NBA

Houston Rockets: el único equipo que aprovechó el primer retiro de Jordan

09:19 17/06/2020 | La franquicia liderada por el pivote Hakeem Olajuwon fue la única que ganó títulos mientras el escolta dejó la liga por primera vez.

Hakeem Olajuwon, la gran figura de ese equipo. (Foto: NBA.com)

Cuando Michael Jordan anunció su primer retiro en 1993, la NBA se sintió huérfana. El escolta y sus Chicago Bulls habían monopolizado la competencia, al punto de haberse consagrado en las últimas tres temporadas de un modo totalmente dominante. Sin embargo, a pesar de sufrir notoriamente esta partida, quienes encontraban en esa situación una oportunidad única eran las demás franquicia. Para sopresa de muchos, fue una de ellas la única que verdaderamente aprovechó el momento: Houston Rockets.

El equipo texano no había tenido buenos resultados en las últimas campañas: barrida en primera ronda de los playoffs de 1991 ante Los Ángeles Lakers, ausencia en 1992 y derrota en Semifinales de Conferencia en 1993 frente a Seattle SuperSonics. Si bien Hakeem Olajuwon era, quizás, la principal estrella de la NBA detrás de Jordan, todo indicaba que sería otra la institución que alcanzara la gloria en esa ventana.

Pero no fue así. En 1994, los Rockets tuvieron el segundo mejor récord de la etapa regular y avanzaron a paso firme hacia la postemporada. En ella, superaron a Portland Trail Blazers, a Phoenix Suns y a Utah Jazz. En las Finales, protagonizaron una dura batalla contra el equipo que más había anhelado la partida de MJ: New York Knicks, que se había quedado a las puertas de la definición en los dos últimos años por culpa de los Bulls. Siete partidos y la victoria final en Houston, con Olajuwon como MVP Finals. El primer título en la historia de la franquicia.

Lo ocurrido en 1995 tuvo un color distinto. Los dirigidos por Rudy Tomjanovic cayeron hasta el sexto puesto en la clasificación de la Conferencia Oeste, mientras que del otro lado regresaba la figura del 23 reconvertido en 45. Para Chicago, no fue suficiente: con el escolta fuera de forma por haber retornado poco antes de los playoffs, cayeron en Semifinales ante Orlando Magic. Por el lado de los Rockets, todo fue una lucha. Batallaron con el Jazz en primera ronda, para superarlos en cinco (cifra máxima en esa época para esa instancia) partidos. Luego, siete enfrentamientos ante los Suns. Ya en las Finales de Conferencia, lograron batir a los San Antonio Spurs en seis y volver a meterse en la llave por el campeonato. Del otro lado, el Magic de Shaquille O'Neal y Penny Hardaway.

Cuando el mundo de la NBA creía que el choque sería de lo más parejo, Houston sacó a relucir su experiencia y se convirtió en el primer sexto clasificado en levantar el Larry O'Brien. Fue barrida por cuatro triunfos a cero, con una actuación rutilante de The Dream: 32,8 puntos, 11,5 rebotes, 5,5 asistencias, 2 robos y 2 bloqueos de promedio. De esta manera, el pivote nacido en Nigeria se estableció como el atleta más dominante de la competición en esos dos cursos y le dio a sus compañeros la chance de hacerse un hueco entre las páginas doradas de la dinastía de los noventa. Esa que volvió a brillar apenas unos meses después, ya con Jordan definitivamente aclimatado. Pero, más allá de lo que sucedió en el futuro, nadie podrá quitarle a los Rockets aquellas dos consagraciones. El oasis en un desierto llamado Chicago Bulls que secó a todos los demás.

 

 

Compartir

 



X