F4 Euroliga

Final Euroliga: el partido entre la leyenda y el fantasma

08:50 21/05/2017 | Esta noche se define la temporada 2016/17 de la Euroliga con el partido entre el Fenerbahce del más campeón de la historia, Obradovic, ante el Olympiacos tumbador de gigantes de Spanoulis.

Obradovic y Spanoulis, el gran duelo

Si hay alguien dominante desde lo mental en esta Euroliga moderna, ése es Zeljko Obradovic. El entrenador del Fenerbahce está jugando su 16º Final Four (1 como jugador), la tercera seguida con el equipo turco (perdió en semis en el 2015 y la final el año pasado) y nadie, absolutamente nadie, le equipara en mentalidad.

Quizá el único que podría sacarlo de su sitio de dominio es el hombre que esta noche tendrá enfrente: Vassilis Spanoulis, el griego que, de hecho, ganó una Euroliga siendo dirigido por Obradovic con el Panathinaikos en la temporada 2008/09, pero que en la 2010/11 decidió cruzarse al enemigo eterno Olympiacos para convertirse en el máximo idolo de la historia de los del Pireo.

Spanoulis ha sido en el último lustro la pesadilla de los gigantes. Justamente aquí, en Estambul, en la final del 2012, le dio el primer gran golpe al CSKA, ganándole la final 62-61 (había vencido ya al Barcelona en semis), con un doble de Printezis en el último segundo. Batacazo. En el 2013, más grande todavía la hazaña: primero aplastando al CSKA en semis y luego una final memorable ante el Madrid: perdía por 17 puntos el primer cuarto y lo terminó ganando 100-88, con Spanoulis anotando todos sus 22 puntos en la segunda mitad.

No se clasificó en el 2014 y en el 2015, nuevamente le dio un golpe humillante al CSKA en semis, con Spanoulis anotando el triple clave del triunfo, aunque luego en la final el Madrid fue muy superior. No entró Olympiacos en el 2016 a la F4, pero este año, en semis, para variar, los griegos sacaron al CSKA de la definición con otra remontada memorable y un Spanoulis determinante en los momentos límite.

Obradovic lo sabe, lo conoce bien y su experiencia es tan amplia (8 títulos, el máximo por lejos en la Euroliga), que seguramente tomará los recaudos necesarios. Claro, todos los rivales toman los recaudos necesarios, pero Vassilis siempr encuentra la manera de vulnerarlos. Hoy, el favorito amplio es Fenerbahce, probablemente el mejor equipo de Europa, frente al único de los 4 finalistas que vino a Estambul sin nada que perder, lo que históricamente lo convirtió en el peor rival posible.

El juego de Fenerbahce centrado en 8 jugadores ha conseguido su mejor forma en el momento decisivo. Olympiacos es un poco menos en casi todos los rubros, pero eso, en una final, se sabe que cuenta relativamente. ¿Será la novena coronación del gran Zeljko con su quinto equipo distinto? ¿O el logro máximo de Spanoulis y sus soldados? 
 

Fabián García / [email protected]
Enviado especial a Estambul (Turquía)
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X