La Liga 2016/17

Sánchez: "Me da bronca ver a Atenas y Boca en esta penosa situación"

20:05 30/03/2017 | El Huevo Sánchez habló con Básquet Plus analizando un poco el presente de la Liga, el formato y los momentos de todos los equipos.

Oscar Sánchez, el Huevo, está alejado de las canchas desde hace casi tres temporadas. La última vez que dirigió Liga fue la 2013/14 con Quimsa, el año anterior al primer título de los santiagueños, pero ahora analiza y baraja sus opciones para un posible retorno. Se debate entre sus tradicionales y exitosos campus, que ya son una marca registrada, y lo que sería volver a dirigir un equipo en la máxima categoría con todo el trajín y desgaste que conlleva.
 
Pero a pesar de estar algo alejado en el último tiempo, Sánchez sigue y seguirá siendo uno de esos nombres ilustres de nuestra competencia. Arrancó allá por el 78 cuando dirigió a El Nacional de su Bahía natal, y repartiéndose entre divisiones de ascenso y lo que ha sido la misma Liga ha llevado una trayectoria que abarca cerca de 40 años en el ambiente. Todo un logro, en un camino que le ha dado un fuerte prestigio y que sin dudas lo sitúan como un infaltable a la hora de analizar el presente de la Liga.
 
Sin vueltas, tan auténtico y hábil para declarar como siempre, el Huevo se prestó a una charla con Básquet Plus donde desmenuzó varios temas de actualidad dentro de la competencia. Dijo que está analizando volver a dirigir aunque todavía no se decide, habló del formato de la Liga, de sus candidatos, se derritió en elogios al momento de Gabriel Deck y analizó el momento de casi todos los equipos que se juegan cosas importantes en este tramo final de la regular.
 
- ¿A qué te estás dedicando este último tiempo?
. Estoy haciendo varias cosas. A veces escribo de básquet, por ahí; otras veces voy a Peñarol o a Quilmes, a Peñarol lo fui a ver más que a Quilmes, después tengo eventos, voy a enseñar, y viendo seriamente qué voy a hacer de mi carrera. Siento que o me retiro o sigo, creo que estoy en un momento decisivo para tomar una decisión. Sino vas perdiendo el ritmo, ritmo de viajes, de la misma competencia y todo eso que es muy importante. Lo que pasa es que también tengo un evento que es único en Sudamérica, porque este año cumplo 30 años seguidos de campamentos, y ese prestigio hace que la responsabilidad sea aún mucho mayor independientemente de que me conocés y sabés que siempre tomé todo lo que hago con seriedad. También tenía otras expectativas en su momento, creía que podía ser entrenador de talentos de jugadores porque tenía algo de la CABB que ya estaba todo dado pero nunca más me llamaron, nunca más supe de ello.
 
- Justo te estaba por preguntar si estabas con muchas ganas de volver a dirigir, pero lo que me decís me agarró un poco de sorpresa.
. Sí, yo con ganas estoy. Las ganas muchas veces también te las revive la gente. Yo quise irme del sistema en su momento, no es que me fueron porque tuve ofertas incluso hasta hace un mes pero dije que no porque no me convenía luchar por puestos bajos, y también porque considero que ya a una edad como la mía donde tengo 58 años no podés hacer dos cosas a la vez. Antes lo manejaba porque los campus y la competencia me permitían hacer las dos cosas, pero ahora con este sistema que se está jugando últimamente no me da para estar en los dos lugares como quiero yo. El desgaste físico es importante, desde viajar y otras cosas. Ayer un amigo que está en la Liga me decía que viajaron 22 horas a Formosa en colectivo, y yo ya creo que no estoy para eso porque me cansa. Son muchos años de esto y esas cosas me pueden. Lo que pasa es que hace dos años que no dirijo y a mí me gusta no solo entrenar chicos de 13-14 años, yo creo que lo que mejor hago y me gusta son las estrategias, los playoffs, la Liga misma. Hablaba con Sergio Scariolo para ir para el Europeo, pero a su vez también me planteaba que tenía que decidir qué voy a hacer yo. O el hecho de que voy a ir a darme el gusto de estar con Obradovic, pero después está el tema de que yo tengo que y me gustaría plasmar eso que hable con Obradovic, en la cancha y como entrenador. Hace 1 año y medio estuve en la pretemporada con los Spurs que me invitaron, pero después eso lo quiero plasmar dirigiendo Liga, no solamente con chicos de 11 años. Pero sé que el problema soy yo, no es la Liga, el problema soy yo que no me decido. Hoy lo hablaba con Sepo (Ginóbili), que o sigo o anuncio el retiro.
 
