NBA 2019/20

Portland Trail Blazers: la franquicia maldita de la NBA

18:48 24/05/2020 | Malas decisiones en el Draft, jugadores con lesiones crónicas y muchas adversidades. Un estudio sobre los infortunios de Portland Trail Blazers.

Blazers, una franquicia complicada (Foto: Portland Monthly)

"Maldición, otro día como ayer, sentado frente a la televisión. Mutación es mi estado natural. Peligroso para el que se quiera colgar", reza la primera estrofa de Maldición, una canción de la banda Once Tiros. Tranquilamente podría ser el lema de Portland Trail Blazers, una de las franquicias que más infortunios sufrió en la historia de la NBA. Lesiones crónicas de algunos jugadores, malas elecciones en el Draft, derrotas insólitas y complicaciones de las más sorprendentes son un combinado que nadie desería tener.

Lo de Portland pareciera ser una maldición y, desde que se creó la franquicia allá por 1970, la suerte siempre le fue esquiva. Los motivos de su desdicha prolongada, según Básquet Plus, son dos: lesiones y malas elecciones en el Draft. En el primer apartado hay que mencionar a Brandon Roy, llamado a ser uno de los mejores jugadores de su camada. Cuando estuvo sano cumplió con las expectativas y mantuvo a los de Oregon en posiciones competitivas. Desafortunadamente, el alero sufrió numerosas lesiones en sus rodillas que le impidieron continuar su carrera en la NBA, y en el básquet en general. 

El segundo caso es Greg Oden, otro de los jugadores más prometedores de la historia de la franquicia. Llamado a ser uno de los pivotes más dominantes de su generación, el interno jamás pudo competir de manera continuada, a pesar de tener buenos números en los tiempos en los que sí logró participar (14.9 puntos y 11.6 rebotes). En esa línea también se ubica Sam Bowie, que fue elegido por encima de un tal Michael Jordan. Lo de Bowie también fue por lesiones, en complicidad con la presión y la mochila que debió cargar por haber sido elegido antes que el mejor de todos los tiempos. 

Por otro lado, hay dos elecciones altas que nunca lograron ser más que promesas universitarias. Cronológicamente ubicados, los protagonistas son LaRue Martin (1972) y Wally Walker (1976), quienes fueron elegidos en los picks uno y cinco de esos años. El fiasco fue tal que ninguno de los dos pudo promediar más de diez puntos en la franquicia. 

Finalmente, Bill Walton es el más contradictorio de los involucrados, ya que lideró a Portland en sus tiempos más gloriosos, en donde los ayudó a conseguir el único título de la franquicia en 1977, Desafortunadamente, el pivote sólo estuvo cuatro campañas en Portland y luego partió como agente libre. ¿La razón? De nuevo las malditas lesiones que no le permitieron ofrecer grandes rendimientos durante vastas temporadas y paulatinamente se fue convirtiendo en un jugador de rol, posición que mantuvo durante el resto de su carrera en la NBA. 

Se puede hablar de maldición. Sonará exagerado, pero es lo que muchos creen. Portland Trail Blazers y su aura negativa. Franquicias malditas sí las hay y los de Oregon son una de ellas. ¿Cambiará en algún momento su suerte? Esperemos. Por el bien de la NBA. Para la alegría de todos, especialmente la de ellos. 

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X