Opinión

Bolmaro: ni el nuevo Ginóbili ni el Messi del Barcelona

22:03 16/10/2019 | Notamos excesiva necesidad de colocar al pibe cordobés en un sitio demasiado pronto. Lo mejor será dejarlo hacer; talento le sobra.

Foto ACB

Es natural que en España, cuando un basquetbolista argentino se destaca, hablen del nuevo Ginóbili. Es una forma fácil de relacionar lo bueno nuevo con lo bueno anterior. Un recurso periodístico más viejo que el agua, pero aceptable. Si encima el joven se destaca en un club como el Barcelona, no hay manera de evitarlo: es el Messi del básquetbol. Fácil por dos. 

Decimos todo esto por lo que ha ocurrido con el chico cordobés Leandro Bolmaro en los últimos 15 días, a partir de su debut en la Euroliga y un partido que difícilmente olvide el resto de su vida, el pasado domingo, contra el Valencia, por la ACB. 

Intentaremos ser justos y claros. Primero, con una aclaración. Si bien Bolmaro fue incluido en el equipo principal porque tiene talento, también es absolutamente cierto que eso pasó porque el Barcelona tiene en estos momentos lesionados a todos sus bases, menos Delaney. Están out el francés Thomas Heurtel, el canadiense Kevin Pangos, el español Pau Ribas y también, aunque no es base, Corey Higgins.

Pesic, el entrenador, pensó entonces que era oportuno llevar a Bolmaro para tener un jugador que pudiera entrar unos minutos como base para darle descanso a Delaney. Y por eso lo llevó a Rusia para jugar contra el Zenit. Bolmaro no es base, pero demostró en ese partido un enorme carácter. De visitante, perdió el primer balón que tocó, y eso no lo amilanó. Tal es así que terminó jugando más que Delaney: 17:32 contra 16:57. Los otros minutos como base los tuvo Hanga. Bolmaro, paradójicamente, más que su talento ofensivo, mostró en ese partido una gran actitud defensiva. 

Esa caradurez le abrió los ojos a Pesic para volver a darle mucho tiempo en cancha el domingo ante el Valencia. Lo que ocurrió ya lo vio todo el mundo: era su estreno en el Palau Blaugrana y se retiró aplaudido por la gente, que no es precisamente de elogio fácil. Es que el pibe tuvo 4 acciones al menos de jugador top: la asistencia a Mirotic y los tres golazos que metió. 

¿Significa esto que Bolmaro ya es parte de la rotación del Barcelona? No. Y es probable (ojalá que no), que vuelva a la LEB cuando se recuperen los lesionados, alternando alguna vez con el equipo mayor. Con Heurtel, Ribas y Pangos, al Barcelona le sobran jugadores en la media cancha. Salvo, como dijimos, que Pesic, de repente, vea algo que le llame demasiado la atención. 

Por eso es que incluso tomamos a la ligera las propias palabras de Pesic, que tras el triunfo ante el Valencia dijo "El fútbol tiene su Leo, ahora el básquet también". No hay que tomárselo muy en serio. Bolmaro no es el nuevo Ginóbili ni el Messi de Barcelona. Es y será Leandro Bolmaro, un chico con unas condiciones fabulosas para alcanzar lo que se proponga si sigue en este camino de evolución y trabajo. En gran parte, dependerá de él, y no de lo que salga en los medios. 

Fabián García / [email protected]
Em Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.