- El problema es el que planteás, porque quizá con este formato de Liga y los campus que tenés, si querés estar en todos lados se te va a complicar.
. Sí, me pasó hoy al mediodía cuando pasé por Bahía y Sepo estaba entrenando. Y te confieso que me dieron unas ganas bárbaras de entrar, de meterme. De hecho le decía a Sepo "Mirá, fijate que también esta opción" y demás. Eso es lo que más extraño, la preparación de un juego, el scouting, esas cosas en las que soy bueno. Pero todo no se puede hacer, y yo los últimos dos años elegí los campus. Soy de las personas que tiene la responsabilidad absoluta en lo que hace, porque en los campus el chico seguramente quiere que seas aquel que ve en televisión pero también el padre no quiere mandar a su hijo y que yo esté en Santiago del Estero por ejemplo. O el mismo club, que puede contratarme y decir "pero yo lo contrato y él se va a su campus". Por eso tengo que decidir, si dirijo Liga seguiré pero mermaré los campus, no hago tanta cantidad de campus, y sino hago Liga sigo enseñando porque el laburo de enseñanza siempre sobra y hace falta en Argentina.
 
- ¿Y te podías desconectar un poco el último tiempo? Porque te imagino en un campus pero con un teléfono constante sabiendo lo que pasaba con tus equipos.
. Tal cual, y me pasó eh. Me ha pasado que me llamaban los asistentes para decirme que los americanos no habían ido a entrenar o que se peleó uno con este otro. Los quilombos siempre pasan cuando uno no está. Yo soy responsable, puedo equivocarme o no, pero a nivel profesional no podés permitir que pasen cosas de esas. Por eso estoy ahí. Yo personalmente creo que voy a dirigir, en Mar del Plata estos años es donde más te lo hacen recordar, me dicen por qué no dirijo, que por qué no vuelvo, que la Liga no es lo mismo sin mí, que nadie discute y que está todo tranquilo aunque yo ya discutí demasiado (risas). Son 42 años en esto. Si vos hacés la estadística con Fabián y sumás los partidos de TNA que dirigí, por lejos soy el que más partidos tiene en esto, ahora en Liga soy el segundo pero no dirijo hace dos años. Y se lo dije a Oveja (Sergio Hernández), "me alcanzaste porque hace dos años que no dirijo" (risas). Hoy hay muchos entrenadores que me gusta cómo trabajan, y sé que el año que viene con el sistema full time de la selección van a abrirse muchos huecos y a faltar entrenadores, por lo que va a ser un momento para reaparecer sobre un equipo bueno. Por ahí me noto que estoy viejo porque quizá voy a ver un partido, veo a alguno y digo "¿Cómo puede ser que no le enseñe un movimiento?", que un jugador no sepa ganar la posición y recibir, no puede ser que pasen esas cosas pero suceden.
 
- Hoy decías que extrañabas hacer la parte de scouting y preparar un partido, pero a su vez pienso que quizá este formato actual no te da los tiempos de antes, no sé si te lo permitiría. ¿Pensás que sí?
. Bueno, eso es otra de las cosas que hablaba recién en casa de Daniel Allende, con el hijo que sabe mucho de básquet y está de manager de Olimpo. Ya no es lo mismo que antes. El sistema actual de la Liga es económico en algunas cosas y muy perjudicial en otras. Perjudicial también porque en un sistema de tres partidos seguidos afecta, el básquet sigue siendo un deporte familiar, entonces no te da para ir a la cancha tres partidos seguidos. Está bien, podés ahorrar nafta pero perdés por otro lado. Eso por un lado, después tácticamente me parece que el entrenador ya pasa a ser un técnico NBA por momentos, donde no tiene mucha participación y donde no tenés el tiempo necesario para preparar los juegos, independientemente de que también hay más lesiones. Antes, cuando se jugaba viernes y domingo, tenías esa posibilidad de preparar los partidos en la semana como se merece, ahora pasa a ser una cuestión de juego donde si bien el jugador sigue decidiendo ya no tenés tanto esa posibilidad de scoutear y hacer todas esas cosas que el básquet merece. Lo que tiene de rico el básquetbol es todo el abanico táctico que tiene, y eso no lo podés ejecutar mucho ahora.
 
