La Liga 2018/19

Atenas liquidó la serie y salvó la categoría: descendió Quilmes

22:57 25/05/2019 | El equipo de Osvaldo Arduh ganó 105-90 en el Once Unidos de Mar del Plata y barrió la serie; cuarto descenso en la historia de Quilmes.

Frazier consuela a De la Fuente (Foto 0223.com.ar)

QUILMES (0) – ATENAS (2)
. J1: Atenas 93 – Quilmes 77 (1-0)
. J2: Atenas 99 – Quilmes 65 (2-0)

 

. J3: Quilmes 90 - Atenas 105 (0-3) 

Atenas logró un triunfazo en el Once Unidos de Mar del Plata, que no solamente le permitió barrer la serie ante Quilmes, sino que además le aseguró la permanencia en la máxima categoría del básquet argentino, el lugar al que pertenece. En contrapartida, Quilmes consumó el cuarto descenso de su historia a la segunda división. Los marplatenses no pudieron contrarrestar el déficit defensivo que acarrearon durante toda la temporada y los últimos minutos estuvieron signados por los nervios más que por un sistema de juego. Tampoco hay que olvidar que el Tricolor sufrió la baja de Sebastián Morales por lesión en la previa a este compromiso.

El inicio del partido favoreció al dueño de casa. Javier Bianchelli metió dentro del quinteto a tipos con experiencia como Luciano Tantos y Maxi Maciel; eso les permitió ingresar sólidos, a un punto que llegaron a establecer la diferencia máxima de diez puntos en los minutos iniciales, lapso en el que mejor funcionó el andamiaje defensivo. En la medianía del parcial ingresó Maxi Stanic en Atenas y empezó a rendir de inmediato; el base elevó el nivel general del equipo y permitió que se fueran al primer descanso cerca en el marcador: 21-24.

En los siguientes 20 minutos, Atenas anotó 60 puntos y se escapó definitivamente. El segundo cuarto tuvo un nombre propio: JJ Moore, quien anotó 14 de sus 21 puntos totales en ese parcial a partir de una muy buena efectividad externa y desde la línea de libres, ya que provocó varias faltas. Increíblemente el norteamericano fue expulsado en el tercer cuarto luego de un cruce con Bianchelli que derivó en doble falta técnica. Pero los cordobeses no se cayeron tras esa dura e inesperada baja. Nicolás Romano tomó el mando del equipo y se encargó de anotar los siguientes 10 puntos de manera consecutiva.

En el último cuarto, con una ventaja considerable por parte del Griego, que se iba aumentando con el transcurso de los minutos, empezaron a entrar en juego las emociones inherentes a un partido de la trascendencia que tuvo éste. Quilmes no se resignó nunca y peleo hasta el final, pero la reacción no llegó. Los pibes de Atenas (Lema, Chiarini y Baralle) brillaron en el tramo final y le pusieron cifras definitivas al triunfo 105-90.

 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.