Eliminatorias FIBA

Con defensa y agresividad, Argentina dominó a Panamá: 87-62

21:54 28/06/2018 | El Alma tuvo una actuación consistente en esta quinta fecha del Grupo A; Campazzo (12 asistencias) y Garino (20 puntos) fueron las figuras.

Jamaal Levy no jugó por problemas en papeles y documentos (foto: FIBA.basketball)

Argentina 87 - Panamá 62

Argentina comenzó el partido con una gran intensidad defensiva, sobre todo sobre los gestores de juego panameños, provocándoles problemas para lograr fluidez ofensiva y tiros cómodos. En tanto, Facu Campazzo acaparó gran parte de las ofensivas nacionales, gracias a su estilo de juego agresivo y profundo: con sus penetraciones, pudo descargar y dejarle buenas posibilidades a sus compañeros, especialmente a Garino, que metió 10 puntos casi en fila. Así, la Albiceleste logró una ventaja 16-7 en cinco minutos. En el final del cuarto hubo algunas impresiciones y se le cerró un poco el aro a la selección, sobre todo desde la línea de libres (fallaron cuatro en fila), pero Panamá no lo aprovechó de la mejor manera debido a que tuvo varios errores de manejo y concepto. El primer período culminó 19-14 en favor de los de Sergio Hernández.

Luca Vildoza convirtió 5 puntos consecutivos y robó una pelota para estirar la ventaja del equipo nacional (23-14 en 2 minutos). Pero cuando todo indicaba que se podía sacar una ventaja importante, la Argentina cayó ante el estilo de juego anárquico del rival y cometió muchos errores en el manejo, más que nada en cuanto pérdidas (10 en el 1T) y en la defensa de la primera línea. Panamá aprovechó a correr y Gaskins, 8 puntos seguidos, volvió a poner a la visita en juego (22-24, en 5 minutos). Un triple y una penetración por parte de Luis Scola cortaron la sequía y le permitieron, poco a poco, resurgir en su estilo de juego y sus sistemas. El retorno de la intensidad defensiva , junto algunas malas decisiones caribeñas, fueron los motores del parcial 14-5 con el que cerraron el primer tiempo. Argentina se fue al entretiempo un poco más aliviada y 38-27 arriba en el marcador.

El complemento inició con un cambio menos por parte de ambos equipos en cuanto a la velocidad e intensidad, pero ninguno pudo marcar una diferencia en las ofensivas estacionadas. De hecho, siguieron primando las malas decisiones. Eso sí, la diferencia estuvo en que cuando Argentina tuvo la posibilidad de correr, lo hizo (sobre todo de la mano de Facu) y lastimó mucho a la defensa panameña: Pato Garino y Scola sumaron desde esa faceta y le dieron una ventaja 49-36 a la Albiceleste en la medianía del cuarto. En una ráfaga, que tuvo una antideportiva bien aprovechada por Campazzo y Garino, la selección nacional logró una ventaja de 20 puntos (58-38). A partir de Gaskins y Lloreda, los panameños se acercaron un poco en el marcador a partir de un de un poco de relajación por parte de la Argentina, que igualmente comenzó el último cuarto 62-45 arriba en el marcador.

Como en todo el partido, los de Sergio Hernández frenaron las embestidas caribeñas a partir de un buen trabajo defensivo. Además, en el costado ofensivo empezaron a administrar las posesiones, alargándolas y empezando a jugar con el reloj a su favor. Dos triples seguidos por parte de Nico Brussino prácticamente liquidaron el partido, a falta de siete minutos para el final (70-46). Para colmo de males, Michael Hicks, uno de los mejores en Panamá, tuvo que dejar la cancha por haber llegado a la quinta falta personal apenos unos segundos después. Tras este fallo hubo un tiempo muerto y ambos equipos decidieron volver con su segunda unidad, dejando en claro que la victoria argentina ya era un hecho. Esos minutos finales sirvieron para que todos pudieran sumar minutos, puntos y confianza.

Lo más destacable tuvo que ver con que la Albiceleste, a pesar del cambio de nombres, mantuvo siempre la intensidad y agresividad defensiva. Un par de bombas de Eric Flor siguieron estirando la ventaja en el marcador, que terminó en un 85-61 final. Enorme demostración global de Argentina, que tuvo a Facu Campazzo (9 puntos y 12 asistencias) como principal motor en defensa y ataque, así como un muy buen aporte anotador de Pato Garino (20 puntos y 87.5% de efectividad de campo), sobre todo en los momentos calientes. De esta manera, los de Sergio Hernández mejoraron su récord a un 4-1 y se acomodaron en el primer puesto del Grupo C.

 

Juan Martín Orellano / [email protected]

En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @JuanmaOre22

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.