Preolímpico Femenino

Bronce para las chicas en Edmonton, tras un torneo magnífico

02:41 17/08/2015 | Las Gigantes volvieron a ganarle a Brasil en un fantástico partido por el podio. Fue 66-59, broche mágico para premiar un torneo de altísimo vuelo.

El festejo argentino. (foto: FIBA Américas).

La historia se repitió una vez más y las Gigantes volvieron a aparecer en todo su esplendor. Después del trago amargo que pudo haber dejado la derrota con Cuba en las semifinales, Argentina volvió a ganarle un partidazo a Brasil y se quedó con una medalla de bronce con tintes dorados. ¿Por qué? Porque el seleccionado de Cristian Santander consiguió cerrar un Preolímpico en altísimo nivel, con tintes históricos que harán de este un torneo para el recuerdo.

 

Lo que no se logró en 59 años ahora se consiguió por duplicado y en tan solo cuatro días. Con mucho carácter, una nueva defensa envidiable y en lo que fue otra demostración de corazón, las Gigantes le ganaron 66-59 a Brasil y se subieron al último escalón del podio de Edmonton 2015. Gran partido en líneas generales, con un goleo bastante repartido pero con varias actrices de gran desempeño (Vega, Santana, Fiorotto, Rosset, Gretter).

 

Ambos arrancaron el encuentro de forma muy intensa, con juego rápido y mucho roce, como para no permitir respiro. Desde los primeros minutos se vio el claro duelo de la pintura entre Vega y Nadia, muy físico y con la pivote entrerriana golpeando primero en este choque. La apertura de Thomas desde la línea de triples permitió que Argentina se escape 5-2 en los primeros minutos.

 

Brasil cometió varias pérdidas, por traslado, malos pases y por caminar, pero de todas formas buscó ser una amenaza constante gracias a los puntos de Iziane. Sin embargo, Argentina siguió sacando ventajas con su defensa y arriba castigó con un gran inicio de Santana.

 

La intensidad no bajó, desde Brasil hubo muchísimos errores no forzados y eso permitió que las Gigantes se escapen a seis de distancia (15-9). Nada cambió en la verdeamarela a pesar del tiempo muerto que Luiz Zanon pidió, porque Argentina siguió en buen nivel y cerró el primer capítulo con ventaja de 18-13.

 

En el segundo episodio se acrecentó el buen momento argentino y las pérdidas de Brasil siguieron generando buenas chances para las Gigantes. Con Iziane con muchos errores y molesta por esta situación, Argentina gozó de un muy buen pasaje y se escapó a once unidades 24-13 con sobrios ingresos de Fiorotto y Boquete.

 

Brasil puso un leve manto de amenaza con algunos arrestos individuales. En principio dañó Kelly Santos, para que luego esa continuidad de puntos se enfoque en la tarea de Gilmara. Las brasileñas achicaron diferencias a tan solo cinco (24-19), lo que obligó a Santander a pedir un tiempo muerto para reorganizar el seleccionado.

 

El reordenamiento que buscó el entrenador argentino valió de mucho porque rápidamente Argentina se colocó nueve arriba con dos llegadas veloces de Rosset y Boquete. Zanon volvió a pedir tiempo, pero de todas formas a Brasil le costó más de la cuenta la remontada. Incluso eso fue algo que no se concretó, teniendo en cuenta que las Gigantes siguieron muy firmes atrás.

 

Sobre el final del periodo Argentina tuvo un par de errores que animaron a Brasil, no tanto desde el juego sino desde lo conceptual, con dos faltas de Rosset que enviaron al rival a la línea y permitieron que las brasileñas se coloquen abajo por 30-24 al ingresar a los vestuarios.

 

El saldo del primer tiempo dejó esas sensaciones, con las Gigantes haciendo un gran juego en defensa para controlar a Nadia (solo jugó los primeros cinco minutos tras ser acechada y anulada por Vega), poniendo nervioso a Brasil (la cantidad de pérdidas vino desde desacierto en el traslado, sobre todo de Iziane) y con labores personales muy positivas (sacando la defensa de Vega, arriba hubo respuestas importantes en Fiorotto y Santana).

 

Argentina arrancó el tercer periodo mucho mejor, al menos en las primeras posesiones y aprovechando esas importantes ráfagas para escaparse. La apertura tuvo un triple de Pavón que permitió a las Gigantes ponerse arriba por once tantos (35-24), consiguiendo una necesitada bocanada de oxígeno para distanciarse de un Brasil que nunca se duerme.

 

Esa distancia que tomó Argentina se vio recortada una vez más por un nuevo envión brasileño, de la mano de Nadia pero con una tremenda racha de Patricia Ribeiro, dejando a las de Zanon abajo por tan solo cuatro unidades (39-35). Repitiendo la previa secuencia, tras ese sprint rival apareció otro momento albiceleste para zafarse a ocho (43-35).

 

En ese pasaje hubo un par de trabajos de lo más interesantes para sostener la ventaja nacional. Gretter empezó a animarse de cara al aro (hasta ese momento muy recostada a la creación, sin mirar mucho el gol), mientras que el papel de Burani y Fiorotto en el juego interior fue terriblemente efectivo. Esta última, la pivote entrerriana, tuvo un soberbio pasaje en ambos costados y Argentina se sostuvo a siete unidades (46-39).

 

A la labor de Fiorotto se sumó un triple de Pepo González en la agonía del parcial, en un pasaje ampliamente productivo para Argentina que terminó exhibiendo la gran solvencia del seleccionado. El quiebre estuvo lejos de producirse porque Brasil no bajó nunca los brazos, pero la batalla que presentaron las Gigantes fue valorable.

 

El arranque del último segmento evidenció el gran empuje argentino. Independientemente de las ganas que mostró Brasil por recortar, el momento de González siguió elevando la vara de las Gigantes y Argentina llegó a despegarse a 53-43 a menos de ocho minutos. Sin embargo, en el momento donde podría haber un quiebre, la verdeamarela regresó al juego con dos bombas de Taina e Iziane.

 

En ese trámite de palo a palo, a pesar de que Fiorotto ayudó a sostener la diferencia nacional, Brasil consiguió ponerse a 58-51 a menos cinco minutos. Tras una antideportiva de la entrerriana Argentina se mantuvo con una fortaleza notoria en el fondo, logró controlar las acciones rival en varias posesiones pero sorpresivamente apareció una fantástica bomba de Iziane que puso el score 58-54 a 3m10s del final. Se avecinaba un nuevo cierre frenético.

 

En ese momento Argentina intensificó mucho más la defensa y con un gran corte de Vega (a la búsqueda de Nadia) empezó a enderezar su timón. En ataque apareció un golazo de Gretter, las Gigantes no se desesperaron y tuvieron un cierre de muchísimo carácter, sabiendo distribuir los tiempos y preservando la calma hasta agotar el tiempo. Esta vez, a diferencia del pasado jueves, no se sufrió y Argentina completó un nuevo triunfazo por 66-59.

 

El camino será duro y quizás el gran sueño de ser olímpicos todavía no está cumplido porque el año que viene habrá que jugar el Repechaje, pero sin lugar a dudas que esta Argentina ha logrado un torneo inmenso, con innumerables puntos altos y en un plantel que luce más maduro. Además, conseguir un bronce sobre Brasil (encima por duplicado), genera una sabor especial y de lo más positivo para este grupo de trabajo.

 

 

 

 

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com

En Twitter: @lucassleiva

En Twitter: @basquetplus

 

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.