La Liga 2018/19

San Lorenzo dominó y festejó en Boedo: 105-87 a Quilmes

23:05 17/12/2018 | De la mano de Penka Aguirre y Marcos Mata, el Ciclón mantuvo su paso arrollador en este inicio de la Liga que lo encuentra 1° con un récord 4-0.

Foto: @CASLABasquet

San Lorenzo 105 - Quilmes 87

Luego de tres victorias consecutivas en condición de visitante, San Lorenzo tuvo su primer partido en el Polideportivo Pando de Boedo y el resultado final siguió siendo el mismo: triunfo 105-87 sobre Quilmes, para mantener cerrar el 2018 invicto en Liga (récord 4-0) y en el primer puesto de la tabla de posiciones. Pese a algunos momentos bajos, el Ciclón manejó los tiempos del partido de principio a fin y una muestra de ello fueron los 47 puntos que anotó de contragolpe, las 31 unidades aportadas por el banco y los 8 tapones totales con los que le pusieron un cerrojo al aro propio.

La estrella absoluta del juego fue Nicolás Aguirre, autor de 25 puntos (8/11 de campo), 10 asistencias, 6 rebotes y 40 de valoración; Marcos Mata también fue importante en el éxito, a partir de sus 18 puntos y 7 rebotes. La realidad de Quilmes es totalmente antagónica a la del azulgrana, ya que esta noche de lunes acumularon la cuarta caída en fila. La rotación corta del equipo de Javier Bianchelli los está haciendo pagar con derrotas y en Boedo no fue la excepción. El azulgrana necesitó seis minutos para abrir una brecha de 9 puntos (19-10) y llegó a ser de 17 (41-24) a mediados del segundo período.

Había olor a partido liquidado, pero a partir de ese momento apareció el mejor momento de Quilmes en el encuentro y se combinó con el pasaje más flojo de San Lorenzo. Este panorama favoreció al Tricolor, que tras un parcial 8-0 se acercó a dos unidades del dueño de casa (46-48). La realidad del juego era otro, había regresado la competitividad y ese es el principal motor de los tipos diferentes: San Lorenzo tiene varios, pero especialmente dos aparecieron en ese momento caliente para sentenciar las acciones.

Marcos Mata metió 11 puntos en una ráfaga, mientras que Penka Aguirre metió dos bombazos clave para sellar un parcial 22-13 que los adelantó 70-59 en el marcador. Esa fue la daga final para un Quilmes que empezó a sentir el rigor del partido y nunca más pudo volver a acercarse. Por el contrario, con el transcurso de los minutos la diferencia se fue agrandando hasta una máxima de 31 antes de llegar al 105-87 final. Ahora el Ciclón apunta todos los cañones a la Final Four del Súper 20, un título que hasta el momento les fue esquivo por lo que genera una motivación especial. 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.