NBA 2019/20

La revolución yugoslava llegó a la NBA y está mejor que nunca

17:16 16/09/2020 | Los balcánicos ya no son jugadores de rol, sino líderes y primeras opciones de sus equipos. Jokic y Doncic se destacan, pero no son los únicos.

Jokic, Bjelica, Doncic, Bogdanovic y Saric (Foto: Marca)

Yugoslavia fue un país en el que varias entidades políticas existieron sucesivamente en la parte occidental de la península balcánica en Europa durante el siglo 20. En 1963, luego de una serie de disputas, el lugar pasó a llamarse República Federativa Socialista de Yugoslavia, que fue el estado de mayor duración y estaba integrado por seis repúblicas: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia (incluidas las provincias autónomas de Vojvodina y Kosovo y Metohija). 

Desafortunadamente, a partir de 1991, la República Socialista Federativa se desintegró a causa de las Guerras Yugoslavas que siguieron a la secesión de la mayoría de las entidades constitutivas del país. Con esto se terminó el dominio yugoslavo en el deporte y, especialmente, en el básquet. En cuanto al mundo de la naranja eran, son y seguirán siendo una de las mejores escuelas del universo, pero las distintas guerras deformaron lo que podría ser uno de los mejores seleccionados de todos los tiempos. 

Poco a poco sus jugadores irrumpieron en Estados Unidos y las huellas de jugadores como Drazen Petrovic, Peja Stojakovic y Vlade Divac todavía se pueden ver. Pero quizás antes no tenían el rol de la actualidad, en el que los balcánicos son las principales opciones de sus equipos. En la temporada regular 2019/20 se vio un poco de eso, pero en estos playoffs se acrecentó aún más su papel. 

Nikola Jokic (Serbia) en Denver Nuggets es el eje por el que gira la ofensiva y lo mismo ocurrió con Luka Doncic (Eslovenia) en la primera ronda. Goran Dragic (Eslovenia) en Miami Heat es uno de los veteranos más confiables de Spoelstra y uno de los principales generadores en ataque. Ivica Zubac (Croacia) y Boban Marjanovic (Serbia) supieron ser importantes desde el puesto de cinco y promediaron medias de 18.4 y 9.6 minutos. 

La realidad es que los tres primeros de los mencionados son fundamentales y tanto Doncic como Jokic son el Everest de una generación que llegó para cambiarlo todo. De hecho, los dos fueron elegidos hoy en diferentes quintetos ideales de la temporada. El esloveno integró el primer equipo y el serbio el segundo.

Puntos, generación de juego y, sobre todo, inteligencia para desenvolverse en el rectángulo. Pueden pasar el balón, lanzar de media/larga distancia, atacar el aro, mover los pies y deleitar a todos. Son los más completos en el sector ofensivo y cada vez son más.

Drazen aplaude, Tito se ríe. Yugoslavia otra vez lo consigue.   

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X