NBA

La pileta destruida por la que Tim Duncan comenzó a jugar al básquet

20:01 08/05/2020 | Estaba destinado a ser un nadador olímpico. El huracán Hugo destruyó la pileta en la que entrenaba. A partir de eso comenzó su amor al básquet.

Duncan en Islas Vírgenes (Foto: NBA en Español)

Un niño nadando en la única pileta olímpica de Saint Croix, Islas Vírgenes. Muchos sueños y un deseo de ser el mejor atleta posible en esa disciplina. Hasta ese momento eran bagatelas en el aire y pura divagación. El protagonista era Tim Duncan y lo suyo era imaginación. Él y su hermana Tricia eran dos prodigiosos nadadores y cuando el exjugador de la NBA tenía apenas 13 años ya estaba compitiendo para los Estados Unidos a nivel nacional. También ostenta el récord del lugar en los eventos de estilo libre de 50 y 100 metros. Nada mal para el callado de San Antonio Spurs, ¿no? 

Hasta aquí muchos se preguntarán cómo fue que un talentoso nadador se convirtió en un legendario jugador de básquet. El motivo fue un huracán llamado Hugo, el cual destruyó aquella pileta olímpica mencionada previamente. Esto provocó que Duncan y su hermana tuvieran que comenzar a entrenar en el océano. También forzó a Tim, deportista de alma, a buscar otras opciones para seguir activo, ya que su miedo a los tiburones lo llevó a abandonar la disciplina. 

A su vez, su madre falleció de un cáncer de mama un día antes de su cumpleaños número 14. Antes de morir, su progenitora les hizo cumplir a Tim y a sus hermanas Cheryl y Tricia una promesa: que se recibirían de la universidad. Afortunadamente, en complicidad con su altura, Duncan encontró en el básquet un nuevo santuario en el que podía ser de nuevo el más destacado. Era extremadamente alto y tenía un talento natural. Además, la naranja podía ser la puerta que lo lleve a algún colegio de Estados Unidos para cumplir el deseo de su mamá.

Todo comenzó cuando el esposo de Cheryl lo convenció de jugar al básquet. Disputó su primeros minutos en St. Croix Country Day School y a partir de eso el resto fue historia: se recibió de la universidad en Wake Forest, salió cinco veces campeón de la NBA, fue dos veces elegido MVP de la regular y tres veces MVP de las finales. 15 veces participó en el NBA All-Star Game y fue el único jugador seleccionado en 13 ocasiones al mejor quinteto de la NBA y al mejor quinteto defensivo de la liga. Habría que agradecer al huracán. Sin su accionar nada hubiera sido posible. Causa y efecto. El efecto mariposa. 

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Etiquetado como:

Compartir

 



X