- ¿No te exige más entrenador a preparar los partidos con otro tipo de rapidez?
. No tengas dudas que es como te digo, que no se puede explotar mucho lo del scouting. Recién estaba viendo cómo se da en la NBA y veías un equipo como Houston que en tres cuartos ya llevaba 100 puntos, y el hecho de que vos tengas muchos americanos hace que el juego vaya y venga, se hace más sencillo. El juego va y viene con los americanos, porque ellos no tienen la comprensión del juego defensivo, les hacés un amague y saltan a la platea. El argentino en cambio es más bicho, tiene mucha más concepción, por eso nosotros a veces en torneos internacionales sobresalimos más teniendo menos jugadores pero con más idea del juego.
 
- Me hacés pensar en equipos que ahora utilizan muchos extranjeros, y el primer ejemplo que se viene de varios es Quimsa. ¿Qué opinión tenés?
. Lo que pasa es que Quimsa tiene un líder que es Gerardo Montegro, que va al frente como un caballo y que no juega para salir segundo sino para ganar. No le hace asco a nada. Para mí lo que le afectó a Gerardo y a Quimsa es que se le hayan ido los que a mi criterio son los dos mejores jugadores del país: (Gabriel) Deck, que no tengo dudas que es el mejor, y Penka (Nicolás Aguirre), que después de esa caída donde tocó fondo hoy ya es un base para considerar muy arriba. Penka es el mejor base del país junto con (Franco) Balbi. Me parece que el hecho de que se le vayan los dos, Gerardo y Quimsa, conociéndolos a los dos, si pueden llegar a traera a LeBron no tengas dudas que lo van a hacer. Encima contrató a un técnico que si puede jugar con el profesor de edución física americano lo va a hacer también, porque se siente cómodo con esos jugadores, con objetivos inmediatos, con el uno contra uno, con el juego de rachas y todo eso. Esa es la filosofía de Néstor (García), que es un enorme entrenador. Acá no hace falta tener ocho jugadores de color, acá tenés que tener ocho jugadores que sepan jugar la Liga porque la liga nuestra no la puede jugar cualquiera. Vos ves a nuestros argentinos que van a jugar a una competencia internacional y sobresalen más porque los otros no tienen el conocimiento. Antes, por ejemplo, el pick and roll hacia afuera, el pick and pop de (Raymundo) Legaria y Leo (Gutiérrez) hace años te obligaba que acá en Argentina les hacías cambios pero por ahí en otro lado le dejaban el espacio y te tiraba de tres puntos. Cuando vos no los conocés por ahí rinden más, pero cuando los conocés más y eso pasa acá en Argentina, se los neutraliza más. Vos a (Carlos) Delfino ahora, otro ejemplo, no vas a darle espacio, lo vas a marcar, y en una competencia internacional quizá tenga más espacios. Los americanos son muy particulares, y para mí siéndote sincero tres americanos son multitud. En el caso de Quimsa si vos tenés un nacionalizado como (Phillip) Hopson suma, porque es muy bueno y en el foul y gol debe ser de los mejores; y (Robert) Battle ya es un nacional más; pero después tener muchos americanos hace que tengas un juego un poco más anárquico, con poca conducción y poco scounting. Sin embargo es la única manera en que le puedas competir a San Lorenzo, porque vos vas a querer conseguir a los mejores nacionales y los tiene a todos San Lorenzo o San Martín. Por eso, dentro de ese panorama, creo que está bien lo que hace Gerardo. Si pudiera tener a 9 extranjeros seguro que lo haría, porque quiere jugar para salir campeón y no para salir segundo. Me parece que esa es su óptica.
 
