Especiales

Nikola Jokic: pies de Sabonis y manos de Nowitzki

18:01 15/09/2020 | Se mueve y pasa como Arvydas, y tira como Dirk. La evolución en su máxima expresión. El básquet europeo en su punto más alto.

Jokic es uno en un millón (Foto: The Ringer)

Giro, contragiro, finta de tiro y definición. Salida de la cortina, recepción y lanzamiento con una parábola más alta que el Everest. A juzgar por lo primero estaríamos hablando de Arvydas Sabonis. Si nos centramos en lo segundo se parecería más a Dirk Nowitzki. Lamentamos decepcionarlos... El protagonista en cuestión es Nikola Jokic, el pivote que tiene lo mejor de los dos mundos.

Lituania, Alemania y Serbia unidas en un crisol que destila básquet, lujo y clase en cada partido. No es el más rápido, ni el que más salta o el que mejor defiende, pero, al igual que Sabonis y Nowitzki, tiene un talento único para jugar y hacer jugar. 

Al contrario del biotipo de la NBA, Jokic es lento, pero utiliza esa parsimonia a su favor, de manera similar a la que lo hacían Arvydas y Dirk. El lituano siempre se caracterizó por dos cosas: capacidad de pase y movimiento de pies. El alemán por una que lo distinguió de todos: el tiro y su insólita, pero efectiva, mecánica. 

Nikola posee esas tres herramientas y ya no es un prototipo, sino un Frankestein creado por la escuela balcánica. Un juego de pies que solo Luka Doncic no envidia, talento para pasar desde cualquier punto de la cancha y efectividad para lanzar de media y larga distancia, Jokic ofrece todo el paquete. 

7.0 asistencias, 19.9 puntos y 31.4% en triples son sus medias esta temporada. De manera similar a lo que lo que ocurría con Dirk y Arvydas, estos promedios no reflejan la magnitud de su impacto y para disfrutarlo hay que verlo.

El serbio es evolución pura, el epítome del básquet europeo y el punto más álgido que todos sus predecesores soñaron con alguna vez alcanzar.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X