Informe

Flex: la jugada con la que Argentina venció a Estados Unidos en 2004

16:46 24/03/2020 | Desde el primer minuto, Argentina aplicó la ofensiva Flex. Estados Unidos nunca supo defenderla. Les dio el pase a la final en Atenas 2004.

Scola y Oberto tras la victoria (Foto: FIBA)

Flex es una de las ofensivas más populares y reconocidas del básquet en la actualidad. De alguna u otra manera la utiliza la mayoría de los equipos del mundo, ya que, a pesar de que todos la conocen, siempre se puede vulnerar a la defensa a partir de ella. Juego de cortinas, pases, lanzamientos y compañeros abiertos. 

Pero no todos la pueden hacer y para llevarla a cabo de manera correcta se necesita riqueza técnica, creatividad, timing y lectura. Es necesario saber jugar con y sin pelota, entender la continuidad de las acciones y mantener a todos involucrados, pensando siempre primero en el pase y luego en el tiro.  

Precisamente por todos estos baluartes, Argentina la utilizó en 2004, y más precisamente en la semifinal ante Estados Unidos. ¿Por qué? Porque los norteamericanos no estaban familiarizados con la materia y para poder defender de manera apta esta ofensiva hay que tener una defensa aún mejor, mucha química y también reglas que les permitan saber cuándo cambiar o mantenerse con sus marcas. 

Desde el primer minutos, los nacionales se encargaron de lastimar a Estados Unidos a partir de este ataque con múltiples funciones. En el corte al aro, en la caída de los internos o tras salida para los tiradores, los del norte nunca pudieron descifrar la táctica de Argentina.  

Cambios de velocidad, dirección y ritmo, juego sin balón, lectura y continuidad. Conceptos fundamentales que pueden ser aplicados por sólo aquellos que poseen una formación e inteligencia conjunta. Sólo para los que aprendieron a caminar antes de correr. Y fue por esto que Argentina logró aplicarla en 2004: por la calidad de sus intérpretes.  

Tanto Pepe Sánchez como Alejandro Montecchia en la base, como Manu Ginóbili, Andrés Nocioni, Walter Herrmann, Hugo Sconochini y Carlos Delfino, entre otros, en el exterior, y como Fabricio Oberto, Luis Scola, Gabriel Fernández y Rubén Wolkowyski en el interior, tenían todas estas herramientas para llevar a cabo la ofensiva de Flex.  

Buena calidad de pases, dominio de la triple amenaza (pase, tiro y penetración) y de las distintas detenciones, correcta utilización de la técnica y la táctica, los piques y cambios de direcciones, efectividad en el lanzamiento y agresividad son los condimentos que formaron un crisol especial, el cual le permitió a Argentina derrotar a Estados Unidos en la instancia más complicada. Luego ganaron en la final a Italia y trajeron la de oro. Todo gracias a un ataque. ¿Quién lo hubiera pensado? 

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X