NBA 2014/15

Historia repetida: los Spurs pierden otro juego increíble

01:44 20/12/2014 | Con una enorme actuación de Damian Lillard (43 puntos), Portland superó a San Antonio por 129 a 119 en triple tiempo suplementario.

Damian Lillard, gran figura del partido, ante Manu Ginóbili.

A esta altura ya parece una broma. Luego de sus agónicas caídas ante Lakers y Nets en suplementario y la reciente en tres tiempos extras ante Memphis, apenas 48 horas atrás, San Antonio volvió a perder otro encuentro que parecía tener ganado en cinco o seis ocasiones distintas. 

De esta manera, los texanos han perdido su quinto encuentro en las últimas siete presentaciones, incluyendo tres de forma consecutiva. Para colmo, mañana deben enfrentar a los Dallas Mavericks con el recién fichado Rajon Rondo ya como titular y con la importante incógnita de que hará Popovich con respecto a su cansado plantel. ¿Habrá descanso nuevamente para las figuras?, ¿puede seguir dándose ese lujo en este durísimo Oeste? Respuestas que serán respondidas este sábado.

San Antonio, que no contó con Tony Parker ni Kawhi Leonard, nuevamente ausentes por lesión, comenzó mejor el partido con buenos pasajes de Tim Duncan en el juego interior y de Danny Green en el perímetro. En el otro costado, Portland no estaba preciso y los Spurs comenzaron a adueñarse del marcador, más allá de un par de anotaciones de LaMarcus Aldridge.

De a poco, y ya con los suplentes en cancha (Pop usó la misma táctica que Calipari en Kentucky, con dos grupos de cinco jugadores que intercambiaba cada cinco o seis minutos), el local fue perdiendo eficacia en sus disparos. Los espacios seguían estando pero no así los porcentajes del inicio del juego y Portland, con una ráfaga de Damian Lillard, pudo terminar el primer parcial abajo por apenas tres: 20 a 17.

Lo mejor de San Antonio en la primera mitad se vio en el inicio del segundo cuarto, nuevamente con los titulares adentro. Danny Green volvió a encenderse, anotó un par de triples y le dio a su equipo una diferencia máxima de 29 a 19.

Sin embargo, la misma no duró demasiado. Steve Blake fue clave para la mejoría de los Blazers, ya sea asistiendo, defendiendo, recuperando pelotas o incluso anotando. Aldridge siguió marcando diferencias cerca del aro y con otro triple de Lillard, la visita pasó por primera vez al frente en mucho tiempo (38-39).

El trámite del segundo cuarto se mantuvo así de parejo hasta el cierre, aunque los texanos lograron ingresar a los vestuarios con una pequeña ventaja de 46 a 44, tras un par de interesantes penetraciones de Manu Ginóbili, quien si bien no estaba preciso desde el perímetro, se hacía sentir en la zona pintada, aprovechando la ausencia por lesión del mejor defensor interior de Portland, Robin Lopez.

Como durante toda la noche, los Spurs comenzaron mejor el período, con buena defensa y anotaciones de sus hombres grandes, Tim Duncan y Tiago Splitter. El problema, fue que nuevamente les costó mantener el liderazgo conseguido y con un tremendo momento de Aldridge (13 puntos en el tercero), Portland volvió a ponerse a tiro. De todas formas, los de Popovich encontraron un bombazo sobre la chicharra de Danny Green y con dicho triple, ingresaron a los últimos doce minutos con ventaja de 74 a 69.

Una jugada de tres puntos de Kyle Anderson más un doble de Duncan pusieron a San Antonio adelante por nueve temprano en el cuarto parcial, aunque como durante toda la noche, los Trail Blazers regresaron rápidamente. Un par de triples de Dorell Wright recortaron la brecha y luego Lillard empató el marcador en 82 con un tiro de dos puntos.

Duncan tuvo otro pasaje desequilibrante en el poste bajo, tanto para sumar sus puntos como para asistir y le dio alguna luz de ventaja a su equipo, aunque un nuevo triple de Wright igualó la historia en 89. Con esa paridad llegaron a los últimos minutos, donde comenzó una serie de jugadas grandes que no pararían hasta el final de la jornada.

Primero Lillard erró una volcada explosiva sobre Tim Duncan que le hubiera dado a la visita ventaja de tres a falta de 30 segundos. En el otro costado Green no perdonó y con una de sus clásicas conversiones desde las esquinas, puso la historia 97-95 para el local, con seis segundos en el reloj, tras un buen pase de Manu Ginóbili.

Recuperándose de su error en la jugada anterior, Lillard volvió a atacar el aro a la salida del time-out y con una bandeja empató en 97 con un segundo por disputarse. Green intentó ganar el partido sobre la chicharra pero su triple fue bloqueado por el propio base de Portland, quien comenzaba a aparecer como la gran figura del partido.

Los Spurs empezaron mejor parados en el primer tiempo extra, ante unos Blazers secos y que sufrieron un par de conversiones de Duncan, de enorme actuación y una flotadora de Ginóbili que puso distancia de seis. Sin embargo, nuevamente los de Popovich no pudieron mantener sus buenos inicios, se clavaron en 104 puntos y con cinco tantos de Lillard, incluyendo el triple del empate a falta de 13 segundos, los de Stotts forzaron una segunda prórroga, luego de que Manu fallara su intento heroíco.

El segundo tiempo extra fue un calco de los arranques de todo el partido. Puntos de Marco Belinelli, Green y Duncan dejaron a los últimos campeones arriba por seis, pero los Blazers volvieron a resurgir y con una gran volcada de Lillard y triples de Steve Blake y Wright, se pusieron al frente por 112 a 110. En la última posesión, apareció el canadiense Cory Joseph, quien con una flotadora al mejor estilo Tony Parker, empató el juego en 112, forzando un tercer suplementario, con todos los fantasmas del reciente choque ante Memphis en las espaldas.

Allí, San Antonio por fin pagó el precio del cansancio y seis tiempos extras disputados en 48 horas. Esta vez fueron los Trail Blazers los que arrancaron mejor, con otro tremendo momento de Lillard (7 puntos), quien anotando una serie de lanzamientos forzados y sumamente complicados dejó a su equipo adelante por ocho. Los Spurs ya no tuvieron nafta en el tanque para remontar y acabaron perdiendo otro juego para el recuerdo, por 129 a 119.

Damian Lillard fue la gran figura del encuentro, terminando con 43 puntos y 6 asistencias, además de una serie de lanzamientos decisivos. Por su parte, LaMarcus Aldridge lo apoyó con 32 tantos y 17 rebotes, mientras que en San Antonio la rompió Duncan con 32 unidades y 11 tableros, seguido por los 24 de Danny Green. Manu (11 puntos) no tuvo una buena noche, estando errático con el aro (5 de 17) y equivocándose en algunos momentos claves del partido.

Emanuel Ginóbili: 11 puntos, 5 asistencias, 5 rebotes, 6 pérdidas, 5 faltas cometidas, 5-13 en dobles, 0-4 en triples y 1-3 en libres durante 33 minutos de juego.

 

Juan Estévez
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90
 

Compartir

 



X