NBA

El heroico partido menos recordado de los Lakers

17:34 23/09/2020 | Los de California habían malogrado una ventaja de 3-1 en la serie. Todo parecía perdido en el séptimo juego, pero el equipo pudo revertirlo.

Horry, O´Neal y Bryant (Foto: NBA)

Finales de la Conferencia Oeste. Año 2000. Portland posee una cómoda ventaja ante unos Lakers que desperdiciaron un liderazgo de 3-1 en la serie. Shaquille O´Neal atrapado, Kobe Bryant enjaulado y Glen Rice encadenado. Del otro lado los monstruosos Rasheed Wallace, Scottie Pippen y compañía no daban respiro. El experimento fallaba, y nadie lo salvaba. 

Exactamente en ese momento comenzó la dinastía de los californianos, que protagonizaron uno de los regresos más importantes en la historia de la NBA. Brian Shaw arrancó la racha con una serie de triples. Además, Kobe se encargó de secar a todos los exteriores de Portland, que terminaron fallando 12 lanzamientos consecutivos. 

Esto motivó a Shaq, que en los tres primeros cuartos había anotado apenas nueve puntos. Un gancho del 34 les dio al final la ventaja a los laguneros, con tan solo dos minutos para que termine el partido. Portland empató rápidamente la situación, pero luego apareció Kobe en su máxima expresión. 

Primero un par de libres y después una acción que los fanáticos de la NBA recuerdan hasta el día de hoy. Enfrente estaba el gran Scottie Pippen y nada importó. Bryant realizó un crossover y se escapó como un espíritu ante la imponente presencia del alero. La suerte estaba lanzada y el escolta vio a O´Neal en el dunker spot, lanzándole un alley-oop que rozó el techo del Staples Center.

Shaq no tuvo piedad. La volcó y desató la locura que parecía inverosímil. Ojos bien abiertos, delirio y festejo, los Lakers consiguieron su primera prueba de fuego y sacaron seis de ventaja a 40 segundos del final, demostrando que estaban para grandes cosas. El resultado definitivo fue 89-84 y después de ese triunfo nada los pudo frenar. 

Los Pacers fueron los primeros en caer, después los Sixers y finalmente los Nets. Tres anillos en tres temporadas. Nadie los pudo detener. Todo empezó en esa remontada que parecía malograda y la gloria, desde ese momento, quedó encaminada.  

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X