- ¿Te parecen Deck y Penka los mejores de la Liga?
. No tengas dudas, por eso a Quimsa le dolió mucho que se fueran. Eran los símbolos de Santiago y son los mejores del país. Yo soy fanático de Tortuga, para mí es el mejor de la Liga, puede jugar en cualquier puesto como son los jugadores modernos y polivalentes, puede jugar de 3-4-5 y puede marcar desde un 1 hasta un 5. El Penka te cojudea y te mete donde quiera, te lleva el control del partido, te maneja con ese tren superior que tiene, es muy bueno. Es un base bicho, un negro reo de potrero, que conoce a lo que juega, te pone el tren superior y te deja pagando siempre atrás. Y que se vayan ellos, volviendo a lo de Quimsa, para mí lo desarmó a Montenegro. Pero son filosofías del club, ellos eligen jugar con americanos. A mí me gustaría jugar con dos americanos, un nacional muy bueno y jóvenes con futuro.
 
- La lectura que hago, por lo que me venís diciendo, es que San Lorenzo por ejemplo te gusta mucho, porque cumple con todas esas cosas que estás mencionando.
. Claro que me gusta. Si vos tenés mucho dinero es mucho más fácil, eso seguro, te podés equivocar menos. Al no haber tantos jugadores ya sabés quién es el mejor 3, el mejor 1, el mejor 4 o el 2... Después los americanos es como todo, no podés pretender un rubio de ojos celestes por 3.500 dólares, y hoy con el sistema de edición que hay sea para scouting o demás, tenés menos posibilidades de equivocarte. Siempre que dirigís a los mejores jugadores vas a tener más posibilidades de ganar.
 
- ¿San Lorenzo y San Martín son los mejores para vos?
. Sí. Me parece que hay equipos que tienen un gran trabajo de su entrenador. Sebastián (González) está haciendo un gran trabajo con Corrientes y lo de (Hernán) Laginestra es admirable, es realmente muy bueno y además tiene americanos excelentes. Lo mismo me pasa con Ferro, que a través de Balbi y su talento más un buen trabajo de su entrenador, está en la charla. Los demás equipos creo que están ahí. Weber es un equipo que me gusta ver jugar, es atlético, puede hacerte competencia en playoffs largos y te puede ganar también porque te cansa cuando corre y se enfoca en algo. Pero San Lorenzo tiene la jerarquía y el resto está ahí. Lo que pasa es que después están los playoffs y ahí es un tema diferente, acá no hay nada absoluto, vos sabés que ahí te podés salvar y que siempre te estás jugando tu último partido, distinto a lo que pasa en los anteriores ocho meses. Olímpico tiene experiencia pero también tiene rachas, con momentos muy malos y momentos muy buenos; o Instituto que tiene un trío importante de americanos. Después hay equipos con muchos veteranos, y hoy está claro que un exceso de veteranos es un retroceso atlético al básquetbol. Antes entre elegir un gordo y un atleta vos preferías al gordo, pero ahora ya pensás eso mismo y vas a terminar eligiendo al atleta. El básquet cambió. Comodoro es un equipo que no está teniendo la presencia necesaria para ganar de visitante, jugar muy bien de local pero de visitante merma muchísimo; y después otro equipo que rinde muchísimo es Argentino, pero creo que ahí ya no es solo el equipo sino el club. No sé qué debe tener ese club, pero se van todos, nunca tienen plata, cambian de técnico y siempre la pelean, son tremendos. Cuando vos tenés un equipo exitoso y se te va el técnico pensás que quien viene en su lugar va a poner la cabeza, pero el que viene sigue ganando. Hoy mirás a Argentino y está cuarto con 50% de victorias, y ves que la mayoría de los 20 equipos tiene de un 65% para abajo, entonces es un campañón. Vos te fijas que los equipos que gastan o gastaron muchísimo dinero ganaron uno o dos partidos más, y Argentino está ahí siempre, sin mucho dinero, con los cambios porque siempre se le van jugadores importantes... entonces algo hay ahí en ese club, algo que hace que los jugadores rindan, que los entrenadores tengan éxito y que logren campañas con resultados muy buenos. Encima ganan de visitante, como hace poco pasó con la gira por Mar del Plata. Son capaces de poner al utilero y van a seguir ganando, algo tienen. Y después tenés otros equipos, los tradicionales, y esos hoy están muy bajos. Peñarol está ahí, no le veo mucha solución a esta altura, y a Obras lo veo flojo. Después no hay mucho más.
 
