Especiales

Historia de una foto: el inolvidable festejo de Mike Wilson

12:01 01/08/2020 | Wilson era un extraordinario jugador de básquetbol al que, además, le gustaba la buena vida. Y cuando podía (casi siempre), la disfrutaba.

Foto Marcelo Figueras

Nadie que haya jugado con o visto jugar a Mike Lamont Wilson se olvidará de él. No solo por su calidad en la cancha, su conocimiento del juego, su liderazgo y su personalidad ganadora, sino porque Mike siempre fue un tipo súper agradable, al que le gustaba vivir bien. 

Llegó muy joven a Firmat FC en 1986 y puso a su equipo en las semifinales de la Liga, cuando venía de ser uno de los peores equipos de la fase regular. Eliminó al gran candidato, el Sport Club de Najnudel y Campana, y casi hace lo mismo con Olimpo, que fue el que finalmente llegó a la definición.

Luego puso también en la final a River en 1988, a Sport Club en 1990 y a Independiente de Pico en 1993/94, aunque ahí dejó una mancha porque abandonó al equipo antes de la final contra Peñarol, que terminaron perdiendo. 

Tras todas esas frustraciones, le llegó la posibilidad de ser campeón de la Liga Nacional en 1996, con el recordadísimo Olimpia de Venado Tuerto, donde compartía equipo con Ale Montecchia, Jorge Racca, Todd Jadwlod y Seba Uranga (iniciales), con Lucas Victoriano y Walter Guiñazú como principales suplentes, y Seguí de entrenador. 

Esa final fue recordadísima porque fue ante Atenas y se llegó a séptimo partido por primera vez en la historia, ganando siempre los equipos locales. El séptimo fue para Olimpia, los festejos en la cancha fueron tremendos y Mike la siguió después, claro. 

En una limusina llena de chicas bonitas, con champagne y muchas ganas de pasarla bien, Wilson quedó estampado para siempre con esta foto del gran Marcelo Figueras, en plena noche de alegría. Lo que habrá pasado ahí adentro lo saben pocos. 

Fuente: 
Marcelo Figueras

Compartir

 



X