La Liga 2018/19

Balances: Hispano se reafirmó como un equipo de LNB pese a las adversidades

17:09 25/05/2019 | Desde la baja imprevista de Javier Carter antes del inicio de la temporada hasta las lesiones graves sobre el cierre, el Celeste supo sobreponerse siempre.

Foto: Hispano
Hispano Americano cumplió el objetivo con el que afrontó este curso 2018/19: se reafirmó como un equipo de Liga Nacional bajo el comando de un trabajo serio de Marcelo Richotti y de un grupo de jugadores absolutamente comprometidos con la causa. El camino del equipo patagónico tuvo varias piedras a lo largo de todo el recorrido de la temporada, pero fueron lo suficientemente astutos para sortearlas, una y otra vez. 
 
El primer gran problema surgió antes del inicio de la temporada: Javier Carter, la gran figura de Hispano en el último tramo de la 2017/18, no se presentó a la pretemporada y firmó con un equipo de Israel. El interno panameño iba a ser la pieza central del armado del Celeste para esta 2018/19, por lo que tuvieron que reestructurar el sistema a contrarreloj. En pos de esa meta inesperada, el Súper 20 cayó como anillo al dedo para reintegrar las piezas del rompecabezas de la mejor.
 
Con el primer gran revés del curso, también llegó la primera gran solución: Devon Scott, el interno elegido para reemplazar a Carter, no solamente se adaptó muy bien, sino que se transformó en uno de los jugadores más dominantes. Sin ir más lejos, Scott terminó la fase regular de la Liga Nacional en el Top 10 de goleadores (9°, 15.8 puntos de promedio) y de reboteadores (5°, 8.3 recobres por partido). Pero el dato más interesante tiene que ver con que fue el jugador de mayor eficiencia de la competencia (1°, 20.6 de media).
 
La temporada liguera de Hispano Americano bien puede ser dividida en dos tramos bien diferenciados. A modo poético, se lo podría denominar como el antes y el después de la sexta ventana FIBA. Sin lugar a duda, el momento de nivel más elevado para el equipo patagónico se desarrolló en el inicio de la temporada y se extendió hasta ese parate obligatorio de la competencia. Durante ese lapso disputaron 15 partidos y completaron un récord 9-6, con la particularidad de que se hicieron muy fuertes de visitante, condición en la que ganaron cuatro de seis juegos (Boca, Atenas, Obras y Quilmes).
 
Se fueron al parate FIBA con la mejor racha ganadora de la temporada: cuatro victorias en fila (Quilmes x2, La Unión y Comunicaciones). Cuando regresó la actividad de la Liga, acumularon tres derrotas consecutivas. Un preludio de lo que iba a venir. Hispano perdió la regularidad en el Boxing Club y entró en una profunda crisis de resultados cuando le tocó jugar en la ruta, ni más ni menos que 12 derrotas consecutivas. ¿Qué pasó? Se corrieron un poco de la fuente: la efectividad defensiva mermó y eso se tradujo en una pérdida de confianza para encarar las ofensivas, en donde cayó el nivel colectivo. 
 
En ese período se produjo la peor racha de derrotas: seis seguidas, entre el 12 de abril y el 5 de mayo. Esta caída general en el rendimiento provocó la pérdida de varias posiciones en la tabla de la Liga Nacional; de luchar por obtener la ventaja de localía en unos eventuales playoffs, pasaron a pelear por el descenso en las últimas fechas. Otro aspecto negativa que sin duda mermó el nivel fue la sumatoria de lesiones graves que tuvo que afrontar el plantel: Fernando Podestá (hernia de disco) y Diego García (lesión en el pulgar de la mano derecha) se vieron obligados a culminar con la temporada antes de lo previsto. Esto generó una disminución en la rotación y un consecuente aumento de fatiga y molestias en el resto de los jugadores protagonistas.
 
Tal fue la situación física del equipo, que la dirigencia y Marcelo Richotti decidieron contratar un reemplazante de Podestá en la zona interior hasta el final de la fase regular: así fue como llegó Kiril Wachsmann, quien solamente jugó siete partidos con la camiseta celeste. Ese movimiento estratégico también les dio resultados e Hispano pudo acomodar su andar en el cierre de la temporada regular: ganó tres de los últimos seis, incluido un partido ante San Martín en Corrientes para cortar la racha negativa fuera de su casa. Así fue como no solamente se aseguraron la Permanencia en la Liga Nacional, sino que también se ganaron un lugar en los playoffs.
 
El rival fue ni más ni menos que San Lorenzo, el tricampeón vigente y el líder cómodo de la temporada regular 2018/19. Los problemas físicos, que persiguieron a Hispano hasta el final, obligaron a Marcelo Richotti a afrontar el cruce de octavos de final con cinco mayores (Daniel Hure, Devin Scott, Nicolás Paletta, Dominique Morrison y Patricio Tabárez) y un U23 (Carlos Buemo); el resto del plantel fue completado con chicos de la Liga de Desarrollo. 
 
Los seis jugadores mencionados estuvieron en el equipo prácticamente desde la génesis de este equipo y eso ayudó a forjar una química bien marcada: la defensa intensa y el juego colectivo en el aspecto ofensiva, fueron los pilares que hicieron crecer a Hispano Americano. Para cerrar de la mejor manera la temporada, contra San Lorenzo estuvieron realmente fuertes en ambos aspectos y pusieron en serios aprietos al poderoso equipo de Boedo, al margen de las diferencias en la rotación o el presupuesto. Finalmente perdieron la serie 3-0, pero todo Río Gallegos terminó la 2018/19 con una sonrisa y orgullo por un equipo cien por ciento comprometido con la causa.
 
En cuanto a los líderes del plantel de Marcelo Richotti, ya destacamos la tarea de Devin Scott. Sin embargo, la mentalidad colectiva generó varios puntos altos a lo largo del curso, entre ellos Daniel Hure (12.1 puntos y 4.4 rebotes), Patricio Tabárez (11.5 puntos, 3.8 rebotes, 3 asistencias y 1.1 robos), Nicolás Paletta (6.7 puntos y 4.2 asistencias) y Dominique Morrison (12.9 puntos y 4 rebotes). En términos globales, Hispano fue el quinto equipo con mayor cantidad de asistencias por partido en la fase regular de la Liga Nacional, con un promedio de 17.4 pases gol.
 
Juan Martín Orellano / [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanmaOre22
 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.