel plano.

 

Los ataques tardaron en destrabarse, Gimnasia aguantó a su rival con los constantes cambios en defensa pero de todas formas Quilmes logró emparejar el marcador con dos bombazos al hilo de Lucas Ortiz y Luis Cequeira (13-13). Los últimos dos minutos del primer parcial encontraron un gran desequilibrio, porque el cuadro de Gonzalo García se destrabó y sacó a relucir una gran ofensiva. Aguerre, Nicolás De Los Santos y Santiago Scala cristalizaron ataques productivos, y así Gimnasia se disparó 23-16 en un abrir y cerrar de ojos.

 

Gimnasia consiguió extender el gran cierre del parcial inicial y en el segundo cuarto fue una aplanadora. Con un juego cauto, buena selección de tiro y manteniendo su brillante defensa, el dueño de casa no tardó en sacar más de diez unidades de diferencia con otro buen arranque de 5-0 (28-16). A Quilmes le costó y por momentos solo Ortiz tuvo incidencia en la arremetida visitante, sin embargo Gimnasia no cesó y estiró su buen momento.

 

Batallando con Ortiz y algunos puntos de la dupla interna Diego Romero-Ivory Clark, el conjunto de Leandro Ramella se mantuvo expectante aunque sin poder reducir la brecha de desventaja. El problema fue cuando Gimnasia afinó mucho más su puntería y comenzó a encontrar tiros abiertos, ya que Leonel Schattmann y Aguerre aportaron desde el perímetro y se combinaron con el aporte incansable de Clancy en la pintura. ¿El resultado? Brillante carrera local para escaparse a 43-26.

 

En el ocaso del segmento Quilmes encontró algunos huecos en la férrea defensa de Gimnasia y clavó un pequeño pero buen parcial de 5-0 (doble de Tayavek Gallizzi y triple de Maximiliano Maciel), que arrimaron y dieron vida a un Cervecero que se fue a los vestuarios cayendo por 43-31. Gimnasia, cuidando bien el aro y con paciencia a la hora de atacar, terminó siendo un poco más que los marplatenses.

 

El tercer episodio arrancó bastante peleado. Si bien Gimnasia estiró distancias con un rápido triple de Aguerre en el inicio (46-31), Quilmes batalló y le puso un poco presión al local. Cequeira y Ortiz colocaron al equipo marplatense a tan solo ocho unidades (48-40), impuso cierta amenaza pero de todas a la visita le costó ejercer su peso dentro de la pintura ya que no pudo derribar la custodia de Clancy.

 

La reacción de Gimnasia no se hizo esperar. Aguerre redondeó un pasaje de lo más interesante y siguió estirando su sólido aporte, ya sea desde los triples o con dobles lejanos. La mano del mendocino fue clave, porque el Verde desactivó el leve peligro que había simulado Quilmes y consiguió escaparse nuevamente a una diferencia holgada: 56-40 y distancia de dieciséis unidades. La máxima del anfitrión fue de veinte tantos (63-43), aunque Rubén Wolkowyski y Romero arrimaron a 63-47 al finalizar el tercer periodo.

 

Quilmes despertó en el inicio del último periodo y se aferró a la complicada pero no imposible chance de darlo vuelta. ¿Cómo consiguió dejar con vida esa llama? Con dos triples consecutivos de Romero, pocos casuales pero efectivos para el cometido del Cervecero. Le peleó, defendió mejor y aprovechó una merma de efectividad en la ofensiva de Gimnasia, logrando remar contra la corriente y ponerse a diez (69-59).

 

Si bien las intenciones de Quilmes no cesaron y el equipo no bajó los brazos hasta los últimos minutos, Gimnasia no tardó en destrabar el encuentro en los últimos cinco minutos y terminó luciéndose. Aguerre siguió elevando su tremenda y efectiva actuación (36 puntos, su máxima histórica en la Liga), aunque también hubo buenos cierres para otros valores importantes del juego como Clancy. El desequilibrio se hizo sentir en el tramo final y el Verde terminó redondeando un triunfo muy amplio por 87-69.

 

 

Lucas Leiva / [email protected]
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.