La Liga 2017/18

Tabarez: "El hambre de revancha que tengo es bastante grande"

20:52 28/07/2017 | Tras jugar en Unión la pasada temporada del TNA, el alero volverá a la Liga de la mano de Hispano y habló de sus deseos de revancha personal.

Pato Tabarez regresa a la Liga tras su paso por Unión
El retorno de Patricio Tabarez a la Liga Nacional ha sido una de las gratas novedades que ha tenido el mercado de pases actual. Después de haber jugado dos temporadas en Obras, cada una con sensaciones distintas, el alero bajó al TNA para tener una temporada de renacer quizá no tanto desde lo deportivo sino mucho más desde lo mental. Ahora, con la confianza de haber hecho un impás y en un año de impulso en la segunda categoría, volverá a la elite de la mano de Hispano Americano.
 
Pato ya había hecho un par de temporadas en el TNA antes de tener esta bisagra en su carrera. Sin embargo en la 2014/15 fue firmado por Obras y dejó gratas sensaciones (5.4 puntos, 2.3 rebotes y 13.6 minutos de promedio en 45 partidos), ese empuje lo llevó a ilusionarse más con su crecimiento en el siguiente año con el Tachero, sin embargo su protagonismo bajó bastante en esa segunda campaña (2.3 puntos, 1.4 rebotes y 9.6 minutos en 51 juegos). Aquella 2015/16 sembraron muchas dudas en la cabeza del jugador de 26 años, y sin opciones en la Liga decidió jugar en el TNA.
 
La idea de pasar a jugar en la segunda categoría venía atada a un par de cuestiones claves: recuperar la confianza, tener protagonismo en un equipo con aspiraciones y demostrar que podía ganarse un lugar nuevamente en el máximo nivel. El resultado fue perfecto, porque Tabarez la rompió en la 2016/17 que tuvo con Unión de Santa Fe (14.4 puntos, 6.3 rebotes, 1.9 asistencias y 29.6 minutos en 45 encuentros) y eso permitió que Marcelo Richotti, entrenador de Hispano, deposite sus ojos sobre él para darle una chance en el equipo austral.
 
En diálogo con Básquet Plus, Pato habló de este proceso que le permitió adquirir un nuevo grado de maduración mental, además de explicar sus ansias casi incontenibles en ponerse la camiseta de Hispano para salir a demostrar su crecimiento. Tomándose esta 2017/18 que se avecina como una revancha personal, Tabarez se abrió a una distendida charla.
 
- Contame un poquito cómo te llega lo de Hispano. Me meto un poco en lo que podría ser tu cabeza y me imagino una ansiedad difícil de contener desde que surge la posibilidad, pasando por la confirmación e incluso ahora esperando que llegue el arranque de la temporada.
. Uh sí, mucha ansiedad, la verdad es que hay muchísima ansiedad. Cuando recibí la noticia de que existía la posibilidad de Hispano la cabeza me empezó a funcionar a 2000 por hora. Me empecé a maquinar, a querer estar ahí, estar entrenando, rendir bien, ganas de tener la pelota en la mano ya. La verdad es que me empecé a maquinar mucho desde entonces. Después cuando se terminó de arreglar pasaron a ser ganas de estar ya ahí entrenando. La ansiedad la traté de llevar más que nada para el lado del impulso y no que me termine de comer a mí, así que trato de manejarla lo mejor que puedo dentro de lo que puedo porque, como nos pasa a todos los deportistas, la ansiedad de una competencia nueva y un reto nuevo nos mantiene vivos. Entonces es bueno tener esa ansiedad, al menos desde mi punto de vista está bueno porque mientras no me controle a mí va a ser lo que me va a dar esas fuerzas, energías y ganas para seguir trabajando y creciendo.
 
- ¿Cómo fue estar en el TNA esa temporada pasada? Porque me da la impresión de que decidiste estar ahí para tomar impulso y confianza, y así catapultarte a esta nueva chance en la Liga.
. La verdad es que bajar al TNA la temporada pasada fue una decisión difícil que tomé, pero venía de un año sin participación y sin mucho ruedo. Creo que fue la mejor decisión que podía tomar. Volver otro año a no tener protagonismo y sentirme mal en la cancha me hubiese marcado mucho. Y capaz que después el rebote no hubiese sido tan fácil como este año donde tengo la oportunidad nuevamente de volver a jugar en la Liga. Creo que mirando para atrás fue una decisión buena la que se tomó. Vamos a ver qué pasa ahora con Hispano, pero tengo confianza y por lo que hablé con Richotti van a darme bastante oportunidades. Estoy contento por esta chance que tengo y estoy con muchas ganas de empezar a trabajar.
 
