Preolímpico Femenino

Una felicidad histórica: triunfazo de Argentina a Brasil

15:08 14/08/2015 | Las Gigantes cerraron el Grupo B del Preolímpico con un histórico triunfo ante Brasil por 73-69. Gloria tras 59 años. El sábado, el rival en semis será Cuba.

Boquete festeja su decisivo bombazo, en el momento justo y empezando a definir la historia. (foto: FIBA Américas)

Pasaron 59 años de la última alegría argentina ante Brasil en certámenes oficiales de mayores. Por esa misma razón este jueves 13 de agosto no será una jornada más y quedará en el recuerdo, porque Argentina se quedó con un enorme partidazo ante Brasil por 73-69 y bajó a uno de los gigantes del continente después de tanto tiempo.

 

En el historial con Brasil había que remontarse mucho tiempo atrás para encontrar una victoria nacional (Sudamericano de 1956, siempre en mayores y en torneos oficiales, claro). Sin embargo esta mala racha se acabó hoy, en el cierre de la fase de grupos del Preolímpico Femenino y en una nueva edición del gran clásico sudamericano. Las Gigantes de Cristian Santander escribieron una enormemente feliz página en su historia tras bajar a las brasileñas, se quedaron con el Grupo B de Edmonton 2015 y en las semifinales de este sábado irán frente a Cuba.

 

La alegría de haber conseguido el derecho a jugar el Repechaje del año próximo había sido el primer objetivo de la selección, algo que se consiguió en la jornada de este miércoles y clasificando a las semifinales del Preolímpico. Claro que todavía restaban y restan objetivos en este torneo, porque más allá de ganar hoy la intención de las Gigantes pasó por evitar el cruce de semis ante todo un favorito como Canadá y buscar un cruce más accesible en los papeles como Cuba. Canadá demolió a Cuba en el turno previo, por lo que Argentina salió a jugar ante Brasil con la obligación de ganar y así lo hizo.

 

Las Gigantes tuvieron unos primeros veinte minutos de enorme lucidez. Se llegó a ganar por dieciocho puntos (34-16) en ese tramo, apoyado en una defensa inquebrantable y una ofensiva de lo más efectiva y repartida. Claro que Brasil, como toda potencia, no puede ser tomada a la ligera y por eso jugó a otra cosa en el complemento. Planteando un partido muy físico y con la aparición de una Iziane Marques en grandísimo nivel, las dirigidas por Luiz Zanon complicaron lo suficiente y estuvieron a solo un paso de volver a amargar a Argentina. No obstante, el equipo de Santander supo reaccionar y manejar la presión, llevándose el triunfo en un final de lo más sufrido.

 

 

La selección arrancó con mucha intensidad y velocidad. De la mano de Gretter y su versatilidad, las Gigantes movieron el balón de manera muy correcta y desbarataron cualquier ajuste defensivo del rival. Es cierto que la rafaelina fue de lo más destacado, aunque el equipo consiguió tener un inicio colectivo de lo más alentador.

 

Brasil se recuperó rápido de la mano de Nadia Colhado e Izi, empatando el juego en 6 y despertando de aquella siesta que mostró en el arranque. Las de Luiz Zanon se acomodaron rápido, amenazaron con revertir el juego y obligaron a que Santander reorganice el equipo.

 

Argentina consiguió su necesitado reajuste desde la defensa. Nuevamente enfocada, con buena custodia en el juego interior y buscando correr cada contragolpe, Gretter siguió exhibiendo su gran nivel y a ello se sumó la aparición del goleo de Thomas (se destapó con un triple). Argentina apretó el acelerador, se recostó en ese trámite que tan bien le sienta y clavó un parcial de 11-0 para escaparse 17-8 en el global. En defensa, lo más interesante desde la labor que no ven las estadísticas fue el momento que gozaron Vega y Santana.

 

Brasil siguió sumando problemas. Independientemente de que no pudo equiparar ese trámite veloz al que obligó Argentina, el seleccionado verdeamarelo sumó la tercera falta de una jugadora fundamental como Nadia. El trabajo de Vega en la marca fue decisivo, porque a la pivote de Atlanta Dream se la notó molesta y estuvo incómoda.

 

Sin un faro de referencia como su pivote, el ataque brasileño se recostó en otra de las experimentadas como Izi. Con Márquez tomando más responsabilidades desde el perímetro, el planteo brasileño cambió pero Argentina logró cerrar el primer episodio arriba por 21-12, reflejando en números el fantástico arranque de la noche.

