Preolímpico Femenino

Debut a toda marcha: Argentina arrasó 70-35 a Ecuador

18:00 10/08/2015 | Las Gigantes arrancaron el Preolímpico Femenino con una paliza. Desde la defensa, la presión y la cuota de gol de González-Burani, llegaron las claves.

Pepo González tuvo la llave para destrabar el inicio impreciso, con su aporte de intensidad, su distribución y su mano caliente. (foto: FIBA Américas).

Argentina arrancó el Preolímpico Femenino de Edmonton con el pie derecho. Este lunes, en el segundo día del torneo, debutó en el torneo con una gran victoria por 70-35 ante Ecuador en un partido sin equivalencias donde el seleccionado tardó apenas unos minutos en acomodarse pero desde el momento en el que se soltó pulverizó todas sus armas hasta conseguir un éxito categórico.

 

Débora González, desde el banco y siendo la carta más valiosa para destrabar el trámite, fue de lo mejor que tuvo el conjunto de Cristian Santander. La base terminó con 12 puntos (4/5 en triples) y 5 asistencias, aunque no se pueden descartar los buenos aportes de Agostina Burani (14 unidades y 8 rebotes), Gisela Vega (11 puntos y 8 rebotes) y Sandra Pavón (4 tantos, 5 rebotes y 4 asistencias).

 

A pesar de sus intentos constantes, Argentina comenzó el partido trasmitiendo algunos nervios, sin encontrar puntos de campo y con un goleo de lo más bajo. A pesar de que buscó el tiro abierto en varias oportunidades, aprovechando la defensa cerrada de Ecuador, al equipo nacional le faltó efectividad para lastimar.

 

Los primeros seis minutos mostraron todo ese trámite de escaso goleo (2-2), con Argentina mejor que su rival pero sin poder plasmarlo desde el marcador. La presión fue de lo más interesante que se pudo exhibir en ese pasaje, produciendo varias pérdidas en Ecuador y con algunos robos.

 

 

Pero el cambio se gestó desde el ingreso de Débora González. La base del Passalacqua Ragusa generó un vuelco de historia, desde su intensidad y al nutrir correctamente a las internas nacionales. Con González se generó la alerta de cambio, y la confirmación de ese nuevo chip llegó tras un tiempo muerto de Santander que también impulsó a Sandra Pavón junto con la rotación en el quinteto (ingresaron Macarena Rosset, Agostina Burani y Celia Fiorotto).

 

Los resultados llegaron de manera repentina. Bajo el mando de González, Argentina se escapó rápidamente a 14-3 a dos minutos del cierre del primer cuarto, frente a un rival demasiado liviano en ataque y hasta atónito con algunas situaciones puntuales del ataque nacional. El final del periodo fue por 16-5.

 

En el segundo parcial el trámite no varió en absoluto. Argentina ya se había sacado en los nervios del arranque, dejó atrás su momento de imprecisión y cuando reingresaron varias de las titulares se notó a un equipo mucho más suelto.

 

Lo de Ecuador se tradujo en varios errores, ya sea en el traslado sin poder llegar al aro o desde la pobreza que tuvo para ganar el rebote ofensivo. Hizo lo que pudo con Edith Noblecilla, María Daniela Mora y Marjorie Caicedo, pero la falta de gol fue notoria y poco a poco se quedó en el camino.

 

 

Las Gigantes tuvieron un tramo más activo en las manos de Gretter, que se animó a varias resoluciones individuales y fue la guía para que Argentina siga al frente. A pesar de la mejora desde su efectividad, la defensa colectiva fue la gran clave.

 

Argentina, sin tener un parcial de ráfagas pero siendo positivamente más constante (desde la defensa más que nada), se fue al descanso largo ganando por veintidós unidades: 33-11 y una clara tendencia sobre un rival que por momentos tuvo demasiadas lagunas.

 

Ecuador se acomodó un poco más en el reinicio del juego. Con un tercer cuarto un poco más derecho, con buenos protagonismos de Dayanna Salcedo y Mora, las chicas de Eduardo Pinto aprovecharon una merma en el nivel albiceleste y recortaron a 39-21. Fue lo más positivo que tuvo el conjunto ecuatoriano, en una ráfaga que de haberse prolongado podría haber causado cierta alerta.

 

Sin embargo Argentina consiguió buenas soluciones una vez más. Con los triples de González (4/4 en triples) y una sobria racha de Burani desde media distancia, Argentina clavó un parcial de 12-0 y terminó por escaparse una vez más. No fue una carrera más, sino que ese sprint sirvió para prácticamente definir la historia, estampando un 51-21 al finalizar el tercer capítulo.

 

 

En el último periodo Argentina terminó por sellar el resultado. Rosset contó con un par de incursiones hacia el aro, Fiorotto también dio un aporte interesante junto con los rebotes de Burani, y las Gigantes sacaron una diferencia notoria de 60-22 en dos minutos.

 

Fue entonces cuando Santander comenzó a darle minutos al banco, repartiendo minutos, sin tratar de desgastar mucho al equipo y ya pensando en el partido del martes. Poco varió en el último parcial independientemente de algunos buenos pasajes, con Argentina terminando de sellar el 70-35 definitorio.

 

Desde ahora Argentina ya estará pensando en su segundo compromiso de Edmonton, que será este martes a las 18:15 horas frente a Islas Vírgenes. Por lo pronto, el primer paso ante un equipo que viene en evolución como Ecuador ya está dado y el estreno no podría haber sido mejor.

 

 

 

 

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.