NBA

Las grandes estrellas que no ganaron un MVP de temporada

10:44 28/04/2020 | A lo largo de los años, una gran cantidad de figuras pasaron por la liga y dejaron su marca en ella. Sin embargo, hay algunos que no pudieron ganar el máximo reconocimiento individual en una campaña. Un repaso a cada uno de ellos.

Thomas, West, Stockton y Leonard. (Foto: Getty Images)

La NBA acumula tantos talentos que, en ocasiones, muchos de ellos que merecían ser premiados se quedan en la puerta de reconocimientos y estatuillas que sólo caen en las manos de uno. A lo largo de la historia, una gran cantidad de figuras que dejaron su marca en la liga se han quedado sin el MVP de la temporada regular. Acá, algunos de los miembros de ese grupo.

A pesar de que tuvo una de las carreras más brillantes, Elgin Baylor se despidió de la competición sin haber ganado un campeonato o un MVP de temporada. Durante aquellos años, la liga estaba plagada de estrellas con estadísticas fuera de lo común. El de Los Ángeles Lakers tuvo una campaña de 34 puntos, 19 rebotes y 5 asistencias por juego, pero el trinomio formado por Wilt Chamberlain, Bill Russell y Oscar Robertson era difícil de vulnerar. Y, aunque Baylor fue el segundo jugador más votado en 1961 y 1963, jamás pudo alzar el trofeo.

Algo similar pero incluso más agravado le sucedió a Jerry West, su compañero en la franquicia angelina. Quien le da la histórica silueta al logo de la NBA fue escolta de la votación cuatro veces, tres de ellas de forma consecutiva. En ninguna de esas campañas bajó de los 25 puntos y de las 6 asistencias por partido. Reconocido por su poderío anotador y su facilidad resolutiva, West fue el líder de los Lakers que sufrieron la dinastía de los Boston Celtics de la década del sesenta y, pese a que finalmente pudo ser campeón en 1972, el MVP le fue esquivo.

Uno de ellos es John Stockton, quizás el base más completo de todos los tiempos. Conformó una de las duplas más emblemáticas que vio la NBA al unirse durante dieciocho temporadas con Karl Malone en Utah Jazz. Es, hasta el momento, el jugador con más robos y más asistencias en la historia de la competencia. Sin embargo, y aunque su compañero sí lo logró en dos ocasiones, jamás pudo levantar un MVP de temporada regular. De hecho, la ocasión en la que más cerca estuvo fue en 1989, cuando apenas finalizó séptimo en una carrera que ganó Magic Johnson.

Al igual que Stockton, Isiah Thomas se encuentra en la lista de los perimetrales con mayor visión de juego y capacidad de creación que dio la década del ochenta. Pero, a diferencia del de los Jazz, él dio sus mejores años en ese mismo lapso. Fue campeón en dos oportunidades y MVP Finals en una de ellas, siendo la cara de los inolvidables Bad Boys de Detroit Pistons. Sin embargo, lo más cerca que estuvo de ganar el premio en una campaña fue en 1984: terminó quinto en las votaciones. Magic Johnson y Larry Bird dominaron la NBA en esa época y se repartieron la gran mayoría de los trofeos.

Entre la presencia de Michael Jordan y las grandes actuaciones de figuras como Charles Barkley, Hakeem Olajuwon o el propio Malone, en los noventa existieron varios jugadores con nivel de MVP que se quedaron sin la chance de escribir su nombre en la lista. Patrick Ewing, once veces All-Star y uno de los pivotes más dominantes de esa época, es uno de ellos. También se le suma Gary Payton. El Guante fue el primer (y hasta ahora, único) base en ganar el premio al Mejor Defensor del Año, pero no tuvo la misma suerte con el máximo reconocimiento individual. Clyde Drexler, el escolta que brillaba en esos tiempos solo por debajo de Jordan, terminó segundo en la votación de 1992. ¿Detrás de quién? Sí, de MJ. Scottie Pippen, ladero del 23 y uno de los atletas más infravalorados del juego, tuvo la chance de coronarse cuando su líder se retiró por primera vez. Sin embargo, quedó en el tercer puesto de la carrera que consagró a Olajuwon como el Jugador Más Valioso de 1994.

Más cerca en el tiempo, Jason Kidd aparece como uno de los grandes ausentes en ese listado de ganadores. El base, que se ubica entre los tres hombres con más triples-dobles en la historia de la NBA y ya fue incluido en el Hall of fame, perdió una disputa mano a mano con Tim Duncan en 2002. Además, finalizó entre los diez más votados en cinco oportunidades. Logró ponerse el tan ansiado anillo en 2011 con los Dallas Mavericks, pero el MVP fue una cuenta pendiente en su aclamada carrera.

Dwyane Wade fue el máximo anotador en 2009 y tuvo una de las grandes campañas de su carrera, pero apenas quedó en el tercer puesto de una lucha que protagonizaron Kobe Bryant y LeBron James y que premió a este último. Su figura, opacada por la presencia de estas dos estrellas y por grandes años de rivales como Derrick Rose, Dirk Nowitzki o Steve Nash, fue privada de una condecoración que haría incluso más exitosa su trayectoria.

Todavía tiene tiempo de lograrlo, pero Kawhi Leonard va camino a ser uno de los integrantes de este grupo. El actual miembro de Los Ángeles Clipeprs ha ganado dos campeonatos y en ambos fue el MVP de las Finales. Pero, para ser uno de los jugadores más dominantes de su tiempo, sorprende que no haya pasado del tercer puesto en la votación por el premio de temporada. Las lesiones y, por consiguiente, el famoso "load managment" para descansar su cuerpo, lo han relegado a una posición en la que su impacto en las campañas no es tan tenido en cuenta.

Leandro Carranza | [email protected]
En Twitter: @basquetplus | En Twitter: @leocarranza99

Compartir

 



X