- Recién hablabas de los veteranos, de la pérdida que tenés con ellos en cuanto al dinamismo, y también hablabas de equipos con tradición. No puedo dejar de preguntarte por Atenas. ¿Te sorprende?
. No, no me sorprende en absoluto. Primero porque yo se los anuncié cuando me llamaron para dirigir. Pensá ahora cómo está Atenas, y si querés podés decir que está medianamente feliz o aliviado porque consiguió frescura en dos chicos como (Leonardo) Lema y (Mateo) Chiarini... ¿Pero hace falta llegar a esto? Igual Atenas es un caso particular, no vale la pena analizarlo mucho porque hasta el básquetbol FIBA sabe cómo es. Atenas es Atenas, es prestigio. Creo que es el equipo con más posibilidades de conseguir dinero en sponsorización real, no gobierno. Y encima Atenas es el club ejemplo porque tiene una virtud enorme: siempre cumple. Atenas cumple eh, son increíbles pero se la bancan. A veces las cosas que hacen son increíbles, locas, pero tienen muchísima plata. La derrocharán mucho pero siempre cumple. Atenas va a ser un club que siempre va a existir porque tiene poder, porque de la misma manera que se equivocan tanto también trabajan de esa misma forma para conseguir sponsors y cumplir. Y ese es un mérito. A mí todos los años me llaman y a mí me encanta estar en Atenas, pero me encanta estarlo con las reglas mías o por lo menos que me las respeten un poco. Un poco cornudo consciente puedo ser, pero tampoco quiero serlo tanto, que sea 50 y 50. Yo siempre digo que no hay que tener tanta soberbia, hay que saber consensuar con los dueños, pero que por lo menos haya algo de respeto y que no te llamen cuando está todo listo. Me parece que así no hay argumentos para echar al técnico que sea. Si lo elegiste vos no le podés decir que se vaya, por eso yo prefiero morir con la mía. Hay muchos técnicos que a mí me han consultado por Atenas y han agarrado esa opción, y al otro día se tuvieron que ir. No es así. 
 
- A vos te tocó vivir algo parecido en el club ya, pero ¿cómo vivís la complicada situación de Boca?
. A mi me extraño mucho lo de (Daniel) Angelici. No quiere el básquet, pero después aparece en la foto con la camiseta con Delfino. Eso es fuerte. Para un tipo que sabe leer, eso es fuerte. A mi me llamaron siempre y sé cómo es la intimidad de Boca. Sé que no le interesa el básquet a Boca Juniors. No lo tiene como el Barcelona y Real Madrid incorporado como algo que te da pérdida pero que es un deporte del club. Para Boca directamente es una pérdida del club. Ni lo considera como un deporte. Yo sé que voy a Boca y terminamos el año y los contratos no están firmados. Es Boca, sí, pero yo no soy Falcioni. Yo soy el técnico del básquet. Un día me senté a señar con Ameal y me dice: "Che Huevo, ¿Delía?"... "Bien, bien, es un jugador con futuro" y me pregunta, "¿en cuánto se puede vender?" y le tuve que explicar que no se podía. Me dice: "¿y entonces cuál es el negocio?". Otro día lo encontré a Macri en Nueva York, hablamos y me dijo que el básquet no existe, que no es negocio. Partís de esa base. Angelici dice que van 10 personas a la cancha. Hay un grupo de gente, que es de Boca de toda la vida y ama el básquet, pero no se la considera porque da pérdida. Entonces los tipos están sufriendo todos los años.
 
- Claro, y me pongo a pensar, que a vos te debe pasar algo fuerte cuando ves a equipos en esa situación, como Boca y Atenas, que tienen tanta historia en la competencia. Y hoy están sufriendo.
. Vos nombraste a los dos equipos que a mi me seducen. Porque yo me puedo pelear mil veces con Lábaque, pero (Felipe) Lábaque va al frente. Atenas atrás tiene a una provincia que no sabés lo que es. Y Boca Juniors es un club ideal para hacer un trabajo correcto. Pero para hacerlo a futuro, bien pautado y pausado. Tenés todas las instalaciones, médicos, kinesiólogos... pero tenés que darle bola al básquet. Pero como no se puede vender ningún jugador, para Boca no es negocio. Es solamente marketing, como cuando Angelici se puso la camiseta con Delfino cuando a la mañana había dicho que el básquet de Boca tiene que desaparecer y ser amateur.
 
