NBA 2018/19

El drama de Greg Oden: alcoholismo y bulimia tras su fracaso en la NBA

19:01 14/04/2019 | El interno, primera elección del Draft 2007 por delante de Kevin Durant, contó en primera persona su pesar y cómo logró superarlo.

Oden actualmente es coach infantil en Ohio State (Foto: Bleacher Report)

Greg Oden fue uno de los máximos protagonistas de una charla que se llevó a cabo en la Universidad de Ohio State, en la que el principal tema de análisis fue el retiro de los deportistas profesiones y cómo sobrellevarlo. El expivote de 2.13 metros tuvo un inicio de carrera descollante: fue absolutamente dominante en la División I y metió a los de Ohio en la gran final del Torneo NCAA (temporada 2006/07), promediando 15.7 puntos, 9.6 rebotes y 3.3 tapones.

Él mismo, a partir de su rendimiento elevadísimo, empezó a generar una enorme ilusión y expectativa en todo el mundo NBA. Sin ir más lejos, los Blazers lo seleccionaron en el primer puesto del Draft 2007, por delante de tipos como Kevin Durant, Al Horford o Marc Gasol. Tanto se esperaba de Oden que algunos analistas se animaron a predecir que sería el próximo Bill Russell, algo que estuvo muy lejos de suceder. Las lesiones dinamitaron su carrera y solamente pudo jugar 105 partidos en el lapso entre 2008 y 2014.

Los grandes elogios se transformaron en enormes críticas. De ser el próximo Bill Russell se transformó en el mayor fracaso que alguna vez participó en la NBA. Esta contradicción y antinomia extrema fue muy difícil de superar para Greg Oden, a un punto tal que en febrero de 2016, cuando todo terminó luego de una experiencia por China, cayó en una profunda depresión. Durante meses se recluyó en su casa y lo único que hizo fue tomar alcohol; una bulimia inducida por la bebida provocaba que la mayoría de las veces que comía, lo vomitaba.

Sin duda fue el punto más bajo de su vida, junto con la noche en la que golpeó a su exnovia, cuando se transformó en agente libre en 2014. Por aquella agresión tuvo que pagar una suma de dinero y estuvo casi tres años en libertad condicional. 

En los últimos años cambió drásticamente su forma de encarar la vida y el próximo 5 de mayo recibirá su diploma de graduación de la carrera de administración deportiva, ni más ni menos que en su amada Universidad de Ohio State. ¿Qué provocó este crecimiento? Su hija Londyn, de dos años. "Es así de simple. ¿Cómo puedo decirle que vaya a la escuela y reciba una educación si no la recibí?. Quiero ser ese ejemplo", le explicó a Dana Hunsinger, en una entrevista con Indianapolis Star luego de haber dado una charla con los chicos de la universidad.

Thad Matta, el entrenador de Ohio State, también fue importante en su cambio para bien, tal como Oden confesó: "Thad se enteró de mi estado y me llamó para que vaya la práctica para estar con los muchachos. Eso realmente me ayudó a orientarme, a darme un significado". "Simplemente voy al gimnasio, vuelvo al baloncesto, veo a los niños y me doy cuenta de que este es un juego que me encanta", dijo Oden. "No puedo estar aquí afuera bebiendo todos los días o apareciendo a su alrededor con alcohol en el aliento o saliendo de mis poros. Entonces, tenía que empezar a mejorar", completó el ex-NBA, quien actualmente se desempeña como coach estudiantil de los Buckeyes.

Cerró la entrevista con una profunda reflexión: "Necesito darme cuenta de quién soy y qué me gusta fuera del deporte, porque una vez que se ha ido, eso es lo más importante de tu vida. Me gusta ayudar a los niños y mi regalo era el baloncesto. Creo que sí puedo enseñar el juego a alguien que quiera usarlo para ver mucho más de la vida. Quiero decir, el juego de baloncesto me ha abierto los ojos y mi familia y mi vida a tantas cosas diferentes. Solo quiero poder darle esa oportunidad a otro niño".

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.