Internacional

Casalánguida: "La Liga de México se va a jugar, no tengo dudas"

14:07 30/08/2020 | Charlamos con el entrenador argentino de Aguacateros sobre los desafíos que presenta la nueva temporada de la LNBP de México.

Foto: EnRedacción

La LNBP de México presenta una cantidad de inisual de integrantes argentinos para la realización de la próxima temporada. Uno de ellos es Nicolás Casalánguida, entrenador de Aguacateros que ya tiene experiencia en el torneo mexicano. En díalogo con Básquet Plus, el coach reflexionó acerca de todo lo que implicará disputar una competencia en este contexto y detalló cómo es la actualidad del mismo.

-¿Qué panorama tienen ustedes desde allá de lo que pasó en la semana pasada? ¿Tuvieron alguna comunicación interna o siguió todo normal?

. Nos comunicaron que se está gestionando por parte de la liga para que no haya inconvenientes en la competencia con la suspensión que FIBA le hace a ADEMEBA. El presidente de la competición le ha dejado en claro a los pares de los equipos que la relación de FIBA con la liga es inmejorable y se están haciendo gestiones para que no haya dificultades o limitaciones por esta suspensión.

-¿Están tranquilos o tenés tus reservas?

. Ninguna. Seguimos con todo igual.

-¿Cómo es el esquema en este momento? ¿Ya sabés cómo es el procedimiento?

. El 11 de septiembre jugamos el primer partido contra Astros de Guadalaraja en Morelia. Jugamos dos partidos consecutivos contra el mismo equipo. Hay un protocolo en cuanto a los viajes, a los transportes y al hotel sede que alberga a los equipos. Hay protocolo para partidos y una serie de medidas. La liga nos viene capacitando sobre eso hace aproximadamente un mes para que haya un entendimiento y para minimizar los casos.

- Si no estoy mal, creo que es la primera competencia que se va a jugar con viajes...

. En principio, la liga ha elegido hoteles sede para los equipos que cumplan con los protocolos pertinentes al COVID-19. Es decir, que puedan albergar a una delegación y que cuenten con las medidas pertinentes para alojar a gente con todos los resguardos que esto implica. Sé también que se sanitiza el transporte. El conjunto viaja como una burbuja: no se detiene, no paran a comer y no están permitidas las paradas en distintos lugares. La liga proporciona unos químicos para esa sanitización. Cada uno de los jugadores debe mantenerse en un asiento y no puede cambiar. Hay espacios entre asientos. Cuando llegan al lugar, se dirigen a un hotel sede y ahí no se puede salir. Sólo pueden irse al horario del partido. No se puede generar contacto con gente del exterior del hotel. Los partidos serán a puertas cerradas con la participación de muy poca gente. Todos los viajes son en colectivo, salvo alguno en especial. La liga sugiere eso, pero el país es grande y cuando te toca cruzarte con la otra zona el viaje es largo. Hoy México tiene vuelos de turista y también internos. Los aeropuertos están funcionando normalmente.

-¿Ustedes están haciendo algo puntual en cuanto a controles?

. Sí, hay una serie de evaluaciones que la liga determina. Cuando los equipos comienzan la pretemporada, se hacen el primer PCR y cumplen con ciertos protocolos de aislamiento. Son 72 horas previas al PCR antes del aislamiento y la liga sugiere hacer diez días de aislamiento preventivo desde la llegada de los jugadores al lugar. Luego, hay una serie de evaluaciones determinadas por la competencia. Cada equipo determina si quiere hacer otras por fuera del torneo en caso de haber algún contagio cercano o que se considere oportuno por el cuerpo médico o el agente COVID-19, que es puesto por la liga.

-¿Hacés vida normal?

. El equipo está absolutamente controlado. Estamos en un hotel sede, en resguardo. Tenemos transportes que trasladan a los jugadores al entrenamiento, vuelven al hotel y se come ahí. La búsqueda es tener la mayor responsabilidad posible porque, si bien no hay un policía controlando para que no salgas, hay un código de conducta que hemos tenido que firmar y ahí nos responsabilizamos de no tener contacto con el exterior. Si se quiere, es una especie de burbuja. Debés salir lo menos posible. Esto va a durar todo el torneo, hasta el final de la temporada.

- En este contexto, ¿el entrenador arma una temporada igual que siempre o tenés que hacer muchas modificaciones?

