NBA

El grandioso detalle de Jordan que le dio el tercer anillo a Chicago

16:41 26/09/2020 | A pesar de que los Bulls ganaban 3-2 la serie, Phoenix estaba con confianza. Michael apareció con un puro y dijo una frase que animó a todos.

Stern, Jordan y Pippen (Foto: NBA)

Charles Barkley estaba en su mejor momento, los Bulls no encontraban el norte y, más allá de estar ganando la serie 3-2, parecían nadar contra la corriente del mar adriático. Eran las finales de la NBA de 1993 y Michael Jordan, Scottie Pippen, Phil Jackson y compañía necesitaban ganar el sexto juego para campeonar y convertirse en uno de los pocos equipos de la historia en lograr tres anillos consecutivos. 

El sexto partido sería en el America West Arena y su líder, Jordan, tenía que hacer algo para levantar el ánimo de sus compañeros. La confianza de Michael era única, pero los suyos muchas veces no estaban a su altura en ese sentido. El 23 tenía muchas artimañas para elevarlos a ese nivel y lo que pasó antes de aquel enfrentamiento fue espectacular. 

“Cuando regresamos a Chicago, los Suns ya se habían recuperado, ganaron dos de los tres siguientes, incluido el maratón de tres prórrogas en el tercer partido. Michael ni se inmutó. Cuando embarcamos rumbo al sexto juego, apareció fumando un puro enorme y dijo: ‘Hola, campeones del mundo. Vayamos a Phoenix y demostremos lo que valemos’”, señaló Phil Jackson en su libro Once Anillos.

Así fue que los Bulls lograron recuperarse. Debieron sufrir más de la cuenta, pero sobre el final demostraron que se necesitaba mucho más que un par de golpes para derrumbarlos. Michael la rompió, anotando 33 puntos, y Scottie lo acompañó (23 puntos). El resultado final fue 99-98 y el anillo solo se colocó. Tres campeonatos, una dinastía. Pura alegría.  

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X