NBA 2018/19

Kanter: "El básquet es mi escape, cuando salgo de la cancha inicia mi lucha"

19:45 21/05/2019 | Un repaso por el día a día del pivote turco de los Blazers, con amenazas de muerte, charlas con el FBI y un dispositivo por si se siente amenazado.

Foto: David Zalubowski / Associated Press

Enes Kanter podría estar cumpliendo la vida soñada por muchos: gana millones de dólares por hacer lo que le gusta en el más alto nivel posible. Sin embargo, la realidad del día a día del pivote turco de los Blazers es profundamente difícil de sobrellevar. Quizá no se toma dimensión de lo que le toca vivir, porque él mismo se encarga de minizarlo o darle la menor exposición posible, pero detrás de ese jugador físico y de personalidad audaz, se esconde un ser humano que sufre cotidianamente.

Un extenso informe de ESPN a cargo de Tim Keown se encargó de esclarecer con datos surrealistas la dura realidad que enfrenta Enes Kanter. Ya es de público conocimiento que su rivalidad con Erdogan, el presidente de Turquía, escaló a puntos inimaginables y al punto de ser considerado traidor a la patria y persona no grata para el gobierno turco. De hecho, en dicho país se prohibió la emisión de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA porque el interno formaba parte de uno de los equipos.

Sin embargo, estos datos pasan a ser banales cuando ESPN afirma que Erdogan está obsesionado con verlo en la cárcel o muerto. Por consiguiente, se reveló que Enes Kanter tuvo una conversación extensa con agentes del FBI en Portland, una vez fue fichado por los Blazers, para ponerlos al tanto de todos los detalles de su situación: en el 2017 Erdogan revocó su pasaporte y lo acusó de terrorismo de Estado, tanto por sus dichos contra el gobierno como por su relación Gulen, un clérigo exiliado que está en contra de Erdogan.

Con el inicio de esta temporada las amenazas de muerte aumentaron exponencialmente. "Tengo que tomarlas en serio. ¿No lo harías tú?. Esto no es lo mismo que ignorar a alguien que critica tu defensiva o que disiente de una opinión. Uno nunca sabe. ¿Y si la persona que ignoro es un lobo solitario o algún tipo loco que intente hacer algo?", fue la expresión que utilizó Kanter en el informe de ESPN. Por esta razón, el FBI decidió instalar un dispositivo, una especie de botón antipánico, cerca de su cama. "Si se siente incómodo con algo, presione ese botón", le dijeron los agentes. "Si escucha algo que no le agrada o tiene motivos para pensar que se trata de una amenaza, presione el botón y alguien estará aquí en cuestión de minutos".

"Nunca dejaré de expresarme. Entiendo que mi madre, padre y hermana están en Turquía pero, si dejo de hablar, ¿quién lo hará por los miles y miles de personas inocentes que están en la cárcel? Están torturando y matando gente, por ello, debo hablar sobre esos temas. No soy periodista o político, por eso, esta es mi plataforma", explicó Kanter, que hace cuatro años que no puede ver ni hablar con su familia. Sin ir más lejos, no puede salir de los Estados Unidos por miedo a ser extraditado o peor. En este sentido, no viajó a Londres cuando jugaba en los Knicks y hace un tiempo que tampoco va a jugar contra los Raptors en condición de visitante.

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.