Súper 20

Quilmes se llevó el primer clásico de la temporada: 88-73 a Peñarol

23:20 29/09/2017 | El Cervecero se llevó una victoria importante ante el Peñarol de Leo, que perdió su invicto en este Súper 20. Flor y Ferreyra fueron las figuras.

Flor fue decisivo en los momentos clave y estuvo imparable en el segundo tiempo (Foto: Prensa Quilmes)

 

Quilmes 88 - Peñarol 73
 
Quilmes se quedó con el primer clásico marplatense de la 2017/18. En una noche donde en la primera mitad se apoyó en su tiro perimetral para después exprimir sus producciones individuales ante el acoso rival, el Cervecero le ganó 88-73 a Peñarol y se abrazó a una victoria importante ante su opositor de siempre. La figura fue Eric Flor, que tomó la lanza en el momento más complicado de Quilmes y con su calidad fue sentenciando una historia que se había comprometido debido a la ferviente lucha de Peñarol. El escolta la rompió con 24 puntos, aunque también hay que destacar labores como las de Nicolás Ferreyra (23 unidades y 6 asistencias) y Enzo Ruiz (14 puntos, clave en el primer tiempo).
 
Ambos equipos se mostraron en llamas durante los primeros minutos. Quilmes estuvo más derecho y con un par de variantes extra independientemente de que se respaldó muchísimo en la mano de Ruiz (11 puntos en el inicio). Desde el lado de Peñarol, el comienzo de Gianella fue fantástico y luego fue escoltado por un gran aporte de Pettigrew, tanto así que 16 de los 20 puntos que anotó todo el Milrayitas en el primer periodo llegó a través de esta dupla. Y si bien Quilmes no pudo cerrar los primeros diez minutos con el +8 que llegó a tener a mediados del parcial (20-12), la realidad es que hizo más daño y fue más peligroso que su rival, levemente pero suficiente como para marcar un buen 25-20.
 
Quilmes tuvo también mayor efectividad desde el perímetro (Ferreyra, Ruiz, Cantón), y un triple de Maciel sirvió para estampar una brecha de 10 apenas comenzado el segundo periodo (30-20). Igual después de eso el trámite se aplanchó, decayó con algunas imprecisiones. Igual Quilmes siguió estando un escalón por encima, y con un doble de Basabe en la agonía del parcial estampó el 47-35 al descanso largo, máxima de +12. El Cervecero hizo mucho uso de su tiro de tres (8/17 en el primer tiempo), Peñarol no lo pudo frenar y ahí estuvo la clave.
 
Peñarol no le encontró la vuelta y al volver de los vestuarios siguió teniendo problemas. El Milrayitas no generó juego, estuvo falto de ideas y también se tardó más de cuatro minutos en convertir sus primeros puntos en el tercer parcial. A pesar de esa sequía muy pronunciada, Quilmes tampoco pudo sacar una diferencia de quiebre (49-35 la máxima) pero sí al menos consiguió dominar el termómetro del encuentro. Igual Peñarol empujó y un triple de Slider bajó el margen a ocho de distancia (53-45), aunque Quilmes terminó cerrándolo 59-48 arriba.
 
El Cervecero había desperdiciado una serie de pasajes importantes para quebrarlo antes, no aprovechó las pérdidas y el desconcierto de Peñarol en el tercer cuarto y por esa razón el equipo de Leo Gutiérrez fue reaccionando. Aún con imperfecciones pero siendo muy combativo y teniendo a Gianella como bandera, el Milrayitas se puso abajo por tan solo 5 (63-58) a menos de ocho minutos. Pero decidido y mucho más oportuno, Quilmes encontró soluciones muy productivas descansando en la tarea de Eric Flor, que con sus rompimientos levantó a su equipo e individualmente creció ante la adversidad.
 
Con Flor (segunda mitad brillante) y un interesantísimo aporte de Ferreyra, de a poco Quilmes se fue despegando del acoso rival hasta sentenciar la historia: 88-73. Los últimos minutos fueron básicamente de control a pesar de que Peñarol se mantuvo a un dígito de diferencia, y ese dominio se respaldó en las excelentes soluciones que tuvo todo Quilmes para resolver el duelo y no padecer ante la presión.
 
 
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus

Compartir