- ¿Y ese impulso para proyectarte de nuevo a la Liga cómo fue? Porque acá hay un grado de madurez mental que debe ser clave para volver tan rápido.
. Mirá, al principio en el mercado de ese año no estaba fácil, no había ofertas de Liga y yo sabía que estaba difícil porque había hablado con mi representante Raffaelli y me dijo que iba a ser duro porque no venía de tener mucha participación. Después empezaron a llegar las ofertas del TNA. Al principio estaba negado, pero después me senté a pensar tranquilo, lo hablé con mi señora donde para mí la opinión de alguien que lo ve desde afuera es muy válida porque todos los jugadores que estamos adentro sabemos que jugar la Liga es lo mejor, y cualquiera de mis amigos del ambiente me decía "estás para la Liga" o "no bajes porque estás para tener varios minutos en la Liga". Por eso hablar con alguien que ve el básquet de afuera te puede decir "escuchá, yo entiendo que la Liga es el mejor nivel y todo lo que quieras, pero me parece que vos tenés que buscar protagonismo". El último año en Obras la verdad que la pasé mal, no por no tener protagonismo sino por no haber jugado. Fue un golpe duro que me tuve que bancar todo el año, pero en ningún momento de la temporada consideré la idea de bajarme de ese barco. Creo que si uno toma una decisión al principio de la temporada tiene que seguir firme con eso hasta que termine. Y la verdad es que mi señora me ayudó mucho para abrir mi cabeza, para tener otro punto de vista fuera de lo basquetbolístico que era lo que necesitaba yo como jugador. Con esto me refiero al hecho de buscar otro objetivo, tener protagonismo, ir a un equipo que dependa de mí y no que yo dependa de cómo está el equipo para poder jugar o no. Necesitaba tener esa responsabilidad para crecer como jugador. Y la verdad es que después de meditarlo me dí cuenta que bajar al TNA era lo correcto, lo que necesitaba, y de inmediato con mi representante nos pusimos a buscar un equipo que apunte a candidato del TNA, un equipo donde me agarre y pudiese crecer.
 
- Entonces aparece Unión.
. Exacto, entonces apareció esto de Unión, un equipo importante, candidato. Y si bien en el TNA nada te asegura nada, la verdad es que terminó saliendo todo redondo. Pirincho Beltramo me dio toda la confianza, me dejó hacerme cargo del equipo porque si bien no era el capitán me dejó ser un referente de ese equipo junto con Miguel Isola que fue el capitán. La verdad es que me lo entregó en bandeja, y creo que tuve la capacidad para responder y lo hice bien. Después campeón hay uno solo, el resto la luchamos la como pudimos. Pero creo que lo hice bien, me vino bien para crecer personalmente que era algo importante para mí, me dio la capacidad de retomar esa confianza que necesitaba. Después son todas bisagras que espero que me hayan servido para este año. Que los minutos que me toquen ahora no me encuentren con la moral que tenía antes, sino que me encuentren dando lo máximo para poder hacer mejor al equipo.
 
- Hoy me hablabas de la ansiedad y quiero saber cómo la manejas. ¿Sos de estar preparándote mucho para lo que viene o tenés varios momentos donde te tratás de desconectar de eso?
. Mirá, ahora estoy jugando en PreFederal para Los Indios de Moreno y me está ayudando. Cuando terminé de arreglar todo con Hispano tuve una semana en la que estuve en una nube, no entendía muy bien lo que estaba pasando y eso se juntó con la emoción de tener la oportunidad de nuevo. Capaz que me jugó un poquito en contra a la hora de preparar un partido de PreFederal, que si bien es un torneo aparte y que lo jugamos nosotros más que nada para mantener el nivel y no llegar a la pretemporada tan falto de ritmo no es lo mismo que la pretemporada en sí. Pero venía entrenando bastante bien, preparándome bien, y entonces vino esa semana donde fue un golpe en la cabeza y como que quedé mareado. Ahora ya me estoy acostumbrando, me estoy tomando todos los entrenamientos con mayor seriedad todavía y por suerte tuve la fortuna de que Eric Flor vino a entrenar con nosotros porque él también se quiere poner bien para la selección. Yo juego con Eric desde hace mucho tiempo, desde inferiores de Los Indios, lo conozco hace mucho y tenemos confianza. Y la verdad es que tenerlo ahora me vino bárbaro para tener una rivalidad fuerte a la hora de entrenar, me transmite otras ganas de entrenar y de ponerme las pilas para llegar mucho mejor a la pretemporada. Ahora estoy entrenándome a full, poniéndome bien desde lo físico más que nada, trabajando con las pesas y toda la parte deportiva. Pero la verdad es que lo de Eric me ayudó bastante para entrenar el doble de duro, para tener un rival de categoría alta. La verdad es que lo que está haciendo este chico es increíble y está cada vez más imparable.
 
