Informe

La historia de la familia Grant, la más basquetbolista de todas

20:51 23/09/2020 | Todo empezó con Horace y Harvey. Los tres hijos del segundo mencionado juegan profesionalmente y dos de ellos lo hacen en la NBA.

Horace y Harvey Grant (Foto: NBA)

La sangre no es agua, dice un refrán. Hace alusión a lo hereditario, al legado inmaterial que se transmite de un familiar a otro. La relación de un padre hacia un hijo, de un abuelo hacia un nieto o de un tío hacia un sobrino, todas y cada una de esos vínculos están conectados como si se tratase de un hilo rojo. 

Esto no es lineal y con frecuencia las similitudes son escasas. Hay de todo y eso hace bella a la vida y a cada ser humano. Dejando esto de lado, hay una familia en la que las manzanas no cayeron lejos del arbol y todos y cada uno de los integrantes se encargaron de mantener vivo el amor por el básquet. 

El linaje lleva el apellido Grant y todo empezó con el nacimiento de dos mellizos: Harvey y Horace. Llegaron al universo el 4 de julio de 1965 y se criaron en Augusta, Georgia. El básquet fue su primera y única pasión. Desde pequeños demostraron tener condiciones diferentes al resto y las cosas comenzaban a pintar para bien. 

Su camino por momentos estuvo unificado y por momentos separado. En la Clemson University compartieron una temporada, pero Harvey luego se fue y terminó recibiéndose en Oklahoma University. De los dos el que más se destacaba era Horace, que decidió presentarse al Draft de la NBA en 1987.

Harvey no quiso ser menos y en 1988 arribó también al sorteo. Así empezó la gesta de los hermanos. Horace fue seleccionado por los Bulls en la décima posición de 1987 y su mellizo fue rescatado por los Bullets en el pick 12. 

Lo de Horace fue dominante y se convirtió en uno de los mejores activos de los Bulls de Jordan y Pippen que lograron tres anillos consecutivos en 1991, 1992 y 1993. Harvey, por su parte, fue un excelente tirador, que explotó en la temporada 1990/91, en la que promedió 18.2 puntos. Sin embargo, su luna de miel duró poco y tras ser traspasado a Portland en la 1993/94 se apagó paulatinamente. 

Harvey se retiró en el 2000 tras ser cortado por Seattle y Horace hizo lo mismo cuatro años después. Su legado estaba en la mesa y todos conocían a dos de los mellizos más significativos de la NBA. Pero el primero de ellos tenían nuevos planes y su herencia seguiría hasta el día de hoy en la liga de Estados Unidos.

¿El motivo? Sus tres hijos: Jerai, Jerami y Jerian. ¿No pueden repetir los nombres sin equivocarse? No hay problema, lo importante es conocerlos. El primero es el mayor de ellos, tiene 31 años y se encuentra jugando en el AEK Athens de Grecia. Los otros dos siguieron los pasos de su padre y lograron llegar a la NBA. 

Jerian, nacido en 1992, es el segundo de la saga y su paso por la liga fue tumultuoso. Su último equipo fue Washington, equipo con el que disputó apenas seis juegos esta temporada. 

El más chico es Jerami, que nació en 1994. El alero que actualmente está jugando en los Nuggets fue creciendo y asentándose poco a poco en la NBA, hasta que convertirse en uno de los nombres más preponderantes del equipo de Colorado. El exterior es un gran defensor y en esta campaña se confirmó como uno de los mejores three-way de la liga. 

Además, al finalizar la temporada podrá declinar su opción de jugador con Denver para explorar el mercado de la agencia libre y conseguir un jugoso nuevo contrato. 

Y así fue que los Grant lograron monopolizar en cierto punto la NBA. Su herencia se mantiene fuerte en la liga norteamericana y las huellas de una familia que divirtió a todos sigue arraigada. La pregunta es, ¿quién será el próximo del clan en llegar? 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Etiquetado como:

Compartir

 



X