NBA

Ginóbili, Michael Jordan y la historia de sus frustrados enfrentamientos

16:18 05/06/2020 | Spurs y Wizards jugaron dos partidos entre sí en la temporada 2002/03. En sólo uno de los dos encuentros Manu pudo chocar ante Jordan.

Ginóbili y Jordan (Foto: NBA)

La navidad estaba cerca. Época de cariño, nostalgia y regalos, especialmente para los más pequeños. Papá Noel, los Reyes Magos, las películas en la televisión, las reuniones en familia y las abundantes comidas. Son fechas de alegría. Al menos para algunos. No fue ese el caso de Manu Ginóbili el 31 de diciembre de 2002.  

La causa tuvo nombre y apellido: Gregg Popovich. Sí, otra vez el técnico de San Antonio Spurs. Manu todavía estaba dando sus primeros pasos en la NBA y no podía hacer muchas demandas. Pero ese partido necesitaba sumar minutos. Michael Jordan era uno de los jugadores del equipo rival, Washington Wizards 

El escolta no se quería perder la oportunidad de enfrentar al ídolo que tantas veces observó en el póster de su habitación. Tuvo una primera chance, cuando Spurs jugó ante Wizards el 21 de diciembre del 2002. Lamentablemente, Manu no pudo jugar ese partido por un esguince de tobillo. 

Diez días después de ese enfrentamiento en Texas, al número 20 le llegaría la revancha. El relato lo recordó el zurdo en su blog: “En mi mente, lo que sucedió esa noche fue más o menos así. El juego comenzó. Había entusiasmo en el aire. Nada en el primer cuarto, pero era previsible. Nada durante la mayor parte del segundo cuarto y desde ahí ya me estaba preocupando, pero cuando estaba a punto de irme para el vestuario, Pop se dio vuelta, me miró y me dijo: ¡Entrá! ¡Vas por TD!. Lo que recordaba era que había jugado alrededor de 7 segundos, no había tocado el balón y que MJ ni siquiera estaba en la cancha en ese momento. No importa. Es un juego de 48 minutos. Muy largo y faltaba una pareja segunda mitad. Voy a estar bien”.  

El tiempo pasaba y pasaba, pero Manu no entraba. "Después del descanso me aseguré de que estaba listo para el resto del juego, estaba volando durante ese calentamiento, creo que incluso hice una volcada de molino una vez. Quizás hacia el final del tercer cuarto, pensaba que, al menos para darle un respiro a Bruce Bowen, podía jugar. No. No sucedió. El partido se mantuvo parejo en el último cuarto y Pop nunca volvió a usarme. Juego terminado. Derrota. No MJ. Sin historia interesante que contar. Muy pobre final del 2002". 

Por si eso fuera poco, Washington Wizards fue el equipo que logró ganar el partido (105-103) y Manu apenas pudo pisar el rectángulo de juego luego de esos cinco segundos que lo llamó Popovich en el primer tiempo. ¿Cuando? En la última posesión del partido, en la que el rookie tomó un triple desde mitad de cancha, a la vista de su ídolo, que se retiraba mientras el reloj se descontaba. ¿Hubiera cambiado el resultado con él en cancha? Lo más probable es que no. Lo que sí es cierto es que hubiera hecho muy feliz a un argentino... y a un país.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Fuente: 
NBA

Compartir

 

Notas Relacionadas




X