 

 

La defensa y el juego de pases tuvieron su continuidad en el arranque del segundo periodo. El trabajo en el fondo encontró una mayor evolución con el ingreso de Fiorotto, que defendió de forma excelente dentro de la pintura y ayudó para que a nivel colectivo no se permitan segundas chances en el rival. Cada vez que Brasil buscó recortar Argentina respondió bien (la entrada de Pepo González también fue clave), escapándose a 29-16 a menos de seis minutos.

 

Las Gigantes siguieron finas, Boquete también se sumó a la interesante contribución argentina (gran aporte de la mendocina tanto en defensa como en ataque) y la brecha llegó a estirarse a dieciocho (36-18). Sin embargo, de a poco Brasil empezó a encontrar algunas respuestas en las manos de Débora. Aunque en el fondo le costó muchísimo defender a Pepo o Gretter, la base dio algunas complicaciones en ofensiva.

 

Tras una primera mitad que se cerró 38-24 a favor de Argentina, Brasil reingresó a la cancha un poco más intenso. Empujando con más autoridad, la presencia de Nadia y molestando cada ofensiva argentina, las de Zanon empezaron a descontar hasta bajar el doble dígito de diferencia (43-34).

 

El oxígeno y las buenas parecieron llegar cuando Nadia sumó su cuarta falta, de forma prematura y con mucho tiempo por jugarse del tercer cuarto. Sin embargo Argentina también sumó un tinte nublado con la tercera infracción personal de Vega, y aunque Fiorotto suplantó bien su tarea el trámite del partido fue cambiando. No por fallas individuales, sino por la presencia constante de Izi en la vereda rival.

 

 

El planteo brasileño cambió, el juego se tornó mucho más físico y el goleo de Iziane fue un constante dolor de cabeza para el seleccionado nacional. El trámite fue de ida y vuelta, Fiorotto y González aportaron momentos de lucidez en las Gigantes pero de todas formas Brasil se mantuvo en constante acecho y llegó a ponerse abajo por solo cinco (45-40).

 

En lo que aparentaba un cierre un poco más descontracturado Argentina logró tomar un poco de aire y llegó a escaparse por once tantos (55-44). Sin embargo otro buen cierre de Brasil, con triple de Jaqueline y doble de Taina, permitió que el seleccionado de Zanon concluyera el tercer episodio volviendo a ajustar el score: 55-49 y la promesa de unos últimos diez minutos de altísima tensión.

 

El momento dubitativo de Argentina se extendió en el arranque del último cuarto, trámite en el cual la selección perdió cierta órbita en ofensiva y dejó que Brasil se siga acercando hasta terminar por dar vuelta el partido. Iziane, como toda la noche, volvió a ponerse el traje de protagonista y en un fantástico duelo mano a mano con Pepo González la verdeamarela pasó a ganarlo por la mínima de 58-57 a siete minutos del cierre.

 

Claramente esa reacción de Brasil empezó a pesar y mucho, más si tenemos en cuenta que Argentina llegó a ganar por dieciocho tantos y que en un parpadeo su rival descontó la brecha considerablemente. Con pérdidas por mal traslado o caminata, el desempeño de las Gigantes cayó en una meseta y esas lagunas costaron bastante. Brasil, a menos de cuatro minutos, controló mejor su ansiedad y se colocó 65-61.

 

Sin embargo Argentina tuvo capacidad de reacción y cuando la remontada parecía cada vez más difícil sobrevivió. Las Gigantes ajustaron desde su fórmula más eficaz, se apoyaron una vez más en una defensa sin fisuras, generaron una secuencia de pérdidas en Brasil y en el contragolpe pudieron castigar a campo abierto.

 

Rosset, castigando el aro en cada robo, fue una de las grandes protagonistas en ese aproximo argentino y así fue como se sustentar ese muro defensivo en el fondo y que terminó por cerrarle los caminos al seleccionado rival. El cierre, de lo más chivo, empezó a definirse después de un triplazo de Boquete que puso a Argentina  arriba (71-67), para que finalmente Rosset una vez más facture desde la línea de libres y decrete el glorioso marcador de 73-69.

 

Con este resultado histórico, Argentina se quedó con el Grupo B del Preolímpico Femenino y en semifinales jugará ante Cuba. Las cubanas vienen de perder por paliza ante Canadá y, aunque son otra de las candidatas, la esperanza de las Gigantes se alimenta un poco más con ese cruce. El partido será a las 18:30 horas de nuestro país.

 

 

 

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.