China 2019

Argentina-España: la final más emocional de la historia

02:44 15/09/2019 | Se enfrentan dos países que han marcado el mundo FIBA del siglo XXI en una definición entre la trayectoria de los europeos y las ganas de los sudamericanos.

Foto FIBA
- Argentina vs. España
. Hora: 9:00. Dónde verlo: TyC Sports, TV Pública y DirecTV
. Árbitros: Cristiano Maranho (Brasil), Yohan Rosso (Francia) y Steven Anderson (EEUU).
. Estadio: Wukesong Sport Arena (Beijing)
. Historial en Mundiales: España 5-2
No estaba en los planes. Para nadie. Quizá algunos creían que España, por historia, podía colarse en una final si se daban ciertas situaciones puntuales y buenos cruces, pero absolutamente nadie ponía a la Argentina en esta posición de definición. Nadie. 
 
Los dos llegaron hasta aquí por motivos distintos. España lo hizo haciendo valer su experiencia en los momentos clave, yendo de menor a mayor, como siempre, y ejerciendo el control mental de los partidos de cruce, más el de Serbia de la segunda fase. A Australia le ganó con la cabeza más que con juego. No ha sido muy regular en el torneo, salvo en el aspecto defensivo, donde sus rivales promedian apenas 69.2 puntos por partido.
 
Rubio es el líder y Gasol el escudero, con Llull como killer para los momentos calientes. A esta altura rotan poco, y tienen en la banca a uno de los entrenadores más obsesivos con la preparación de los juegos, detalle no menor en un Mundial donde los entrenadores han tenido un rol clave. 
 
Argentina ha utilizado el factor sorpresa en este torneo, sustentado en un arma explosiva como no hubo otra en el Mundial, Facundo Campazzo, sumado al liderazgo deportivo y extra deportivo de una leyenda del básquetbol FIBA, como Luis Scola, a quien si Argentina ganara esta final debería ir el MVP aunque la figura haya sido Campazzo, porque a los 39 años, tener un torneo como el que tuvo Luis hay que premiarlo, por justicia y como mensaje. 
 
El punto fuerte de Argentina ha sido una defensa insoportable, pero también una alta ejecución de su ataque, donde promedia 87.6 puntos, una cifra altísima para estos tiempos modernos. Sin embargo, el factor X del equipo de Hernández es la cabeza: su estado de confianza está en un nivel tan alto que los rivales del Mundial han demostado temor al enfrentarla. No han sabido como resolver el vendaval de energía que es Argentina. 
 
Pero Argentina no es solo energía, confianza, defensa y actitud. Es también el resultado de un trípode que se complementa con una planificación táctica de los partidos (ejecutada a la perfección), que ha una vez más mostrado que este juego es de conjunto y que cinco jugadores jugando en equipo son mucho más que cinco individualidades. 
 
Ricky Rubio, a nuestro entender, cometió un ligero error al declarar antes de la final "me han hablado maravillas de Campazzo", dejando entre líneas el mensaje de no conocerlo, dentro del elogio solapado. Está claro que disminuir la injerencia que tiene Campazzo en el juego será vital para España, pero Argentina ha demostrado que no es una serpiente con una sola cabeza, y que todos los soldados están preparados para salir a dar la cara si otro es anulado. 
 
Para Argentina, como en cada partido, será vital disminuir al mínimo posible su deficiencia rebotera y mantener su ataque corriendo la cancha en transición, donde ha hecho mucho daño. El control de los tiempos seguramente hará que España busque reducir las posesiones y Argentina, aumentarlas. Será uno de los tantos puntos que definirán el juego. Un juego que ilusiona a casi todos por la promesa de buen nivel, pero sobre todo de emocionalidad. Jamás una final entre hispanoramericanos generó tanto interés como esta final del mundo. Argentina irá por el título, pero claramente no cambiará demasiado la imagen que ha dejado en este torneo si no le toca ganar. 

Fabián García / [email protected]

Enviado especial a Beijing, China
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.