Liga Cordobesa

9 de Julio cortó el invicto de Atlético Bell y forzó un quinto juego en la final de la Liga Cordobesa

14:48 09/04/2018 | El equipo dirigido por Rubén Coronell derrotó a Bell por 78-71 y estiró la definición del certamen que otorga un ascenso al próximo Torneo Federal.

9 de Julio festejó por primera vez en la serie final de la Liga Cordobesa (Foto: Germán Ruiz para INTERBASQUET).
No hubo campeón este domingo en Morteros, porque 9 de Julio se repuso a las tres derrotas consecutivas que había sufrido en la serie final de la 21º edición de la Liga Cordobesa, con una victoria que justificó en el tramo decisivo del encuentro ante Atlético Bell, cortándole un invicto de 22 partidos, en el certamen que otorga una plaza para Torneo Federal 2018/19.
 
Hubo varios puntos altos en el conjunto de Morteros, como Leandro Conti, Julián Garate, Oscar Cabrera, Tomás Acosta y Rodrigo Alvarez (8 con 2/3 triples), pero la figura excluyente fue el capitán Facundo Toledo, goleador de su equipo con 19 puntos, de los cuales en su mayoría fueron conseguidos desde la línea de libres (14/16), dado que por momentos, la única manera de detenerlo fue con faltas. En la visita se destacó Sebastián Faure con 25 puntos (10/16 cancha).
 
Fue un partido luchado y cargado de dramatismo, porque 9 de Julio llegaba a esta instancia con la última esperanza de salir de perdedor y estirar la serie, mientras que Atlético Bell sabía que se le presentaba una oportunidad histórica de consagrarse campeón, en rodeo ajeno y por si fuera poco, ganando todos los partidos del torneo.
 
Mucho más sereno, el conjunto visitante se adelantó 1-5 en menos de un minuto, pero el local reaccionó a partir de la movilidad que le impuso Acosta, y las anotaciones de Garate (7) y Alvarez (5), claves para vuelta el trámite. Con una defensa mucho más intensa, 9 de Julio amagó con tomar el control (11-7), pero después de un tiempo muerto pedido por Aguilar, Bell se paró mejor, provocó algunas pérdidas (6), y equilibró las acciones para cerrar el primer cuarto dos puntos abajo: 20-18.
 
El ingreso de Toledo (7) fortaleció la pintura del local, que sacó una renta de seis (29-23) con el aporte del pivote, los atrapes defensivos y el juego en transición, ante un Bell muy impreciso, sobre todo de larga distancia (3/13 triples) y con muchas dificultades para trasladar el balón (5 pérdidas).
 
Después de un nuevo minuto solicitado por Aguilar, Bell tomó las riendas, controló el poste bajo, obligó a su adversario a tomar tiros incómodos, y cuando tuvo la pelota fue inteligente para jugarla, rompiendo la primera línea con las penetraciones de Rosatti (7) y Faure (15). Justamente con un triple del segundo, el visitante recuperó el predominio en el marcador (29-32).
 
En los últimos dos minutos y medio del primer tiempo el juego se hizo impreciso, plagado de errores, de lanzamientos poco efectivos y con muchas pérdidas. Demasiado vértigo y poca serenidad, que terminó favoreciendo a Bell, que se fue al descanso largo ganando por cinco (29-34), después de una bandeja convertida por Faure cuando quedaban 5 segundos.
 
El partido ganó en intensidad al regreso de vestuarios, porque se jugó más control, y con mayor rotación de balón. Con cinco puntos seguidos de Acosta, 9 de Julio descontó a uno, pero emergió la figura de Falistoco con dos triples para darle un poco de aire a la visita, en un clima de muchísima tensión (42-47).
 
Con la salida de Falistoco por un golpe, el Patriota emparejó las acciones, primero con un triple de Conti, al que le siguieron los puntos de Toledo, dado que el pivote hizo mucho daño en la zona de la pintura cargando de faltas a sus marcadores, y por si fuera poco, coronando un gran cuarto con una canasta de tres convertida desde la esquina (51-51). Todo indicaba que ingresarían igualados al último segmento, pero De Miguel de larga distancia le puso cifras definitivas al tercer parcial: 51-54.
 
El capítulo final se jugó a pura emoción. Con una bomba de Alvarez de nueve metros, 9 julio volvió al frente (59-57), pero Bell se lo dio vuelta en menos de un minuto (59-62), obligando a Dario Coronell a pedir tiempo muerto. A partir de ahí cambió el curso, porque el local ganó en confianza y claridad, sustentado en el rendimiento del tridente Conti, Garate y Toledo. Con más decisión de jugar uno contra uno, y la dirección de Acosta, el dueño de casa se llevó por delante a Bell para alejarse a siete (72-65) con dos minutos y medio por jugar.
 
Por primera vez en la serie, Bell se encontró sin respuestas, chocó una y otra vez con una defensa muy intensa, observando como el partido se le iba de las manos; mientras 9 de Julio lo fue cerrando con el temple y el carácter que necesitaba para salir de perdedor ante su adversario, y llevar la definición de la Liga Cordobesa a un quinto juego, el cual se jugará el próximo viernes en Bell Ville.
 
Roberto Martín (Enviado especial a Morteros)
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @robertofmartin

Compartir