- Pienso que quizá el caso de Eric, salvando algunas distancias pero con ciertas similitudes también, debe ser un espejo. Porque él estaba en pleno crecimiento en el TNA, le sale la chance de San Lorenzo con un lugar más de rol y después viene esta última temporada donde tiene una explosión que hasta le vale la convocatoria a la preselección.
. Pero sí, sin dudas. Y no solamente me pasa a mí a la hora de verlo a Eric, sino a cualquier jugador que venga de jugar categorías de TNA y Federal. Ese tipo de jugador como Eric que la remó para tener un lugarcito, un lugarcito que primero le sirvió como experiencia y entrenamiento más que como juego, y después recién le llegó oportunidad donde se le unieron todos los caminos, el técnico y los compañeros le dieron la confianza, estaba en el lugar indicado y logró explotar. Creo que todos los jugadores que venimos peleando en las categorías de abajo estamos en la misma, lo vemos y te das cuenta de que ese es el camino: trabajar con todo y esperar que en algún momento va a llegar la oportunidad y hay que tomarla. Y si no llega bueno, hiciste tu mejor esfuerzo, hiciste lo que debías hacer y fuiste el mejor jugador que pudiste ser, no te desvías del camino. La verdad es que Eric es un ejemplo para todos los jugadores que estamos peleando desde categorías de abajo, porque creo que en el caso de los chicos de Liga creo que ellos más o menos se acomodan de otra forma que nosotros que venimos de TNA o del Federal mismo.
 
- No sé si preguntarte si esto de Hispano lo tomás como una revancha, pero sí quizá lo tomes como un año bisagra para vos para asentarte definitivamente en la Liga.
. Mirá, yo lo tomo como revancha desde el primer día que me dijeron que iba a jugar en Hispano. Lo tomo como una revancha, definitivamente. Pero conmigo mismo, no con Obras ni con nadie, sino para demostrarme a mí mismo que estoy para jugar en la Liga. El último año en Obras la verdad es que la pasé mal y sentí esa sensación donde me preguntaba "¿pero estoy para jugar en la Liga o no?", y empezás a dudar de vos mismo. Después viene este último año en el TNA donde retomé la confianza en mí mismo, recordé lo que sucedió el primer año en Obras donde jugué bien, y que aparezca esto de Hispano me devuelve toda esa fe que tenía al principio en Obras y que vengo teniendo en este último tiempo tras pasar por el TNA.
 
- Entrás con una inyección anímica importante, se te abren las puertas y te metés como un caballo.
. Y sí, la verdad es que entrás con los tapones de punta. Después la Liga es larga y la verdad es que todo se termina acomodando a como debe ser, siempre. Tengo que estar tranquilo, eso lo sé, pero el hambre de revancha que tengo es bastante grande. Ahora voy llevar toda esta convicción y ganas a entrenar y no bajar la cabeza nunca. Es complicado por estas horas porque ya quiero estar allá, no te lo voy a negar, pero voy a intentar hacerlo.
 
- ¿Y con Marcelo qué hablaste de tu rol?
. De movida él me contó más o menos cuál va a ser mi lugar en el equipo. Voy a ir de atrás, entrando desde el banco. Los titulares van a ser dos grandes jugadores como Mariano Byró y Larry O'Bannon. Mariano no estaba cerrado en su momento pero ya Marcelo me dijo que seguramente iba a ser él porque lo quería retener en el equipo. Son jugadores que van a jugar bastantes minutos, eso lo tengo claro, pero después el primer recambio sería yo. Entonces protagonismo voy a tener si voy a ser el primer recambio. Y lo voy a asumir, no va a ser una cuestión de que como esté juegue, sino que voy a poder jugar y lo voy a tener que hacer bien porque va a ser de mucha ayuda si lo consigo. Tenemos un equipo donde nadie se puede dar el lujo de no jugar bien o no tener un buen partido, así que va a ser una excelente prueba para mí y para todos. 
 
 
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 

Compartir