NBA

Jamal Murray, la otra estrella de los Nuggets

09:22 18/08/2020 | El perimetral de Denver la rompió en el primer partido de playoffs ante Utah Jazz. Viajamos al pasado para conocer su historia.

Foto: NBA.com

Nikola Jokic es la piedra fundamental de Denver Nuggets y todas las esperanzas de la franquicia de Colorado empiezan y terminan en el pivote serbio. Sin embargo, si el equipo verdaderamente da el salto hacia una esfera de dominio superior, será porque Jamal Murray pudo consolidarse como el jugador que insinua ser. Luego de su gran actuación ante Utah Jazz en el juego inicial de primera ronda de los Playoffs, es necesario volver el tiempo atrás y conocer su historia.

El canadiense nació en febrero de 1997 en Kitchener, Ontario. Desde pequeño, su relación con el deporte fue bastante fuerte. Su padre practicaba kung fu, una disciplina a la que él también se entregó. De allí sacó uno de sus rituales previos a cada partido en la liga estadounidense: horas antes del encuentro, Murray se toma unos minutos para meditar.

Pero, aunque Roer le inculcó esa pasión por las artes marciales y su entorno tenía más que ver con el hockey sobre hielo que con cualquier otro juego, el niño se enamoró del básquet: "Es difícil hasta encontrar un gimnasio, una cancha cerrada en la cual entrenar. Todo está enfocado en el hockey, pero lo hicimos funcionar. Mi papá y yo trabajamos mucho en pistas al aire libre, en colinas y en varios lugares. Fue una combinación de cosas", confesó en una entrevista hace apenas tres años.

Murray desarrolló su juego en el secundario Grand River, ubicado a pocas cuadras de su casa. Sin embargo, su explosión se dio al ser transferido a Orangeville. Allí, junto a otro futuro NBA como Thon Maker, se dio el gusto de acumular varias victorias ante institutos estadounidenses. Eso lo puso en el mapa y le permitió hacerse un nombre entre los cazatalentos. Al brillar en juegos internacionales como el Nike Hoop Summit, no hubo vuelta atrás: su próximo destino fue la Universidad de Kentucky.

Pese a haber disputado tan solo una temporada en la NCAA, el de Canadá se metió de lleno en la historia grande de los Wildcats. Alcanzó un promedio de 20 puntos por partido, la mayor cantidad para un freshman del programa y para cualquier jugador en la etapa del entrenador John Calipari, que comenzó en 2009 y se extiende hasta el presente.

Gracias a esos registros, los Denver Nuggets lo seleccionaron en el séptimo puesto del Draft de 2016. Poco a poco, generó una química innegable con el otro gran talento joven del equipo: un interno llamado Jokic, que entendió a la perfección las virtudes de su compañero. Murray ha crecido hasta establecerse como una verdadera fuerza ofensiva. Medita. Luego, juega cada partido como si fuera el último. En él descansa el máximo potencial de uno de los planteles más prometedores de la competencia.

Compartir

 



X