Finales NBA

Uno por uno: el análisis de los Lakers campeones

21:20 12/10/2020 | LeBron y Davis se llevaron todas las fotos, pero el equipo tuvo en las finales más actores de reparto que estuvieron al nivel.

Los Lakers, analizados uno por uno (Foto Getty)

Los Ángeles Lakers se consagró campeón de la NBA, logró el 17º título de su historia y ya la temporada 2019/20 es parte del pasado. En este informe, analizaremos a los nueve jugadores que tuvieron una participación de al menos 10 minutos por juego.

LeBron James (6 PJ, 29.8 puntos, 11.8 rebotes, 8.5 asistencias, 39.4 minutos).
No defraudó a nadie, que era su principal mochila. Aunque se tenga un gran equipo, grandes compañeros y gran entrenador, si los Lakers perdían este campeonato el apuntado iba a ser él y nadie más. LeBron asumió el reto tras un primer año en la franquicia olvidable, y tuvo una característica central. Ser un líder positivo absolutamente siempre. Cuando todo iba bien, se encargó de mantener la concentración del resto a tope y, cuando iban mal, pudo el hombro para que todos se apoyen en él. Mentalmente se comió a todos en Orlando. 

Anthony Davis (6 PJ, 25.0 puntos, 10.7 rebotes, 3.2 asistencias, 38.2 minutos)
Era el otro que tenía que demostrar que toda la movida armada para llevarlo a Los Ángeles había estado justificada. Es hoy por hoy uno de los interiores más versátiles de toda la NBA, con gran cantidad de recursos, sobre todo un tiro exterior cada vez más confiable. Sufrió en los partidos 3 y 4 la defensa que le propuso Miami, pero terminó siendo decisivo con su tamaño y poder ofensivo. 

Kentavius Caldwell-Pope (6 PJ, 12.8 puntos, 2.8 rebotes, 2.0 asistencias, 31.3 minutos)
No tuvo una gran serie en el tiro de tres puntos, pero desde allí terminó siendo clave en los últimos, más allá de la derrota en el quinto partido. Tuvo carácter en todo momento y siempre que estuvo en cancha fue intenso defensivamente. Asumió su rol de tirador y, aunque a veces no le fue bien, no esquivó el bulto. Buena serie de KCP.

Rajon Rondo (6 PJ, 8.7 puntos, 5.2 rebotes, 5.5 asistencias, 26.0 minutos)
Está claro que no es el que llevó a Boston al título hace 12 años, pero mantiene chispazos de calidad extrema, sobre todo para manejar situaciones en momentos cruciales, y para ordenar de otro modo el juego cuando comparte cancha con LeBron. Defendiendo sigue siendo bravo y ya no tendrá tiro exterior sólido, con 33 años cumplidos, pero en la burbuja no estuvo tan mal, con 7/21 en las finales. Fue el otro líder que tuvo LAL para sobreponerse a los momentos de dudas. 

Kyle Kuzma (6 PJ, 8.5 puntos, 2.8 rebotes, 0.5 asistencias, 21.6 minutos)
No lo hizo mal. Fue parte de la rotación habitual y tuvo una correcta actuación general ofensiva, aunque con bajos porcentajes. Se espera bastante de él, pero en este esquema de los Lakers no tenía muchas opciones de destacarse, porque debió hacerlo con el tiro de tres, que no le funcionó muy bien (9/29). Tiene talento y es joven. Pero debe empezar a despegar. 

Danny Green (6 PJ, 7.5 puntos, 2.8 rebotes, 1.2 asistencias, 22.9 minutos)
No tuvo una gran serie final. Si bien es un jugador al que no se le van a pedir demasiadas cosas, sí se espera que sea confiable con el tiro de tres puntos, normalmente tirado con tiempo y espacio, y no le fue bien, más allá de fallar el que podría haberles dado el título en el juego 5 totalmente solo. Tiró 29% de tres, no tuvo una labor defensiva brillante pero dio una mano. No más que eso. 

Markieff Morris (6 PJ, 7.5 puntos, 3.3 rebotes, 1.2 asistencias, 21.3 minutos)
Salvo el partido 4, en el que tuvo mucho peso ofensivo (19 puntos), después gravitó poco en el ataque. Tuvo roles definidos cuando se jugó small ball y quedó de cinco (mucho menos que en las series anteriores), y su tiro de tres no estuvo tan activo. Igual, es de esos jugadores que entran intensos y salen intensos. Que hacen lo que hace falta y no piden nada a cambio. Útil.

Alex Caruso (6 PJ, 6.3 puntos, 2.5 rebotes, 2.3 asistencias, 24.6 minutos)
Le dio al equipo energía, defensa, actitud e intensidad. Cuando fue necesario y tuvo chances, también aportó ofensivamente, pero no fue ese su trabajo central en el equipo. Con el correr de los playoffs se fue haciendo un espacio que supo aprovechar y se ganó un lugar a futuro. Tiene mucho para aprender, pero fue otro de los utilitarios que le facilitaron las cosas a Vogel. 

Dwight Howard (6 PJ, 2.8 puntos, 2.8 rebotes, 0.7 asistencias, 11.8 minutos)
Tuvo una tarea poco redituable en estas finales. Su labor era defender e intimidar por tamaño, pero Miami le encontró la vuelta y no terminó sirviendo tener dos grandes, con lo cual sus minutos se vieron muy recortados. Cuando le tocó jugar, no tuvo peso, como ante Denver. Al menos, él jugó. JaVale McGee no pisó la cancha. 

Frank Vogel
El coach tenía presión por manejar a un equipo como los Lakers, pero la realidad es que LeBron le hizo el trabajo muy sencillo. No lo complicó, no lo desautorizó nunca y fue un trabajador permanente. Vogel supo reaccionar tácticamente a los cambios que le propuso Spoelstra y, si bien el juego del equipo no tuvo la fluidez que uno pretende de un campeón, se adecuó al personal que tenía, sostendio en dos pilares: James y Davis. Para su primer año, no estuvo mal.

No analizamos a JR Smith, Quinn Cook y Jared Dudley porque sus ingresos fueron mínimos en la serie final. 

Compartir

 



X