NBA

Kobe y su miedo oculto: "Van a cortarme y me iré a los Knicks"

11:34 02/08/2020 | En 2013, el escolta de Los Ángeles Lakers le confesó a Adrian Wojnarowski que presentía que el equipo iba a desprenderse de él.

Foto: ESN

Kobe Bryant es, para muchos, el máximo referente en la historia de Los Ángeles Lakers: al igual que leyendas como Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson o George Mikan, ganó cinco campeonatos con la franquicia angelina. Pero, además, disputó sus veinte campañas con esa camiseta. Ante esto, resulta imposible pensar que en algún momento la gerencia de la institución hubiera querido desvincularlo. Curiosamente, fue exactamente lo que imaginó el escolta en 2013.

En abril de ese año, la Mamba Negra sufrió la rotura del tendón de Aquiles durante un enfrentamiento con Golden State Warriors. Meses después, acordó con la organización una extensión de copntrato de dos años por 48 millones de dólares. Cualquiera hubiera imaginado que ese ofrecimiento era una especie de homenaje a todo lo que había hecho por los colores. Sin embargo, fue el propio Bryant el que lo tomó como una advertencia sobre su futuro y comenzó a idear un plan para seguir su carrera si la franquicia tomaba la determinación de desprenderse de él.

Cuenta Adrian Wojnarowski, periodista de ESPN, que el perimetral le confesó sus medios en una cena que mantuvieron a fines de ese año: "Kobe estaba convencido de que el presidente de los Lakers, Jim Buss, quería amnistiar el dinero y los años restantes de su contrato y obligarlo a abandonar a los Lakers. No tenía pruebas, solo una corazonada". Ese temor se relacionaba con que, entre 2011 y 2017, la NBA le permitió a las franquicias cortar a un jugador antes de la temporada para descomprimir su espacio salarial. Los de Los Ángeles, que sabían que iban a tener que iniciar un proceso de reconstrucción más temprano que tarde, podían tomar ese camino.

Entonces, el dos veces MVP Finals le dijo a Woj que ya tenía bien en claro lo que haría si eso sucedía: "Le dije que eso nunca iba a pasar, que quemarían la ciudad, pero él pensaba que querían hacerlo. Me dijo que se iría a New York a jugar para Phil Jackson". Por ese entonces, el Maestro Zen oficiaba como Presidente de Operaciones de los Knicks y estaba interesado en contar con el hombre que le había dado sus últimos cinco anillos.

Eventualmente, los Lakers utilizaron sí esa cláusula... pero para quitarse de encima el contrato de Metta World Peace. Kobe, en cambio, terminó su carrera en 2016 vestido de púrpura y dorado. Tan sólo fue una loca idea que llegó a su cabeza y que lo hizo analizar la posibilidad de representar a una de las instituciones más emblemáticas de la NBA y jugar como local en uno de sus estadios preferidos: el Madison Square Garden. El destino, sabio en materia de desenlaces deportivos, puso las cosas en su lugar. O, mejor dicho, no movió las piezas y le permitió al ídolo retirarse en su hogar.

Compartir

 



X