NBA

¿Las conocías? La historia de las tres mujeres que llegaron a la NBA

19:54 08/03/2017 | Denise Long, Lucy Harris y Ann Meyers llegaron, de alguna u otra manera, a tener vínculos concretos con equipos NBA. Conocé sus historias.

Las pioneras Long, Harris y Meyers

Mucho tiempo antes de que Becky Hammon se transformará en la primera mujer en ser asistente full time de un equipo NBA, hubo tres pioneras que tuvieron vínculos importantes con la competencia desde otro ámbito: como jugadoras. Sí, Denise Long, Lucy Harris y Ann Meyers llegaron a tener relación con tres franquicias NBA y esta es su historia.

La universidad le quedaba chica

El caso de Long es quizá el más particular de los tres. Nacida en Iowa en 1951, se transformó rápidamente en una sensación deportiva a nivel de secundaria, destacándose en varios deportes, pero siendo una verdadera estrella en el baloncesto. Durante sus cuatro años en Union-Whitten High School, Long anotó más de 6000 puntos, además de ganar el campeonato estatal en 1968. ¿Su producción en ese partido? ¡68 tantos! (promedió 70,5 en cuatro juegos de playoffs).

Su talento no tenía límites y excedía al nivel de su competencia. En 1969, por ejemplo, llegó a anotar 111 puntos en un partido. Sin embargo, una vez graduada, llegó la gran pregunta: ¿qué hacer de su vida? Al parecer, Long no quería jugar a nivel universitario, ya que consideraba que tendría muy poca exposición en la NCAA. Claro, según cuentan reportes de aquella época, sus partidos de secundaria eran vistos por hasta 15.000 espectadores en persona. Una locura.

En medio de esas dudas, llegó una llamada que la tomó completamente por sorpresa: le informaron que había sido drafteada, palabra que Long interpretó que se refería al llamado del ejército. Pero la realidad era muy diferente: los San Francisco Warriors la habían seleccionado con su 13° pick del Draft de 1969.

De todas formas, la alegría duró muy poco. El comisionado NBA de aquella época, Walter Kennedy, no tardó demasiado en anular el fichaje con dos justificativos: consideraba la elección un elemento de publicidad y además, la liga no permitía jugadores que saltaran directamente desde la secundaria. 

Long regresó al año siguiente a su estado natal y concurrió a la Universidad de Northern Iowa, donde solo estudió durante un semestre, antes de partir a Japón para realizar un tour basquetbolístico. Su sueño NBA no duró demasiado, pero siempre tendrá su lugar en la historia como la primer mujer en ser drafteada.

La primera oficial

Ocho años después del caso Long, la historia se repitió, ahora con la oriunda de Mississippi, Lusia Harris. Harris fue una estrella a nivel universitario, destacándose en sus años en Delta State, donde ayudó a su equipo a ganar tres títulos de forma consecutiva. Durante su carrera allí promedió 15,9 puntos y 14,5 rebotes, con un récord de victorias que habla por si solo: 109 triunfos, contra apenas 6 derrotas.

Luego de representar con éxito a su país a nivel internacional, junto a otras dos pioneras como Nancy Lieberman (asistente en los Kings) y Ann Meyers (ver "De par a par"), llegó el Draft de 1977, donde fue elegida por los New Orleans Jazz con el pick 137°. A diferencia de Long, la selección no fue anulada. Era oficialmente la primera mujer drafteada por un equipo NBA.

A la sorpresa del fichaje, se le sumó la respuesta de la propia Harris. No le interesaba jugar en la NBA y ni siquiera participaría de los entrenamientos con el Jazz. Pocos sabían entonces la verdadera razón para su decisión: estaba embarazada, lo cual obviamente no le permtiría practicar con normalidad.

Su carrera profesional tuvo una sola campaña: la 1979/80, representando a los Houston Angels de la WPBL (Women´s Professional Basketball League). Pero más allá de esto, su legado continuó en 1992, siendo la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama, junto a la también ex jugadora Nera White.

De par a par

Para el final quedó el caso de Ann Meyers, quien sin dudas ha sido la mujer más cercana en llegar a participar de un partido NBA. Una exitosa carrera a nivel secundario, transformó a Meyers en la primera mujer en recibir una beca completa para jugar al básquet en una universidad estadounidense. Quien la eligió fue la presitigiosa UCLA y su impacto fue inmediato: en febrero de 1978 registró el primer cuádruple doble en la historia de la NCAA, sumando 20 puntos, 14 rebotes, 10 asistencias y 10 robos ante Stephen F. Austin. En esa misma campaña, las Bruins consiguieron el campeonato nacional, venciendo en la final a Maryland.

Apenas un año después de su salida de UCLA, Meyers hizo historia: firmó un cotrato de 50.000 dólares con los Indiana Pacers y entrenó durante tres días con el primer equipo, que intentaba definir su roster final para la temporada. Eventualmente, Meyers no quedó entre las seleccionadas, pero eso fue simplemente una anécdota: había competido de par a par dentro de un equipo NBA.

Si bien no hubo otras oportunidades futuras para Meyers en la liga estadounidense, la nacida en San Diego continuó dejando su marca: se unió al equipo de transmisión de los Pacers, en una época donde casi no había mujeres en el periodismo deportivo; se transformó en la primera drafteada en la historia de la WPBL (1978), donde luegó ganó el MVP en la 1979/90 y se quedó con tres ediciones consecutivas (1980, 1981 y 1982) del Women Superstars, un evento al estilo decatlón, combinando diferentes disciplinas deportivas. Hoy sigue ligada al periodismo, cubriendo en NBC el básquet femenino en los últimos tres Juegos Olímpicos. Como no podía ser de otra forma, en 1993 ingresó al Salón de la Fama.

 

En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90

 

Compartir