NBA

Derrick White, el joven que pagó deudas con su primer contrato NBA

23:30 12/07/2020 | El joven de San Antonio Spurs no la tuvo fácil antes de la NBA. En su época universitaria se endeudó para pagar sus estudios.

White y Popovich (Foto: NBA)

La noche del draft llegó un 23 de junio de 2017 y el lugar elegido para llevar a cabo la ceremonia era Brooklyn, Nueva York, pero Derrick prefirió ver el sorteo en su casa de Colorado junto a toda su familia. Después de que los equipos con elecciones más altas se decidiesen por unos u otros jugadores, llegó el turno de los San Antonio Spurs, que contaban con el pick número 29, al final de la primera ronda. Tras varios minutos de suspenso, Adam Silver (comisionado de la NBA) pronunció el nombre de White, lo que desató la locura en su casa. Derrick se lo tomó con calma: sentado, esbozando una risa tímida, pero sin poder levantarse de la silla. Estaba inmóvil. Había logrado lo que se pasó la vida buscando.  

A pesar de que era una ocasión para celebrar durante muchos días, Derrick llamó a su entrenador personal y le aseguro que “mañana comenzamos a entrenar para la Liga de Verano“. A las seis de la mañana del día después del sorteo, White concurrió al gimnasio para preparar su debut en la máxima competición americana. Siempre con la mente puesta en el baloncesto.  

Tras varios días de preparación exhaustiva, el gran momento llegó. San Antonio Spurs se enfrentaba a Utah Jazz y Derrick White estaba más nervioso que nunca. Sin embargo, al pisar la cancha todo cambió. Poco a poco, su talento fue apareciendo y las canastas empezaron a coquetear con el aro. Fintas, giros y tiros se apoderaron de su cuerpo e hicieron disfrutar tanto a sus compañeros como a los fanáticos. Finalmente, el exterior terminó el partido con 13 puntos, dejando la sensación de que lo mejor estaba por venir.  

Días después de finalizar el partido contra los Jazz, Derrick firmó su primer contrato profesional y lo primero que hizo fue llamar a su banco de Colorado. Ante la imposibilidad de obtener una beca en su periplo universitario, White había tenido que pedir una serie de préstamos para poder continuar con el básquet, estudiar y lograr no morir de hambre en el intento. Cuando le preguntaron cómo hizo para aguantar tanto, el escolta sentenció: “nunca renuncien a sus sueños, si su deseo es jugar jamás paren de hacerlo, el básquet los encontrará no importa dónde estén“. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X