- ¿Qué te provoca verlos en esta situación?
. Me da bronca, seguro que me da bronca que estén con esta situación tan penosa. Porque tenés todo para hacer. Vos entrás a la Bombonerita, al Casanova o a Atenas y es diferente. Entrás y te sentís entrenador. Son canchas que te tocan, te llegan. Es una pena que estén así. Capaz se recapacita y se hace algo que sirva y que cada año sea mejor. No que después no se sepa si al año que viene hay básquet.
 
- Parece que, independientemente de cómo se manejo cada uno de estos clubes, sino tenés un proyecto a largo plazo es muy difícil...
. Hay equipos que pueden apostar solamente a chicos. Otros que solamente les interesa la Liga. Atenas puede hacer las dos cosas a la vez, que de hecho siempre lo hizo, cuando no aceptaba representantes. Ahí te aparecía un jugador en Totoras y lo agarraban. Pero en paralelo tenían a Marcelo (Milanesio), Fabricio (Oberto) y todos esos. Después hay equipos que tienen que apostar solo a chicos, porque no les da el cuero para grandes.
 
- Te iba a preguntar por el formato de la Liga. ¿Te agrada, qué le cambiarías, qué no?
. Yo buscaría un poco más de pausa, porque este sistema para la superficie nuestra es muy poco redituable. El objetivo final es el juego en si, el producto. No es cuestión de ahorrarte 10 litros de gasoil. El objetivo es que veas juego en conjunto, creativo, atildado, veloz, volcadas, triples, asistencias... además a veces ves las fotos en las redes sociales, con los escalones vacíos y te asustan. En el básquet no podés ir tres juegos seguidos, porque te agota económicamente. Esta muy fea la situación económica del país. Yo jugaría dos partidos por semana, porque nosotros tenemos un amplio recorrido. Fijate, el otro día viajaron de Formosa: 22 horas. ¿Al otro día qué hacés? Estás embalsamado. A mi no me saca nadie el viernes y domingo. Que todo el mundo sepa que el viernes hay Liga y el domingo hay Liga. En el día de semana se te complica también. El otro día, por ejemplo, Peñarol jugó en el mismo horario que Argentina. La madre de Leo Gutiérrez va a ir a la cancha nomás.
 
- ¿Al MVP no lo sacás de Deck como decías hoy?
. Yo soy hincha del Tortuga. Para mi es un gran jugador Tortuga. El se expresa con la pelota y jugando, no hablando. Quizá si hablara más, le iría mejor todavía. Pero él juega: es intenso, atlético, tiene ese tiro que se puede seguir mejorando. (Paolo) Quinteros está haciendo un buen año, porque se siente más líder todavía. No abundan tantos tiradores. (Lucio) Redivo y él son los mejores del país en ese aspecto. Y después Balbi también me gusta mucho. Creo que incluso va a tener una chance a futuro en la selección. Tiene talento y el base tiene que tener talento. No se puede perder la naturalidad del básquet.
 
- La última, ¿qué me decís del presente de Manu?
. Mirá, yo veo la NBA y pienso que Manu puede jugar ahí hasta los 60. En Europa capaz que ya se hubiese retirado, ese es mi pensamiento. Es muy diferente. La concepción del juego, la química, el ingrediente del pase que tiene San Antonio, lo hace que perdure. Y jugar así, donde no marcan a nadie... yo lo veo a Harden y no lo puedo creer. Hay 10 o 12 jugadores que son excluyentes. Son de otro planeta. Pero Emanuel puede seguir jugando así, tranquilo, con partidos buenos y otros malos. El sabrá cuándo retirarse. Pero insisto, en Europa ya no estaría jugando creo. Le pasó a Prigioni... él podía jugar perfectamente por la intelectualidad que tiene, pero cuando fue a Europa se dio cuenta que ya no estaba para eso. La NBA es diferente, se juega en serio a partir de playoffs. Y con un técnico como Popovich con el que juega un día y descansa tres, está perfecto, puede extender su carrera hasta los 60.
 
 
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 
 

Compartir