Gracias Manu

Julio Lamas: "Con el retiro de Manu se nos fue un pedacito del corazón"

08:12 28/08/2018 | El entrenador que hizo debutar a Manu en la selección se despertó con la noticia sobre su retiro. "Su aporte ha sido mucho mayor aún que los resultados conseguidos".

Lamas con Manu en Londres 2012

Julio Lamas forma parte de un selecto grupo de personas que tuvo impacto directo en Manu Ginóbili. Fue el entrenador que, nada menos, lo hizo debutar en la selección argentina mayor, en el Mundial de Grecia 98. Ayer, por la diferencia horaria, despertó en Tokio con la noticia. Hablamos con él de su relación con Ginóbili.
 

- ¿Te pegó fuerte?

. Es raro, porque tendría que ser normal. Es la hora, pero como hay tanta confianza en que él todo lo puede, inlcuso jugar un año más. Aunque es lógico que pase, igualmente es duro enfrentar la situación que no va a jugar más. No sé que decir, me desperté hace 10 minutos. Si me pegó fuerte... la frase en la que dice que dio todo lo que tenía para dar, es cierta y hay que que dejarlo que de el próximo paso con felicidad. Pero no pasa desapercibido ni por el costado, es un pedacito del corazón que se va. 

 

- Estábamos todo con un poquito de ilusión por la tardanza en la decisión de Manu, pero el miércoles un poco lo anticipó Wojnarowski. Si bien todos estábamos esperándolo, una cosa es otro y otra muy diferente cuando efectivamente sucede.

. Sí, yo me di cuenta que esto iba a pasar desde que escribió el tuit Wojnarowski, ya me fui haciendo la idea. De todas formas, la confirmación oficial de la noticia y el tuit de él generaron el verdadero impacto emocional, que fue pensar en todas la veces que lo vi jugar a este flaco en distintas situaciones. Eso. La cabeza fue para atrás con un sentimiento de gratitud, en distintas formas de agradecimiento y de valoración a algo increíble y fantástico que nuestra básquet nos regaló. 

 

- Me pareció que hoy era egoista sentirse triste...

. Yo creo que sería un error, porque en el tuit puso que el camino lo llevó a un lugar mayor del que había tenido en sus sueños más salvajes. Como siempre, la inteligencia tan grande que el tiene te da una pista y la verdad es que el llevó el juego del básquet, ejecutado por un jugador argentino, a un nivel que no habíamos soñado nunca. Su extraordinaria capacidad para jugar colectivamente hizo que esa portación sea absoluta en el equipo nacional. Nuestro equipo ha jugado algunos partidos, torneos, momentos, a un nivel superlativo al que ya nos habíamos acostumbrado. Pero si hoy miramos un partido determinado, como pasó en estos días, nos daremos cuenta de a qué tan alto nivel llevó el juego. Su aporte ha sido mucho mayor aún que los resultados conseguidos. Entonces, a nosotros que nos salen tantas cosas mal como país, no nos vamos a poner tristes por esto que salió tan fantástico, extraordinario y de tanta calidad. Creo que hay que despedirlo con una sonrisa y con un muchas gracias.

 

- ¿Te resulta natural pensar que hace 20 años lo pusiste en la selección sin quizá imaginar que iba a terminar sucediendo esto?

. En ese momento no me había dado cuenta que era un elegido, pero sí de cómo jugaba. Pero no sabía todo lo que iba a pasar o los resultados que se iban a dar producto de su capacidad mental y emocional, todavía no puesta a prueba a los niveles en los que se fue poniendo después; ni que su inteligencia, amor al juego y capacidad de trabajo iban a construir la leyenda que se construyó. Todo eso no lo sabía, solo vi que estábamos ante un jugador distinto a todos los demás, cosa que además fue muy fácil de ver. La verdad que lo tomo con naturalidad, porque esto fue lo que ha ido pasando a lo largo de todo este tiempo. Sí se que he sido un afortunado entrenador, por haber estado a esa hora y en ese lugar; y luego a la vuelta, en el segundo período en la selección con él experto, en el 2011/12. Uno de los grandes regalos que tuve en mi carrera de entrenador fue haber dirigido a Manu Ginóbili, por supuesto. Pero lo tomo normal, también él hace que las cosas sean así y también es el camino que hemos recorrido.

 

- Recapitulando diversos momentos, uno de los que más me quedó grabado fue la conferencia de prensa después del partido con Rusia, en Londres. No es común ver a un entrenador, en ese caso era vos, un poco superado por el sentimiento...

. Estaba muy emocionado. Lo que pasa es que se juntaron las emociones por el partido perdido, pero también en el camino me cayó la ficha y estaba convencido que se iba a retirar. Pensé eso porque él no estaba elegido para ir a la rueda de prensa, pero me dijo 'yo también voy'. Hice esa interpretación, que después terminó siendo equivacada.

 

- ¿Cuál creés que es el legado que deja?

. Su amor al juego ha disparado que siempre ha disparado que él siempre en partidos, entrenamientos, concentrado y al 100% vaya jugando cada vez mejor el juego que tanto le gusta. Siempre fue aprendiendo cada vez más cosas. Su competitividad, siempre fue valiente para defender a su equipo ante todas las circunstancias, ya sea física o de presión. Siempre daba la cara. Su conducta de buen competidor, tanto dentro como fuera de la cancha -saber ganar y perder-. El representar al país mejor que nunca nadie, en todo tipo de situaciones. Adentro del equipo, respetar a todos los componentes de la misma manera y nunca aprovecharse de su lugar de privilegio. Es tanto lo que Manu le da a un equipo y lo hace tanto mejor desde tantos lugares, que en definitiva deja un legado por su forma de ser. Siempre ha hecho quedar bien y cuando no se ha podido, nunca restó. Siempre haciéndolo naturalmente, con compromiso con el equipo y con buena intención; Manu es una estrella que tiene empatía con el resto de los integrantes del equipo: sabe lo que le pasa a los demás y no se caga en ellos, o los ayuda o no los perjudica.

 

Fabián García / [email protected]

En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.