NBA 2018/19

Se cumple un año del último partido de Manu Ginóbili en la NBA

17:22 24/04/2019 | Aquel 24 de abril de 2018 los Spurs perdían 99-91 en el Oracle Arena ante los Warriors y se despedían de los playoffs; y de Ginóbili.

Foto: SI

Aquel 24 de abril de 2018 los Spurs se quedaron eliminados en la primera ronda de los playoffs ante Golden State, el equipo superpoderoso que posteriormente se consagró campeón. Los Warriors ganaron 99-91 y decretaron el 4-1 en la serie, así como también le pusieron fin a la carrera de Emanuel Ginóbili. Aquel 24 de abril de 2018, "el pibe de 40" dejó de ser jugador profesional para transformarse en una leyenda viva del deporte argentino y de la propia NBA. 

Ese círculo cerrado que siempre fue la NBA se tuvo que abrir para dejar entrar al bahiense, que se ganó su lugar entre las estrellas de la mejor liga del mundo a partir de una combinación de tributos: fue un animal competitivo y siempre luchó desde el lado de la nobleza, fue un profesional superlativo, fue un compañero ejemplar y desplegó un talento inusual que trastocó los paradigmas. El Euro Step es un fiel reflejo de ello; su movimiento elusivo ahora es un arma infaltable en el arsenal ofensivo de las principales figuras de la NBA. 

Aquel 24 de abril de 2018 los Spurs se quedaron eliminados en la primera ronda de los playoffs ante Golden State, pero en el inconsciente colectivo había incertidumbre absoluta en torno al futuro de Manu Ginóbili. Es cierto, tenía 40 años, pero estaba totalmente vigente. En ese último juego totalizó 10 puntos (2/3 en dobles, 1/4 en triples y 3/3 en libres), 7 asistencias y 5 rebotes, en 25 minutos en cancha. Sin ir más lejos, dos días antes había sido el motor principal de la única victoria de San Antonio en la serie, a partir de un rendimiento memorable. Pero ya no hubo otro regreso; así tenía que ser.

A lo largo de sus 16 temporadas con San Antonio Spurs, Emanuel Ginóbili logró crear una dinastía ganadora junto con Tim Duncan y Tony Parker, siempre bajo el comando de Gregg Popovich. Ellos fueron la estructura principal de una franquicia que compitió al más alto nivel temporada tras temporada, a un punto tal que se quedaron con cuatro anillos de NBA y ese Big Three se convirtió en el más ganador de la NBA. Pero Manu es mucho más que eso: fue elegido para participar en dos All Stars, formó parte en dos oportunidades del tercer equipo All-NBA y se quedó con el premio al Mejor Sexto Hombre del 2008, rol en el que también cambió un paradigma.

Aquel 24 de abril de 2018 los Spurs se quedaron eliminados en la primera ronda de los playoffs ante Golden State, pero Manu siguió inscribiendo su nombre en la historia: sus 10 puntos le permitieron ser el primer jugador en superar la marca de 2.000 puntos en los playoffs de la NBA, llegando desde la banca. Su carrera siempre pareció haber sido guionada: desde el lugar y la familia en la que nació, a los momentos puntuales en los que dio los pasos decisivos en su carrera y hasta en lo referido a las organizaciones a las que representó, con su conjunto de personas que fueron vitales para su crecimiento.

Por esta razón, la escena final no podría haber sido otra: los segundos finales de aquel partido del 24 de abril de 2018 frente a los Warriors lo encontraron con la pelota en las manos. Ella no quería estar con nadie más, solo quería estar cerca de él para despedirlo y agradecerle por todo. Porque claro, la naranja sí se dio cuenta que era el final.

 
Juan Martín Orellano / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @JuanmaOre22

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.