Juegos Olímpicos Atenas 2004

Alejandro Montecchia y la asistencia de la palomita que nunca contó

16:40 17/05/2020 | El puma trasladó la pelota y se la entregó a Ginóbili para que convierta el legendario doble de palomita. Aunque no lo crean, ese pase no contabilizó.

Montecchia en Atenas 2004

La historia la cuentan los que ganan. Todos también se acuerdan del que hizo que el equipo gane. Pero pocos recuerdan al que facilitó el punto al que hizo que el equipo gane. Muchos menos se acordarán que ese pase nunca se contabilizó. El protagonista en cuestión fue Alejandro Montecchia y lo que le ocurrió en el partido ante Serbia en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue una verdadera injusticia. 

Ante los balcánicos el base fue quien se encargó de trasladar el balón y entregárselo a Ginóbili, que recibió la papa caliente y convirtió el doble que significó una revancha tras la derrota en la final del Mundial de Indianapolis 2002. Lo curioso fue que esa asistencia del puma nunca apareció en las estadísticas y el hecho lo relató el propio armador en el documental Jugando con el Alma. 

"No figuró, no. No me pusieron asistencias. Yo creo que ese partido terminé con cero asistencias. Por lo menos dame una, dame esa. En un juego normal, eso es una asistencia. Yo lo dejé solo para que tire", confesó el puma en el documental que retrató todo el proceso de la Generación Dorada argentina. 

Más allá de ese pase, Montecchia la rompió y jugó un partidazo, en el que finalizó con 17 puntos. Pero a él no le importó mucho eso y lo relevante era el hacer anotar a su compañero. Una muestra de solidaridad, una muestra más de esas que siempre caracterizó a la camada nacional más ganadora de la historia. Valores, nada más que eso. Tampoco nada menos. Porque eso lo es todo. Ese es su legado. El más ferviente. Lejos.

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 

Notas Relacionadas




X