. En mi caso, en este contexto, lo que intento e intentamos es tener los entrenamientos necesarios, siempre teniendo en cuenta que cada movimiento implica riesgos. Las reuniones de vídeo se evitan y hacemos todo eso por Zoom. Todo lo que se podía evitar lo hemos evitado. Hacemos entrenamientos integrados para no meter dobles turnos. Todo lo que tiene que ver con la comunicación del equipo fue cambiando a reuniones virtuales para que no haya movimientos innecesarios. Eso es lo que ha cambiado. Después, en cuanto a los cambios que hemos hecho relacionados al equipo, tienen que ver más con una temporada corta que con el contexto del Coronavirus.

- Se me hace que la palabra clave en estos casos es la tolerancia, porque el entrenador debe darse cuenta que el margen de que salten chispas es menor. ¿Lo tenés muy en cuenta a ese tema o tratás de que sea todo lo más normal posible?

. Así como a vos te viene la palabra tolerancia, a mi la que se me viene es empatía. Ese concepto para entender que hay muchos jugadores que están muy preocupados. Hay un riesgo permanente por el hecho de que se mueven de su casa. Estamos muy cerca de Estados Unidos, un país que está siendo azotado por este virus. El hecho de estar tanto el tiempo juntos, que es algo que está muy alejado de lo cotidiano en la liga de México, es un cambio muy grande. He sumado personas que puedan disfrutar de estar juntos y no padecerlo. Es una característica que creo que puede ser importante a lo largo de la temporada. En el armado del equipo, intentamos reunir características que puedan tolerar todo esto.

- Que tengas tantos jugadores que hayan jugado la Liga Nacional debe tener un valor...

. Por un lado eso y por el otro la búsqueda de sociedades, que se lleven muy bien y que disfruten de estar juntos. Obviamente, lo principal es armar el mejor equipo posible dentro de los recursos económicos que tiene la institución. Pero, dentro de ese cuadro, intentamos también tener gente que disfrute de estar en el lugar, que estén contenidos y contentos sabiendo que no van a poder ver a sus familias. Tener una buena cotidianeidad y contar con personas que sean responsables es importante. Acá una irresponsabilidad puede poner en jaque al equipo y a la liga por un brote. El armado fue analizado desde la perspectiva de la responsabilidad individual y desde la convivencia.

-¿Imaginás un efecto deportivo?

. Yo lo que tomo como parámetro son las medidas de la NBA. El hecho de estar concentrados y poner el foco exclusivamente en el básquet puede traer beneficios o dificultades. Creo que puede haber equipos que, al no tener todo eso, puedan potenciar el tema de la eficiencia y de la concentración. También puede generar o potenciar una mala relación interna dentro del plantel. Hay que estar muy atentos para intervenir si ese es el caso.

- Viendo la NBA, me parece que hay demasiadas cosas a tener en cuenta más allá del juego en sí en este tipo de casos.

Coincido. Me parece igual que el análisis tiene que ser con un especialista en la parte psicológica. Las personas necesitan el contacto con el otro y creo que todo eso repercute. Hay cuestiones que tienen que ver con el deseo de superar nuevas adversidades de forma colectiva, de sobreponerse, de tolerar cosas negativas o sostener picos de euforia que pueden ser muy positivos. Cómo mantenerlo y no que eso te genere un mal futuro en los siguientes días. Creo que hay que poner especial hincapié y los equipos que sean más maduros en términos psicológicos van a saber manejar las curvas más marcadas. Hay que poner el ojo ahí porque va a haber situaciones de estrés inusuales.

-¿Estaría equivocado si dijera que es un excitante desafío para vos?

. Yo lo considero algo inusual. Obliga al entrenador a tener un cierto equilibrio emocional que te permita tener altos niveles de empatía para entender que hay personas que toman esto como un trabajo pero pueden estar sufriendo porque no pueden salir. Creo que es un desafío totalmente inusual, inmenso y diario. Sin hablar del privilegio que siento cada día cuando me levanto y sé que estoy sano, así como también lo están mis cercanos. Lo valoro y lo transmito constantemente al equipo. Desde el lado del entrenador, hay que reforzar ese tipo de cuestiones que tienen que ver con lo positivo. Por fuera de la burbuja, van a suceder muchas cosas que pueden llegar a afectar. Va a ser un proceso de enseñanza, sin dudas.

- La última, no pensás en absoluto que la Liga no se pueda jugar. 
. No, la Liga se va a jugar, no va a detenerse. No hay ninguna duda. Esto ya pasó en el 2015 con México, suspendido por FIBA, y la Liga se jugó. Veremos cómo siguen los últimos detalles, pero no tengo dudas de que se va a jugar. 
 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

 

Compartir

 



X